Archivos por Etiqueta: Dialogos de Paz

SANTOS-PASTRANA. GOBIERNOS PARA LELOS

SANTOS – PASTRANA. GOBIERNOS PARA LELOS

Eligio Palacio Roldán

Los dos hombres que los presidieron nacieron en la década del 50: en 1954 el primero y en 1951 el segundo. Ambos se alimentaron con “las mieles del poder”: hijo y sobrino-nieto de expresidentes, respectivamente. Los dos en su juventud ejercieron el periodismo como trampolín para ejercer el cargo de mayor poder en Colombia: Presidente del país.

Ambos gobiernos han tenido los niveles más bajos de popularidad en la historia de Colombia, desde que existen las mediciones, niveles de popularidad atados a lo que decida hacer la guerrilla de las Farc. El primero terminó su gobierno con un 21% de favorabilidad y el segundo, este año, ha llegado a niveles del 13%. “…en los resultados de una encuesta publicada esta semana por la compañía Yanhaas Poll, se demostró que la imagen del presidente Santos está en el índice más bajo de toda su carrera pública y se convierte en el presidente de América Latina con el menor respaldo dentro de su país.” (http://es.panampost.com/orlando-avendano/2016/03/30/popularidad-presidentes-en-america-latina/).

Desde luego, me estoy refiriendo a los gobiernos de Andrés Pastrana Arango (1998-2002) y Juan Manuel Santos (2010-2018). Ambos prisioneros de la guerrilla más antigua del mundo.

Los dos gobiernos en mención mantuvieron a los colombianos lelos (tontos, dice la Real Academia de la Lengua Española), mientras la economía se derrumbaba y el país se iba cuesta abajo: Lelos, pendientes de lo que hacen o dejan de hacer, dicen o dejan de decir los delincuentes que se amparan en la guerrilla de las Farc. También lelos se mantuvieron los dirigentes políticos y obvio, los medios de comunicación.

Pero no todo ha sido paralelo en estos dos gobiernos: el primero fue elegido para lograr la paz con las Farc, a través del diálogo; el segundo fue elegido para derrotarlas en el campo militar y luego en una carambola, nunca antes vista en la política nacional, cambió el discurso. Cambió todo, hasta sus propias palabras, sus propias convicciones –caso gobierno venezolano- para conseguir la paz con la organización criminal. También los momentos históricos y las estrategias fueron diferentes: mientras el primero encontró un ejército disminuido y desarmado y lo fortaleció mientras dialogaba, el segundo lo encontró en su mejor momento y se ha dedicado a debilitarlo, al menos moralmente.

El gobierno Pastrana encontró una guerrilla fortalecida, por el desgobierno de la administración Samper; el de Santos la halló reducida, por el embate del gobierno de Uribe Vélez, del cual fue Ministro de Defensa. En ambos gobiernos la guerrilla se fortaleció. (Ver LA DEUDA CON ANDRES PASTRANA https://eligiopalacio.com/2016/02/03/la-deuda-de-colombia-con-andres-pastrana/).

Durante el primer gobierno no se logró la paz pero se sentaron las bases para derrotar a a la guerrilla: Plan Colombia y fortalecimiento del ejército. Durante el segundo se espera que se logre la paz. No se sabe a qué precio. Una paz con los viejitos: promedio negociadores con la guerrilla 61 años, promedio de los negociadores con el gobierno 59.5 años, edad del presidente 64 años. (Promedios a 2015, ver LA PAZ DE LOS VIEJITOS https://eligiopalacio.com/2015/09/29/la-paz-de-los-viejitos/)

Para la historia quedará que Pastrana demostró a la humanidad que los guerrilleros de las Farc eran unos delincuentes y que Santos los puso al nivel de jefes de estado. (Ver EL “COMPLOT” DE SANTOS https://eligiopalacio.com/2016/05/19/el-complot-de-santos/)

Gracias a las Farc, en el gobierno Pastrana, surgió el líder más importante de la historia de Colombia, en lo corrido del presente siglo: Alvaro Uribe Vélez, liderazgo que no sirvió para transformar la política y al estado colombiano. Gracias, a la misma guerrilla, en el gobierno Santos, se reencaucha, una y otra vez. ¿Se repetirá  la historia después de concluido el presente gobierno?

ANTES DEL FIN

Comenzó la tercera guerra mundial, la guerra originada en las migraciones. Nadie podrá huir de ella. Vea A MEDELLIN LLEGAN LAS MIGRACIONES DEL HAMBRE https://eligiopalacio.com/2016/06/20/las-migraciones-del-hambre/

Sigo pensando que Alvaro Uribe Vélez tiene una deuda con Colombia. (Ver ALVARO URIBE VÉLEZ https://eligiopalacio.com/2016/04/06/alvaro-uribe-velez/)

Que éxtasis se vive en un estadio de fútbol, que adrenalina se respira. Gracias Deportivo Independiente Medellín por la alegría del pasado domingo.

Anuncios

DE PASTRANA A SANTOS

Diálogos con las Farc
DE PASTRANA A SANTOS
Eligio Palacio Roldán
Santos dejará una guerrilla fortalecida a nivel interno y reivindicada ante el mundo y un ejército con serios problemas de credibilidad y confianza. Es decir, volveremos a los tiempos de Samper.

“Pastrana, llegó al poder con el mandato de solucionar la prolongada guerra interna y terminó siendo visto como quien llevó hasta el final unos esfuerzos vanos en el marco de un diálogo sin contrapartes.

Tanto el contexto interno como el internacional comenzaban a cambiar respecto de la narcoguerrilla. En los últimos años Pastrana logró que el mundo entendiera el entramado real del problema, la corresponsabilidad de los países consumidores y la naturaleza de la insurgencia armada y su relación con el narcotráfico, logrando que disminuyese el tácito ‘visto bueno’ que la guerrilla obtenía de numerosos dirigentes políticos europeos y latinoamericanos. Al mismo tiempo las FARC -y en menor medida el Ejército de Liberación Nacional (ELN)- aumentaban considerablemente su reclutamiento de combatientes, y también lo hacían las fuerzas regulares del Estado , equilibrando una relación que había llegado a ser favorable a los primeros.” *

En estos tiempos de desfavorabilidad del Gobierno Santos regresa el fantasma de El Caguán y la crisis del gobierno Pastrana.

Dice la revista  Semana (Las cifras que ponen en aprietos a Santos y a las FARC  http://www.semana.com/nacion/articulo/encuesta-gallup-aumenta-la-desaprobacion-de-la-gestion-de-santos/433258-3) que la desaprobación del Presidente Santos llegó al 66%, jalonada por la falta de credibilidad en el proceso de paz, que el gobierno adelanta con las Farc, en La Habana, desde hace más de dos años. El 62% de los colombianos no cree que se llegue a un acuerdo para poner fin al conflicto armado.

Hasta el momento los diálogos de paz, del gobierno Santos, dejan la intención del desminado de nuestros campos y la reorganización y fortalecimiento político y militar de una guerrilla, diezmada durante el gobierno de Alvaro Uribe Vélez y de parte del primer mandato del mismo Santos.

Es decir, con el fracaso de los diálogos de paz, entre el actual gobierno y las Farc, se está perdiendo lo logrado por el país durante los últimos 16 años (4 de Pastrana, 8 de Uribe y casi 4 de Santos).

Encabezo esta columna con un aparte del Observatorio Electoral (*http://www.observatorioelectoral.org/informes/documentos/?id=1&page=2) por la desmemoria de los colombianos y/o su tendencia a desconocer el aporte del expresidente  Pastrana al, hasta ahora, debilitamiento de la guerrilla de las Farc.

Es claro que Pastrana llegó a su mandato con el apoyo de los colombianos a la paz con las Farc, igual llegó Santos a su segundo mandato, (bueno casi igual porque el apoyo al actual presidente para ese propósito no fue tan contundente) y aunque ambos hicieron su mejor esfuerzo, Pastrana dejó ante los colombianos y el mundo unas Farc desacreditadas  y un ejército fortalecido que luego le propinaría grandes golpes a los insurgentes, en el gobierno de Alvaro Uribe. Como van las cosas, Santos dejará una guerrilla fortalecida a nivel interno y reivindicada ante el mundo y un ejército con serios problemas de credibilidad y confianza. Es decir, volveremos a los tiempos de Samper.

Los diálogos de Pastrana y las Farc dejaron de herencia, a Colombia y a los colombianos, un gobierno de derecha presidido por Alvaro Uribe. Los del gobierno Santos, con la misma guerrilla, como van las cosas, dejarán el mismo gobierno, quizás en las mismas manos de Uribe Vélez o en alguien señalado por él; no en vano, es el colombiano con mayor favorabilidad y “devotos”, no importa que la clase política no lo siga hoy como ayer por efecto de la “mermelada” que él también sabe untar estratégicamente.

ANTES DEL FIN

El gobierno Santos anunció, hace algunas semanas, que compraría los excedentes de la producción lechera. Hoy todo sigue igual y los campesinos siguen arrojando miles de litros de leche al caño (Ver RECESIÓN EN EL SECTOR LECHERO http://wp.me/p2LJK4-1hC).

¿Si se podrá llegar a la paz en un país sin industria, sin empleo, sin oportunidades?

EL LADO OSCURO DE LOS COLOMBIANOS DE BIEN

EL LADO OSCURO DE LOS COLOMBIANOS DE BIEN
Eligio Palacio Roldán

Escribe hoy en El Espectador, María Elvira Bonilla, una inquietante columna donde relata que el comisionado de paz Sergio Jaramillo alertó a un grupo de empresarios sobre los 13.000 folios con que dispone la Fiscalía General de la Nación en donde aparecen  involucrados cientos de empresarios por apoyar a los paramilitares, en sus acciones violentas. (http://www.elespectador.com/opinion/todos-cama-todos-el-suelo).

Dice la columnista que La información del alto comisionado a los empresarios puede entenderse como un llamado para empezar a entender el tema de la justicia de otra manera…”; casi que una amenaza, diría yo. El problema es que el comisionado tiene la razón y sus advertencias están bien fundadas.

Todos sabemos que los paramilitares y las bandas criminales involucran a comunidades enteras, de manera voluntaria o a la fuerza, cubriendo los espacios vacíos que dejó un estado incapaz de brindar seguridad a los colombianos. Todos sabemos que muchas organizaciones paramilitares nacieron de decisiones de los empresarios, apoyados por autoridades civiles y militares.

Ha sido tal la indefensión de los colombianos ante la guerrilla que, sin poder evitarlo, caímos en la rueda sin fin de la guerra y desarrollamos, quizás sin una conciencia clara, una maldad de la que aún no somos conscientes (Ver   LA MAQUINA DE LA VERDAD http://wp.me/p2LJK4-1gg)

Sobre la maldad presente en el ser humano escribió una estupenda novela Italo Calvino, EL VIZCONDE DEMEDIADO. En otra guerra de nuestra historia, esta vez entre cristianos y turcos, en el siglo XVII, el Vizconde es dividido en dos y cada una de sus partes toma su propio rumbo: una es la parte mala y la otra la buena. Tanto el bueno como el malo no recobran la paz hasta que vuelven a unirse en un solo ser, hasta estar completo, luego de un gran duelo entre ambos.

La lección de la novela de Calvino es la que quizás debiéramos aprehender todos los colombianos. Aceptar nuestro lado malo, nuestro lado mezquino en esta historia de una guerra que no termina. Aceptar que la maldad no está solo en Santos, o en Uribe, o en las guerrillas de izquierda, o en las de derecha, Aceptar que en todos los seres humanos y en sus acciones hay partes buenas y malas, que nada es blanco o negro, que existen matices.

No solo la guerrilla ha hecho derramar lágrimas sobre Colombia, ¿cómo olvidar los “falsos positivos”?, ¿cómo olvidar las desapariciones de estudiantes en los años 70 y 80?, ¿el desplazamiento?, ¿las masacres?.

Es el tiempo de preguntarse quién de nosotros no ha tenido algo que ver en esta guerra, ya sea por acción o por omisión. Cuál colombiano no tiene una historia de miedo, de silencio cómplice, de colaboración voluntaria u obligada con algún frente de la guerra.

Quien mide objetivamente cuál de los sectores ha contribuido más a esta violencia, cuáles son los buenos y cuales los malos. Yo creo que nadie y para qué…

Quizás debamos dejar todo atrás y tratar de olvidar o al menos superar lo que nos ha dividido, y volver a ser, o más bien ser, por primera vez, una sola Colombia, feliz, en una imitación de EL VIZCONDE DEMEDIADO.

ANTES DEL FIN

Italo Calvino, escritor nacido en Cuba, pero de origen italiano y residenciado en ese país casi toda su vida, es para mí el mejor escritor del siglo XX no solo por la calidad de las historias de sus novelas sino por los mensajes que pretende transmitir. Los cuentos de El Viajero, de www.eligiopalacio.com, están inspirados en su obra LAS CIUDADES INVISIBLES.

JUAN MANUEL SANTOS, CONTRA EL TIEMPO

JUAN MANUEL SANTOS, CONTRA EL TIEMPO
Eligio Palacio Roldán
El presidente está contra “el tiempo”, no tiene el carisma para que con “el sol a sus espaldas” tenga algo de credibilidad, de confianza entre sus gobernados.
 
En nuestros casi 200 años de “independencia” solo 14 presidentes, de los 98 desde Bolivar,  han logrado un segundo tiempo para concluir su obra de gobierno, cinco: Bolívar, Núñez, Rojas, Uribe y Santos, con reelección inmediata.

En sus segundos mandatos Bolivar se transformó en dictador; Núñez, se marchó a Cartagena y delegó sus funciones en sus vicepresidentes; al general Rojas, lo tumbaron las protestas y el descontento y Alvaro Uribe dividió la opinión entre sus seguidores y sus contradictores,  en medio de una polarización sin precedentes en el país.

En nuestra historia, entonces, 84 expresidentes solo contaron con un período constitucional para “pasar a la historia”; Ahora, desde Alvaro Uribe,  el tiempo no es suficiente.

En su primer gobierno, Juan Manuel Santos, hizo todo lo posible por borrar de la agenda nacional a su antecesor, mentor y elector Alvaro Uribe Vélez; para ello, lo primero que hizo fue nombrar contradictores de Uribe como Germán Vargas Lleras y Juan Camilo Restrepo como sus ministros, usar la “mermelada” para comprar afectos y seguidores  en el Congreso, las administraciones locales y en los medios de comunicación, al estilo Samper, y “girar” a la izquierda y recuperar el partido político mayoritario en Colombia: El Liberal.

El “giro” a la izquierda se fundamentó en dos hechos: La restitución de tierras a los campesinos, despojados por los grupos de derecha, y la negociación con las Farc, la guerrilla más antigua de Colombia, que se encontraba al borde del exterminio, dados los duros golpes dados por el gobierno Uribe.

La restitución  de tierras pasó a un segundo plano y costó al cabeza del Ministro Restrepo; en http://www.semana.com/opinion/articulo/leon-valencia-presidente-santos-salve-la-restitucion-de-tierras/381914-3, el 29 de marzo de 2014, el columnista León Valencia, hace un triste balance del programa y pide  al presidente Santos que lo salve. Es decir, la restitución de tierras se quedó en titulares de prensa. Hoy ya no ahce parte de la agenda del reelegido presidente.

Los diálogos de paz, la estrategia más importante de Santos para pasar a la historia y superar, a su predecesor, parece que correrán el mismo destino que los de Pastrana; claro está que en el caso del expresidente conservador, éste encontró una guerrilla fortalecida por el desgobierno Samper y la precariedad del ejército; Santos,  por su parte, la halló derrotada, pero poco a poco se reorganiza, se fortalece y vuelve a desafiar al estado, con sus ataques terroristas. De llegar a un acuerdo final, todo parece indicar que se cedería demasiado a cambio de muy poco, dada la aparición de otros focos de violencia más alarmantes y menos controlables que la guerrilla; de fracasar las negociaciones de paz, Santos pasaría a la historia como el expresidente que revivió a las Farc.

Dijo hoy, el presidente que paz, equidad y educación serán los pilares de su segundo gobierno; parece ser esta afirmación una aceptación tácita de que en su anterior gobierno se hizo muy poco, o casi nada, en esas materias, salvo la paz sobre la que ya argumentamos. En equidad, la brecha entre pobres y ricos se amplía cada vez más en nuestro país, afirmó el diario El Tiempo, antiguo diario del presidente,  http://www.eltiempo.com/economia/finanzas-personales/desigualdad-en-colombia-el-pais-ocupa-el-puesto-12/14298377,  el 25 de julio de este año, que “Colombia ocupa el puesto 12 en mayor desigualdad del ingreso entre 168 países del mundo”. Sobre el tema de la educación, fue ampliamente difundida por los medios de comunicación, la precaria situación de nuestro país, el último lugar en las pruebas Pisa; publicó, también El Tiempo, el 09 de julio de este año, http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/educacion/colombia-en-el-ultimo-lugar-en-pruebas-pisa/14224736, que Ferrari, doctorado en Economía de la Universidad de Boston,  considera que esto se debe a un problema estructural de la educación colombiana…”

En anterior columna, UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD http://wp.me/p2LJK4-H4, plantee que a Uribe, en el Congreso, hay que darle una segunda oportunidad; en la presidencia creo no vale la pena más tiempo para quien ha fracasado, durante los anteriores cuatro años, como es el caso Santos; ahora, el presidente está contra “el tiempo”, no tiene el carisma para que con “el sol a sus espaldas” tenga algo de credibilidad, de confianza entre sus gobernados, solo le queda “mermelada” para la clase política y los medios de comunicación como en los tiempos de Samper, su nuevo mejor amigo; creo, estos cuatro años no serán los mejores para Colombia.

ANTES DEL FIN

Desastrosa la logística y la seguridad del concierto Romeo Santos, el 06 de agosto en el Estadio Polideportivo de Envigado: los atracadores hicieron “su agosto”. Si las autoridades no controlan los conciertos estos correrán la misma suerte de los eventos futbolísticos.

EL DESPERTAR DE UN SUEÑO

Encuesta Santos
EL DESPERTAR DE UN SUEÑO
Eligio Palacio Roldán
Las vueltas que da la vida: Hoy el sector que mayor respaldo brinda al presidente  y a los Diálogos de Paz, es el liderado por Ernesto Samper;  cuya presidencia, fue objeto de una conspiración, por parte de  Santos y las Farc.

Gran revuelo produjo, en los medios de comunicación y entre la ciudanía en general, la más reciente encuesta Gallup sobre favorabilidad del Presidente Santos.

Dijeron los medios que  la opinión negativa, sobre el primer mandatario llegó al 72% y la positiva solo alcanzó el 21%; unos porcentajes solo comparables con los registrados por Andrés Pastrana, en diciembre de 2001, quien alcanzó una imagen negativa del 74% en esa época. Claro, con una gran diferencia, el ex presidente Conservador no aspiraba a una reelección.

Y no es la única coincidencia entre estos dos mandatarios: ambos son Bogotanos, ambos pertenecen a la rancia aristocracia colombiana, con la que se empeñaron en gobernar,  ambos son neoliberales, ambos fueron formados para ser presidentes y, sobre todo, ambos se embarcaron en un diálogo suicida con las Farc.

Ahora nos sentimos como si despertáramos de un largo sueño, de  más de diez años,  y al abrir los ojos no encontramos nada diferente; la Colombia de esa época es la misma de hoy: Un Presidente de rodillas, ante una guerrilla que trata de fortalecerse a su costa.

Estamos despertando de ese hipnotismo colectivo que ejerció Alvaro Uribe Vélez, un hipnotismo que nos hizo pensar en un país diferente, más feliz; un hipnotismo que nos hizo creer el haber salido de la inseguridad, la corrupción y la pobreza;   a pesar de que durante ese  gobierno no se lograron mayores avances en infraestructura, educación y si muchos en  corrupción y desigualdad social y se sentaron las bases para la quiebra del sector agrícola, industrial y de la pequeña minería, con la firma de Tratados de Libre Comercio y el sacrificio de la riqueza del país, a cambio de la “Confianza Inversionista”.

El error de Santos fue creer que él podía continuar hipnotizando a Colombia, pero el no tiene el carisma de su antecesor; es distante y vive en otro país: su realidad es, ha sido y será muy diferente a la realidad de los demás colombianos; por eso no genera identificación. Además, se excedió con sus políticas neoliberales y con su desprecio por las clases populares, a las que despertó con un paro desafortunado que, creo, cambiará la historia del país.

Lo sucedido con Andrés Pastrana ya la conocemos. A pesar de quedar en la memoria de los colombianos como el expresidente más impopular de la historia, hasta ahora; logró conformar un ejército, de la mano del Plan Colombia, que luego permitió al Gobierno Uribe combatir, con algún éxito, la temida guerrilla.

El futuro de Santos es incierto. Ahora el presidente Santos depende más que antes de la guerrilla, está más debilitado que nunca y su ambición por la reelección lo convierte en una presa fácil. Quizás desbanque definitivamente a Andrés Pastrana del primer lugar de impopularidad.

Algunos analistas  consideran que un acuerdo de paz con las Farc, será la tabla de salvación de Santos; yo no lo creo como lo expliqué en mi columna publicada en http://www.eligiopalacio.com, el 16 de abril pasado: Santos se encuentra en el peor de los mundos: Si las negociaciones llegan a un acuerdo, una gran franja de opinión considerará que las concesiones fueron desmedidas para una guerrilla derrotada: Será un traidor que entrega demasiado a la guerrilla, solo para reelegirse. Si las negociaciones se rompen quedará ante los colombianos peor que Pastrana: tuvo como derrotar a las Farc y no lo hizo. Y si decide prolongar los diálogos, hasta una posible reelección, nadie le creerá.”

ANTES DEL FIN
Las vueltas que da la vida: Hoy el sector que mayor respaldo brinda al presidente  y a los Diálogos de Paz, es el liderado por Ernesto Samper;  cuya presidencia, fue objeto de una conspiración, por parte de  Santos y las Farc.