Etiqueta: Plan Colombia

PASTRANA Y URIBE

PASTRANA Y URIBE

Eligio Palacio Roldán

Colombia está lejos de ser un país de idiotas, es un país de vivos. De “lagartos” diría yo.

Estos dos hombres, presidentes de Colombia, 1998-2002 y 2002-2010, respectivamente, pasarán a la historia por haber sido los más grandes opositores al proceso de paz, que adelanta el gobierno Santos con la guerrilla de las Farc. Como consecuencia, los dos personajes, por fuera de la presidencia de la república, con mayores críticas por los medios de comunicación, los “pensadores” de este país y por la ciudadanía en general. Digo, por fuera de la presidencia, por que como presidentes ya tienen el mismo récord, junto a Samper. Claro, Uribe en su segundo mandato.

Y es que está de moda hablar mal de los expresidentes.  Está de moda resaltar sus contradicciones. Se le olvidan, convenientemente, a los críticos, las palabras de Santos: “El que no cambia de opinión cuando cambian las circunstancias es un idiota”. Y es que para ambos personajes las circunstancias han cambiado: Los dos se la jugaron por la paz: Pastrana con los diálogos del Caguán, el Plan Colombia, la transformación del ejército y una ofensiva internacional que logró hacer ver a las Farc, ante el mundo, como un grupo de delincuentes; Uribe con ocho años continuos de operativos militares que debilitaron a la guerrilla. Ellos conocen como nadie a los insurgentes, saben sus intenciones, sus métodos y sus cómplices de años. Y ven como sus esfuerzos, los esfuerzos de cincuenta años, para derrotar a la guerrilla, para someterla a la justicia, para hacerla cumplir la constitución y la ley, terminen con la proclamación de los insurgentes como héroes.

Es loable la lucha por la paz. Es el deseo de todos los colombianos. Pero no se puede ser tan ingenuo. No se puede ser tan tonto. No es posible, en un ser humano, una transformación tan radical como la que quieren hacer ver de los dirigentes de las Farc y el gobierno. (Ver FARC- DE FEROCES LOBOS A DULCES ABUELITOS https://eligiopalacio.com/2016/08/11/farc-de-feroces-lobos-a-dulces-abuelitos/).

Escuchando, viendo y leyendo los comentarios sobre los expresidentes no puedo más que recordar el matoneo, en el colegio, cuando alguien se atrevía a opinar diferente. Eran épocas de la infancia que se trasladan calcadas a la edad adulta, a la dirigencia colombiana y a las “mentes brillantes” del país. “Mentes” que hablan simultáneamente de  tolerancia y que critican la discriminación de raza, religión o sexo.

Se les acusa, a los expresidentes, de tercos y egoístas. Se dice que no quieren dejar pasar a la historia a Santos, como quien logró la paz, porque se creen los únicos merecedores de la gloria.  No ven que, para ellos, sería más fácil y cómodo guardar silencio: Pastrana quizás no tenga nada que perder, pero Uribe está arriesgando su capital político.

Algo de razón deben tener los expresidentes cuando, para cualquier observador, es obvia la avalancha de publicidad por el sí del Plebiscito, cuando se presiona a los alcaldes locales para apoyar al gobierno a cambio de ayudas para las regiones, cuando la agenda de los medios de comunicación se concentra en ese solo hecho y olvida la crisis que vivimos.

Increíble que tenga que haber un acuerdo de paz, con las Farc, para que el estado, representado por nuestros gobernantes, haga justicia social y genere una sociedad más igualitaria. ¿Será verdad tanta belleza, o tendrá razón Uribe y estamos cerca, muy cerca, a las mentiras del Castro – Chavismo?

Extraordinaria experiencia de vida nos ofrece el matoneo contra Uribe y Pastrana. Debe ser triste, decepcionante pero muy enriquecedor sentir como quienes se aferraron a las mieles del poder, en las épocas de su presidencia, sean ahora sus principales críticos. Nada nuevo, obviamente. Ese es el ser humano y Santos tiene toda la razón: “El que no cambia de opinión cuando cambian las circunstancias es un idiota”. Y Colombia está lejos de ser un país de idiotas, es un país de vivos. De “lagartos” diría yo.

ANTES DEL FIN

Los que no escuchan las críticas al acuerdo con las Farc porque desprecian a Pastrana, por que odian a Uribe, les recomiendo el artículo de la Revista Semana, edición virtual:  “”No hay que ser uribista para votar No en el plediscito”: Jaime Castro” – http://www.semana.com/nacion/articulo/plebiscito-por-la-paz-jaime-castro-vota-no-y-expone-sus-razones/493581

Los que hacen conjeturas sobre mi decisión, en relación con el plebiscito, les cuento que aún no he terminado de dilucidar el tema. Solo tengo pensamientos.

Anuncios

LA DEUDA CON ANDRES PASTRANA

Plan Colombia

LA DEUDA CON ANDRES PASTRANA

Eligio Palacio Roldán

Celebran algunos, se rasgan las vestiduras otros, y todos los medios de comunicación se ocupan por estos días de la conmemoración de los 15 años del Plan Colombia; “un acuerdo bilateral constituido entre los gobiernos de Colombia y Estados Unidos. Se concibió en  1999 durante las administraciones del presidente colombiano Andrés Pastrana Arango y el estadounidense Bill Clinton con los objetivos específicos de generar una revitalización social y económica, terminar el  conflicto armado en Colombia y crear una estrategia antinarcótica”.

Si bien la estrategia antinarcótica no ha tenido los resultados esperados pues la producción y el comercio ilegal de drogas con su poder corruptor se ha mimetizado en la sociedad colombiana y latinoamericana (Ver PABLO ESCOBAR,  ÍCONO DE LA TRANSFORMACIÓN LATINOAMERICANA. http://wp.me/p2LJK4-U5), y  la revitalización social y económica se ha dado a medias por la misma corrupción, la terminación del conflicto armado o, al menos, el fin de las guerrillas de “izquierda” parece ser un éxito indiscutible del Plan Colombia.

Parece ser un éxito indiscutible porque las guerrillas, en especial las Farc, fueron derrotadas militarmente en los gobiernos de Alvaro Uribe Vélez, derrota originada indiscutiblemente en el Plan Colombia, propiciado por el gobierno de Andrés Pastrana. Para los que no lo saben, o lo quieren olvidar, el expresidente encontró una guerrilla fortalecida militar y políticamente, una Colombia desprestigiada en el ámbito internacional y un ejército desarmado económica, militar y sicológicamente (Vea http://www.elespectador.com/impreso/nacional/articuloimpreso87232-mitu-fue-el-infierno) .

Y digo al menos, porque el conflicto armado no terminará con el acuerdo de paz con las Farc (Vea LA PAZ DE LOS VIEJITOS http://wp.me/p2LJK4-1qF) y no terminará por que lo alimenta el narcotráfico y la corrupción y éstos están muy lejos de dejar de chuparle la sangre a nuestra Colombia agónica.

Volviendo al tema es claro que El Plan Colombia fue la estrategia que permitió derrotar a las guerrillas en Colombia, con el fortalecimiento de un ejército que bajo la dirección de Alvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos dio los golpes a la guerrilla que hoy las obliga a estar en un acuerdo de paz sin reversa posible, por parte de la organización armada.

Entonces, esa derrota de la guerrilla, que la obliga a firmar la paz (Con bastantes concesiones del gobierno Santos, por cierto), se origina en el Plan Colombia y para bien o para mal cambiará nuestra historia y este hecho se le debe obviamente a Andrés Pastrana, quizás el presidente más decente en la historia reciente de nuestro país; un expresidente que sus enemigos, léase el samperismo, agazapados en los medios de comunicación, se han encargado de desprestigiar. (Vea MATONEO CONTRA ANDRES PASTRANA http://wp.me/p2LJK4-mE).

Pero como el tiempo termina dando a cada quien lo suyo y haciendo justicia, a pesar de las adversidades, llegó el momento de que Colombia y los colombianos paguemos la deuda de gratitud que tenemos con Andrés Pastrana, que reconozcamos el valor de su paso por la presidencia del país y borremos, para siempre, esa mala imagen que han querido sembrar sus enemigos.

Hoy, si quienes dirigen los medios de comunicación, hacen un ejercicio de objetividad tendrán que reconocer el papel de Andrés Pastrana en nuestra historia. Estaré pendiente.

ANTES DEL FIN

Mi anterior columna (http://wp.me/p2LJK4-1zs) hace una reflexión sobre lo que es la realidad. ¿Será que alguna vez, los colombianos sabremos cuál ha sido y cuál es la realidad de nuestro conflicto armado?  Aunque pensándolo bien, no es tan difícil: es la ambición del ser humano, su olvido de una realidad que todos repiten, con algunos tragos, en forma de canción: “Nadie es eterno en el mundo”.

MATONEO CONTRA ANDRES PASTRANA

MATONEO CONTRA ANDRES PASTRANA
Eligio Palacio Roldán
Solidaridad con este hombre, Andrés Pastrana, que sentó las bases para que el país saliera de la peor crisis de su historia reciente. Solidaridad con sus aciertos y con sus equivocaciones.

Hace 15 años tuve el privilegio de cubrir, para Caracol Radio, la campaña presidencial del año 1998, gracias al apoyo del gran hombre de radio Orlando Cadavid Correa, director, para esa época, de los servicios informativos de la cadena, en la ciudad de Medellín. Aún recuerdo el fervor que despertaba el candidato Andrés Pastrana en sus giras. Un fervor similar al que vi, años más tarde, por el candidato y después presidente Alvaro Uribe. Un fervor por el líder, por el padre del que he escrito en ocasiones anteriores. Las gentes tenían fe, en que el candidato lograría la paz con una guerrilla fortalecida en el gobierno de Ernesto Samper.

Ganó Pastrana y perdió la vieja clase política encarnada, en ese tiempo, por el partido liberal, por el samperismo. Después, la historia no fue fácil: las Farc habían ganado mucho espacio en la geografía nacional, el ejército era un remedo: sin armas, sin hombres, sin presupuesto; el país se sumía en la mayor crisis económica de su historia reciente, y los grandes generadores de opinión comenzaron el matoneo contra el recién posesionado Presidente.

Sobre la guerrilla y el ejército escribió el diario El Espectador, el 31 de octubre de 2008, en relación con la toma de Mitú, el primero de noviembre de 1998: “Quienes sí tuvieron que ponerle el pecho a las balas fueron los 120 policías a los que les tocaba proteger buena parte de la región. En aquel entonces, el Ejército no hacía presencia en la zona. Eran 1.500 contra 120. Un pobre centenar de hombres sin apoyo, con pocas municiones, atacados por la espalda y que, sin embargo, supieron defenderse como leones.”

En la crónica trascribe, el diario, un aparte del libro “Mi fuga hacia la libertad”, del El policía John Pinchao: “Con el ataque a Mitú la guerrilla terminó “exitosamente” el año en el que más tomas y secuestros han cometido… los secuestrados de Mitú les sirvieron a las Farc para engrosar la lista de los llamados “canjeables”, con los que empezaron a chantajear al Gobierno”

Afirma, además, que “Un general retirado le dijo a El Espectador que este golpe le sirvió a la Fuerza Pública para “espabilarse”. Después de la toma a Mitú, y gracias a que poco tiempo después empezó a implementarse el Plan Colombia, tanto el Ejército como la Policía comenzaron a fortalecerse” y que “Tres semanas después de la toma, el gobierno de Andrés Pastrana decretó el despeje en San Vicente del Caguán”.

No es cierto entonces, como lo han querido hacer ver los generadores de opinión y la clase política, que el expresidente Pastrana le haya entregado el país a la guerrilla: cumplió con el mandato por la paz que le dio el pueblo colombiano, en su elección; pero no fue ingenuo: mientras negociaba con la guerrilla, la desprestigiaba ante la comunidad internacional y estructuraba el Plan Colombia, que tantas glorias le daría al ejército y a los gobiernos posteriores de Alvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos.

En relación con la economía la historia fue similar: La crisis se había iniciado en el gobierno Samper por a la incertidumbre que generó un presidente elegido con dineros del narcotráfico, la fuga de capital por la desconfianza en el país y por la presión contra el narcotráfico y la crisis financiera. Fue entonces el Presidente Pastrana, con un excelente equipo de trabajo, Juan Camilo Restrepo Salazar y Juan Manuel Santos, como Ministros de Hacienda, quien logra sacar la economía adelante, que tantas glorias les daría a los gobiernos posteriores de Alvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos.

Sobre los generadores de opinión en este país, hay mucho que decir: Es cierto que hay libertad de opinión; pero también es cierto que se abusa de esa libertad para manipular a la opinión y cobrar venganzas personales. Y el caso más evidente es lo ocurrido con el ex presidente Pastrana. Es claro que los señores Daniel Samper, padre e hijo, no pudieron superar que su hermano y tío, respectivamente, haya llegado a la presidencia con dineros del narcotráfico y que Pastrana haya denunciado el hecho. También es evidente que Caracol Radio se dedicó entre 1998 y 2002 a hacer una oposición sin precedentes al gobierno. Como olvidar aquellos años nefastos de 6:00 AM, el noticiero de Darío Arismendy y la burla diaria de la Luciernága. Como olvidar esos años de Matoneo, diario, a todas horas, contra Pastrana.

¡Pobre Pastrana!. Como olvidar los ocho años de Matoneo, del gobierno Uribe contra él. De todo lo malo que sucedió en la era Uribe se dijo que la culpa la tuvo el anterior gobierno. Y ahora, su hombre de confianza, su ex ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, recurre al mismo recurso para tapar sus errores.

Solidaridad con este hombre, Andrés Pastrana, que sentó las bases para que el país saliera de la peor crisis de su historia reciente. Solidaridad con sus aciertos y con sus equivocaciones. Solidaridad también con los gobiernos Uribe y Santos, con los suyos. A diario, en mi trabajo, les digo a mis colaboradores que juzgar sobre hechos cumplidos es bien fácil, pero tomar una decisión, en el momento de los acontecimientos, es bien difícil.

ANTES DEL FIN:
Tiene razón el ex presidente Pastrana cuando afirma que el fue al único al que el pueblo colombiano le dio un mandato para la paz. Ante el fracaso de ese mandato, los dos gobiernos posteriores fueron elegidos, por el colectivo, con la idea de que iban a acabar militarmente con la guerrilla, misión hasta ahora incierta. Misión que no está cumpliendo el presidente Santos y que podría explicar la decepción de sus electores.

El alcalde actual de Entrerríos – Antioquia me dijo a los pocos días de su elección: “Yo no voy a cuestionar las decisiones de mis antecesores, yo vine a construir sobre sus obras, no ha destruirlas”. A seguir su ejemplo, señor Presidente Santos.

Fuentes:
http://www.elespectador.com/impreso/nacional/articuloimpreso87232-mitu-fue-el-infierno
http://www.terra.com/especiales/informecolombia/desempleo_colombia_1.html