EN BUSCA DE REMEDIOS POR MEDELLIN

EN BUSCA DE REMEDIOS POR MEDELLIN
Mariano Agudelo

En el 12 de octubre , el día más bello de todos. Era un Santo Domingo.

Muy temprano, se levantó Don Matías de su cama, encendió el fogón con una Candelaria para tostar una Carepa, se estiró en una Sabanalarga a comérsela y luego, lo que hace es rezarle a Las ánimas en el Santuario; ya que su hija Carolina, estaba enferma porque la había picado una culebra el viernes en el Carmen de Viboral, además había corrido Entrerríos, Arboletes y Cañas Gordas, un Abejorral la perseguía, entonces su mejor opción fue tirarse a un Río Negro que bajaba por el Jardín.

El día anterior, sábado, Don Matías le había pedido a Gómez Plata, y la reunió con otra que había Urrao en el banco, el Retiro total fue de $100.000. Con esto iría a Medellín por Remedios. Don Matías, siempre fue un hombre de problemas, si le contara todo, seguro no terminaría, pero imagínese que su esposa doña Marinilla, siempre le sacaba la Piedra de El Peñol (A veces la grande, otras la chiquita); y si por si fuera poco su suegra Santa Rosa la violaron porque tenía el Hoyo Rico , y no solo eso, Don Matías en el colegio siempre fue muy Sonsón.

Y como su hija Carolina estaba muy mal, fue corriendo pa’ el bus, solo alcanzo a depilarse La Ceja. Tan de malas fue, que este Santo Domingo solo salía una buseta y estaba completamente llena, pero tuvo un golpe de suerte y apareció Caicedo, un amigo de la escuela, conversaron varios minutos, le dijo que hace años se fue a vivir al oeste del Río Cauca. Su amigo venia en un Turbo, traía materiales para la fábrica de velas San Jorge , estaba a punto de regresar vacío por Medellín, y luego seguir por la vía hacia Bogotá, hasta Guarne y Guatapé por más pedidos.

Caicedo le dijo a Don Matías: Abriaquí y vámonos rápido, debemos llegar a Medellín cuanto antes. Hicieron una parada para orinar y comer algo; los atendió una señora muy Barbosa. Pidieron el plato del día que era El Bagre con Carepa.

Los Salados viajeros, se marearon y tumbaron los muros de Jericó, también volvieron nada el Jardín, sin embargo, Don Matías le dijo varias veces Amagá, Amagá, Amagá.

Se apago el radio, y ya, no sonaron más los de Yolombó.

-Yalí dije, fue su culpa, la culpa es suya, usted Caicedo se puso a ver La Estrella y mire como me quedo La Ceja.

Respondió Caicedo: – Mire; solo La Unión nos permitirá llegar a Medellín, así que dejemos de pelear y recémosle a la virgen de Guadalupe para que reparemos el Turbo y lleguemos a la ciudad antes de que anochezca.

Repararon el Turbo, no fue mucho el daño, pero el radio quedo malo. Lo más importante es que todo quedo Bello. Siguieron por la vía muy callados pero con ansiedad de llegar rápido.

Curiosamente pasaron por el 12 de octubre y el 13 de octubre, ya que los cogió la noche, buscaron una droguería donde consiguieron los Remedios, Don Matías amaneció en la terminal del norte, y Caicedo siguió por su ruta.

Y así termina esta historia, a pesar de que El Bagre con Carepa les cayera mal, finalmente La Unión de estos antioqueños permitió que consigan Remedios para Carolina y la salven de tan cruel tragedia.

Nota final:
Sin la intención de regionalismo, ni racismo, ni ofender a nadie, simplemente la de divertir y pasar un rato de humor

Barrio de Medellín
Vereda de Entrerríos
Vereda de Don Matías
Corregimiento de Santa Rosa de Osos
Fábrica de Velas Entrerríos
Vereda Entrerríos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s