PARALIZADO

PARALIZADO

Eligio Palacio Roldán

Aunque solía dormir profundamente, esa noche, sintió que se sumergía en dimensiones desconocidas. Sin saber cómo, llegó hasta su lecho y sin ni siquiera cambiarse de ropa y cubrir su cuerpo con una sábana, como solía hacerlo, se durmió.

Pasadas las horas sintió como si lo amarrasen, aún más, a su cama. Un viento leve movía su cabello, viento que lo liberaba de varias, muchas, cosas.

Al comienzo sintió como su habitación y su casa iban quedando libres de los objetos que lo habían acompañado toda su vida… Uno a uno fue saliendo de su vista. Después se desprendió de sus objetos personales y más tarde de los temores y angustias que lo acompañaron como humano.

No supo a ciencia cierta cuantas horas durmió, quizás fueron días, o tal vez años. Lo cierto es que al abrir los ojos descubrió estar en su casa. En su casa vacía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s