¿POR QUÉ NO COMPRÉ EN EL EDIFICIO SPACE?

¿POR QUÉ NO COMPRÉ EN EL EDIFICIO SPACE?
Eligio Palacio Roldán
Irene no recuerda bien que escuchó. No sabe que fue, no puede describirlo.

El sábado 28 de septiembre Irene* recorrió la Avenida Las Palmas buscando un apartamento que llenara sus expectativas para invertir: Precio, tamaño, movilidad y vista sobre la ciudad. El edificio Space cumplía las dos últimas especificaciones, aunque era un poco pequeño y costoso.

Le ofrecieron dos apartamentos; según la vendedora, eran los dos únicos que quedaban en la torre seis de la unidad residencial Space, ubicada en la carrera 24D con calle 10E, Loma del Padre Marianito. La torre contaba con unos 24 pisos, cree Irene, y una excelente panorámica.

Irene tomaba un par de fotografías para enseñar a su esposo, que no la acompañaba, en el apartamento modelo, 13-02, mientras la vendedora le indicaba: “El apartamento tiene un área de 63.66 metros cuadrados y un valor de $228.035.500, el parqueadero $14.000.000, el cuarto útil $3.500.000, para un total de 245.535.500… Ustedes pueden pagar la cuota inicial, de $73.660.650, en cuotas hasta marzo de 2014 y en abril se deben cancelar los $171.874.850 restantes, con posibilidad de ofrecer otras formas de pago. Los gastos de de escritura $ 4.300.000 aproximadamente…”

A Irene le impresionaron los balcones, con escasa protección, y al fotografiar los alrededores sintió vértigo. Al regresar al interior del apartamento, decidió grabar un pequeño video, con su celular, pero unos extraños ruidos llamaron su atención.

– ¿Ay que fue lo que sonó? ¿Ay que fue lo que sonó? Preguntó nerviosa, Irene.

Asustada, apagó la cámara.

– Yo no siento nada, dijo el vendedor

Irene se sintió nerviosa, y no quiso observar el otro apartamento que le ofrecían.

Se marchó con la seguridad de que su inversión no iba a estar en el edificio Space.

Unos minutos más tarde, Irene, visitaba la unidad residencial Continental Towers; le enseñaron un apartamento con un área de 63.83 metros cuadrados. La inversión ascendía a $245.905.000; se vio tentada a concretar la negociación pero la información de la construcción de unas oficinas, en el sector, que limitarían la vista del edificio le hizo dudar.

Quince días después, el sábado 12 de octubre, Irene se enteró de la noticia: el edificio Space, donde quizás habría podido invertir sus ahorros, se había desplomado. De inmediato buscó su cámara, repasó cada una de las fotografías y repitió varias veces el video, tratando de encontrar una evidencia.

Irene no recuerda bien que escuchó. No sabe que fue, no puede describirlo; la vendedora no le prestó atención, tampoco quienes la acompañaban. Hoy repite, una y otra vez y no capta el sonido en la grabación. Sin embargo, quisiera saber que fenómeno natural o paranormal, le impidió perder su dinero.

El 29 de octubre se conoció la noticia del desalojo de Continental Towers.

*Irene no es el nombre real de la protagonista de esta historia.

Video Irene

Anuncios

5 comments

  1. Considero yo que el fenómeno natural o paranormal que impidió que la señora Irene invirtiera se llama gusto o susto…. Y el sonido que escuchó poco o nada tuvo que ver con el desplome…. Este tipo de relatos solo se prestan para hacer mas grande el sensacionalismo que desata un hecho como el ocurrido, pero no aportan nada en cuanto a la definición real de lo sucedido.

    1. Eh, ave maría, que problema de sordera tan grande que tenemos los colombianos. Se llama otitis testicular.

      Sí oímos, claro que oímos, pero nos hacemos los gue…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s