LO BUENO, LO MALO Y LO FEO DEL TRABAJO EN CASA… EN LOS TIEMPOS DEL CORONAVIRUS XIV

LO BUENO, LO MALO Y LO FEO DEL TRABAJO EN CASA… EN LOS TIEMPOS DEL CORONAVIRUS XIV

Eligio Palacio Roldán

Desde el pasado 19 de marzo estoy desarrollando el trabajo en casa, todo un descubrimiento para mí y diría que una experiencia muy cercana a la pensión, que llegará a mediano plazo. Como todo en la vida, la nueva modalidad de trabajo tiene sus pros y sus contras. Veamos:

LO BUENO:

Casa: Pasa de ser un lugar para dormir a convertirse en tu verdadero hogar. La sientes, la vives, la disfrutas.

Familia: Se comparte más, se descubren fortalezas y debilidades de cada uno de sus integrantes. Ante la lejanía de los amigos se estrechan los lazos familiares.

Amigos: Quedan los que son. Los oportunistas y los de “parranda y animación” pasan a un segundo plano, con los de verdad se fortalece la relación.

Responsabilidad: Nadie te vigila. Eres el administrador de tu carga de trabajo

Capacitación: La virtualidad posibilita recibir más horas de capacitación dado lo innecesario de la movilización hacia otros espacios, la facilidad para sumar asistentes y la cercanía de las presentaciones para prestar la atención debida.

Alimentación: Mejora ostensiblemente. Además de ser comida casera, si se conserva el nivel de ingresos, se mejora en la calidad de los productos.

Crecimiento profesional: La independencia hace que crezcas como profesional y como persona. Enfrentar el reto de tu trabajo en soledad te fortalece.

Dinero: El costo del vestuario que se usa, la reducción en los desplazamientos y la ausencia de bares, restaurantes y centros de diversión generan ahorro de dinero.

LO MALO:

Horario: No hay horario, ni fecha en el calendario”: Jefes, colaboradores y clientes no saben el horario en que descansas, cumples con las labores domésticas, te dedicas a tus asuntos personales o vas al baño. El celular y las diferentes aplicaciones de internet te asfixian desde las primeras horas de la mañana hasta altas horas de la noche. Trabajas 24/7.

El acoso: Nadie sabe si estás disponible o estas atendiendo otro asunto. Entonces te buscan, te presionan, te acosan.

Atender varios señores a la vez: El aplicativo Microsoft Teams, Wassap, el correo eléctrónico y el teléfono piden tu atención a la vez y no sabes qué hacer, a quién atender. Sube el estrés.

La dispersión: Atender el hogar, los hijos, la educación de ellos y el trabajo a la vez hacen que te disperses y la concentración se diluya.

Falta de recursos: No tener al  lado recursos logísticos como papel, impresora y hasta el jefe, generan tiempos muertos que afectan la productividad; sin contar con las continuas fallas en internet.

Retroalimentación: El no estar en un ambiente de trabajo hace que la retroalimentación del día a día sobre los asuntos laborales se limite, casi que no exista.

Compañeros de trabajo: se diluye el compañerismo que significa el relacionarte día a día con las personas con las que trabajas: el comentario, el gracejo, el “chisme” ya no están.

LO FEO:

El encierro: Desarrollar tus labores en un mismo lugar, no socializar con personas diferentes a las de tu vida familiar, no tener un espacio abierto para bajar las tensiones hace que la convivencia se haga más compleja y el estrés se multiplique.

Aumento de peso: La tentación de estar comiendo y el estar sentado todo el día frente al computador generan un estado físico deficiente y un incremento del peso corporal.

Descuido apariencia personal: El no estar frente al otro hace que actividades para estar bien presentado pasen a un segundo plano, comenzando por el vestuario que usas, el motilado, el peinado, el afeitarse, etc. En ocasiones, el descuido llega hasta la falta de aseo.

ANTES DEL FIN

El tiempo pasa y el Coronavirus comienza a hacer parte del diario vivir de los humanos:

El tapabocas es la prenda fundamental y la industria textil y de la confección mitiga sus pérdidas generando diseños y texturas que se adaptan a la nueva moda, que surge de la obligación de usarlos.

La industria de la muerte se transforma aceleradamente: Adiós velorios, ceremonias religiosas suntuosas, arreglos florales, salas de velación, etc.

Termina la guerra del centavo en el transporte público.

La congestión vehicular se reduce, la contaminación baja.

Cambia la manera de vestir. Ahora todos lucen trajes y calzado informales.

Un comentario

  1. Señor periodista le faltó algo de suma importancia, como lo es las exigencias de resultados, como usted lo menciono falta de recursos él aprendizaje a veces lento porque no se cuenta con compañeros para descifrar cómo se hace tal tarea, no se toma en cuenta que estamos en un Aprendizaje, lo que ocasiona una carga que no teníamos Estrés por no poder realizar las mismas tareas en el mismo tiempo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s