Archivos mensuales: marzo 2014

LA HORA DE PEÑALOSA

LA HORA DE PEÑALOSA
Eligio Palacio Roldán

Decía en mi columna LA REELECCION DE LOS FALSOS POSITIVOS (20-02-2014) que …lo que resulta más absurdo, es que los electores, en la campaña que se avecina, no encuentren una tercería y solo busquen reelegir a uno de los dos responsables principales, políticamente, de las masacres más aberrantes de nuestra historia, los falsos positivos: el expresidente Uribe (en cuerpo ajeno) y su ministro estrella, el de Defensa, Juan Manuel Santos.”

Hoy, después de algo más de un mes, el panorama es diferente; una encuesta difundida, este lunes, por Caracol Radio indica que aunque el presidente en ejercicio continúa liderando las encuestas, pierde favorabilidad, mientras sus contendores ganan adeptos.

“La intención de voto a favor del mandatario bajó en la encuesta de marzo con relación a febrero (31% a 23%), mientras que subió la intención de voto por Enrique Peñalosa(9% a 13%), por Óscar Iván Zuluaga (8% a 11%), por Clara López (7% a 9%) y Marta Lucía Ramírez (4% a 5%).”

El exalcalde de Bogotá, Peñalosa, (1997), gestionó en su gobierno local, el sistema de transporte masivo TransMilenio, cuyo modelo ha sido seguido por diferentes ciudades de Colombia y el mundo, construyó el sistema de ciclorrutas y las diferentes alamedas bajo el concepto de respeto por el espacio público, entre otros méritos. Fue tan reconocida su gestión que muchos de sus colaboradores hicieron parte del gobierno Uribe.

Posteriormente fue candidato al Senado, a la presidencia de la República y nuevamente a la Alcaldía de Bogotá, sin éxito; desde el pasado 09 de marzo repite como candidato a la presidencia y según las encuestas tiene bastantes posibilidades de hacerse al solio de Bolivar.

Este panorama indicaría que Enrique Peñalosa será la tercería que Colombia necesita, tercería que se estructura a partir de loa siguientes hechos, en relación con el candidato:

  • No representa la continuidad de los gobiernos de los falsos positivos
  • Su pensamiento y sus ideas van mucho más allá del problema de la seguridad.
  • Tiene, como casi nadie, la visión de ciudad de futuro, segura y amable, adecuada para vivir y disfrutar por cerca del 77% de los colombianos, que ahora la padecen.
  • Es experto en temas de desarrollo, por ello ha sido asesor en la materia en diferentes países.
  • Ha dado muestras de seriedad y capacidad para gerenciar y para ejecutar en lo público.
  • Su respeto por los demás, por las ideas del otro, ha generado para sí admiración.
  • Tiene Carisma.
  • A pesar de ser una figura de trayectoria en la política no tiene mayor resistencia, no se ve envuelto en polémicas
  • Junto con Mockus y Fajardo es uno de los colombianos que más presente tienen el tema de la educación, en sus programas de gobierno y en el discurso diario; este tema atrae a las nuevas generaciones, que ya superaron otras necesidades básicas.
  • Apuesta a la ecología, al bienestar social y económico de las comunidades.
  • No tiene apariencia de títere como Oscar Iván Zuluaga ni de perverso y desleal como Juan Manuel Santos.
  • Ha dicho que continuará con los diálogos de paz en un gesto creíble más allá del interés netamente electoral y figurativo de Santos; no hay contradicciones en su discurso como en el del actual presidente.

 Sin duda, Enrique Peñalosa es el dirigente que Colombia necesita para el posconflicto

ANTES DEL FIN

Se preguntaban esta mañana los comentaristas radiales el por qué los colombianos no le reconocían al presidente Santos el buen desempeño de la economía; sencillo: son tantas las mentiras que ha dicho en su vida política, tan poco consistentes sus opiniones y tan desleal con “sus principios”, que ya nadie le cree. Ayudan mucho en esta situación, los medios de comunicación con su permanente lambonería.

Anuncios

FELIPE ARBELAEZ, EL EMPRENDEDOR

FELIPE ARBELAEZ, EL EMPRENDEDOR
Eligio Palacio Roldán

20140220_180818

A sus 34 años, Felipe, El Emprendedor, es un convencido de que es necesario saber para qué se nace, para qué se está en la tierra; piensa que su misión es impulsar a los demás, despertarlos, hacer que crean en sí mismos, descubran el mundo de lo posible, no dejen los sueños guardados; cree que es muy triste nacer, estudiar, trabajar para subsistir y morirse; que el ser humano debe arriesgarse, tener experiencias de vida, ser libre.

Cuando niño, recuerda Felipe, soñaba con cambiar el mundo, con desarrollar ideas, tenía una persona muy cercana que le decía “Felipe el Fantasioso”; hoy siente que sus sueños se están haciendo realidad, aunque aún falta mucho; se están abriendo puertas, a nivel gubernamental, en diferentes países, en la ONU, en UNICEF para hacer gestión social, en el tema de la no violencia, a través del deporte: “algo estamos empezando a cambiar, pero nos falta mucho, falta tiempo”, afirma.

Felipe cree que las ideas y el poder para volverlas tangibles lo va generando la misma existencia; “a usted lo va llevando la vida que, sin querer queriendo o queriendo, lo va direccionando hacia esferas de poder y de influencia; hacia allá estamos entrando en este momento, desde sentarnos con presidentes de países y mirar los beneficios de una idea, ver el impacto en trescientas o cuatrocientas mil personas; sentarnos a buscar otro tipo de soluciones para derrotar la violencia, a través de la práctica del deporte; lo tengo muy claro: a través de ideas macro y de proyectos de gobierno trasversales, se logra influenciar positivamente a la humanidad”.

The Color Run

El GRUPO GO LATAM, es la organización que le permite a Felipe, El Emprendedor, desarrollar sus sueños; bajo su presidencia, y con aliados en Estados Unidos, ha logrado llevar a 11 países, en Latinoamérica, a The Color Run, también conocida como los 5k Más Felices del Planeta, la única carrera de color en el mundo que celebra la salud, la felicidad, la personalidad y el interés por el bienestar del otro.

“The Color Run es fruto de una investigación de año, año y medio; nosotros queríamos desarrollar proyectos a nivel internacional, dirigidos a la comunidad; logramos participar en una licitación para Latinoamérica, con unas treinta compañías, y por la presentación, enfoque, visión y desarrollo de toda la estrategia logramos hacernos al evento, en una competencia con unos parámetros muy exigentes.

Me nutro de trabajos, bien sean personales, de mi equipo o fruto de ferias, eventos, show run, lanzamientos, etc.; te vas alimentando de cosas y vas viendo tendencias de lo que ocurre en el mundo.

Me parece que el deporte se maneja a nivel muy básico, pero el deporte es influencia, es poder para mover masas, para comunicar valores, para romper barreras, para penetrar sociedades, para lograr infinidad de cosas.

Me enamore del proyecto por lo que puede desarrollar; creo que hemos logrado una cosa muy bonita a nivel nacional y en otros muchos países, el año anterior obtuvimos el premio al evento del año, pero creo que apenas la gente va a comenzar a darse cuenta de lo que es The Color Run, no es sencillamente una carrera de los más felices del planeta, sino un evento netamente familiar.

El comienzo

“A los 18, 19 años busqué vender algo, después, a los 22, mi papá me ayudó a montar una panadería, me estaba yendo muy bien, la persona de confianza me traicionó y me dejó en la ruina; pero el peor fracaso no ha sido la panadería, en esta vida se sube y se baja, hay momentos muy críticos pero hay que seguir creyendo y permanecer; recibes consejos de toda índole como cierre eso, no va a funcionar, por ahí no es y hay que continuar, la historia está plagada de esos casos, a Walt Disney le negaron 65 veces un crédito financiero y el insistió, Tomás Alba Edison hizo más de mil ensayos para inventar la bombilla…

Me he visto, sin dinero, debiendo más de un millón de dólares y lo que hago es no pensar en la cifra; yo creo, desde mi desarrollo espiritual, que el problema es cuando se miran los números, claro que hay que verlos para administrar, pero no pueden ser un límite para desarrollar una idea; si estás convencido, las puertas se te van abriendo, hay que estar dispuesto a pasar tiempos difíciles; dice el Código del Campeón, de Dante Gebel, que cuando vas a emprender un proyecto muchos te van a decir que no es posible, cuando lo estás llevando a cabo, que no va a resultar, pero cuando está en ejecución, todos van a estar contigo.

Yo estudié economía con un enfoque muy internacional, en la Universidad Pontificia Bolivariana y, luego de varias experiencias a nivel profesional, me picó la vena de la empresa en el campo deportivo. Siempre había querido desarrollar ideas de consumo, había sido muy deportista, estudié algunas cosas en Argentina, empecé a investigar y me encontré con el deporte como producto, me devolví a Colombia y ya con un enfoque más internacional, comencé.  

Inicialmente prestamos los servicios a empresas de telecomunicaciones y de consumo masivo, todo enfocado en el deporte; diseñábamos estrategias, publicidad, material POP, eventos deportivos; luego hicimos el mundial sub 20, en Medellín, lo desarrollamos con la alcaldía. Ese es un ejemplo de una estrategia de ciudad, que puede aplicar tanto para el sector público como para el sector privado.

Comenzar es complicado; a veces cuando una persona piensa en una visión grande se encuentra con muchos obstáculos, uno de ellos es el financiero, otro puede ser el mental, o el desarrollo de un grupo de trabajo, legales o tributarios; no es fácil desarrollar un proyecto.

Es muy importante contar con el apoyo de la familia; es difícil salir de la zona de confort a la de incertidumbre, la decisión es muy complicada; es elegir un camino diferente para construir una visión; tuve que renunciar a dos compañías en ese tiempo y los primeros seis u ocho meses fueron muy enredados…”

Emprendimiento

“Yo creo que hay dos tipos de emprendedores, el que se enfoca en un negocio para sacar una rentabilidad máxima y desarrollar ganancias para sus proyectos, y el que tiene un propósito diferente, más allá de los recursos financieros, que siempre va a existir la necesidad de tenerlos, el de encontrar una alta gratificación en los sueños que se logran, el ver una idea plasmada en algo real, el simple hecho de dar un paso en cierto proyecto; me inclino por esta último tipo de emprendimiento, brinda mayor gratificación.

 Ser líder implica un gran peso; se tiene una exigencia muy grande para salir adelante: todo el mundo es un misterio: los grupos de trabajo, los países, las economías; usted no sabe qué va a pasar; caerse, levántese, la gente puede renunciar pero uno no puede, mantenerse es lo más difícil.

 La relación del éxito y el fracaso con el otro es complicada, es necesario tener los pies en la tierra, el éxito es muy relativo, el éxito de uno no es comparable con el de otro, mucha gente cree que eres exitoso pero nadie sabe la silla que te toca, no es comerle cuento a la gente ni cuando estás bien ni cuando estás mal; mientras uno sepa quién es, no se va a dejar subir o bajar por la gente.

La gente te suma en un momento y hay gente de la que te tienes que desprender, porque ya no te aporta en el campo personal o profesional, en tu ideal de vida.

El ser humano se debe proyectar paso a paso, fijarse propósitos, y cuando se encuentre a sí mismo, cuando encuentra para qué nació o que tarea le toca, todo es más fácil, si no sabe quién es, es muy difícil realizarse como persona.

En los grupos se debe hablar siempre de nosotros, porque hay una estructura, un equipo de trabajo, desde los diferentes ángulos de la empresa o del proyecto que se desarrolla.

Yo no tengo tanto espíritu de empresario, soy un desarrollador de ideas imposibles para volverlas viables; formatos, productos o negocios que se vuelvan tangibles, alternativas de consumo desde el punto de vista social; acabamos de terminar un canal en Estados Unidos para jóvenes basado en entretenimiento, en sueños, en felicidad.”

Espiritualidad

“La felicidad está en Dios; yo creo en Dios, no como una religión, yo creo tener una amistad con él, es mi amigo y eso es lo que realmente me llena, más que otras cosas

 La amistad con Dios surge en la juventud; yo creo que todos, en algún momento de su vida, tratamos de llenarnos de muchas cosas; yo me sentía muy vacío desde pequeño, desde joven, con lo que hacía, con lo que tenía, ya fueran mujeres, gustos, dinero; yo no encontraba un equilibrio en mi vida, y a raíz de una crisis, de una quiebra con un negocio pequeño, que en ese momento era de gran dimensión para mí, tomé la decisión, como cuando alguien va navegando y naufraga y su vida cambia a raíz de esa experiencia; me cambió la vida; yo decidí entablar una amistad con él, empecé a tener espacios o tiempos de conversación u oración, sin religiosidad, empecé a leer sobre Dios y comenzaron a suceder cosas, fuera de lo común, que te implican creer y estar ciento por ciento enamorado de Jesús.

 Veo a Dios como un papá; si te alejas de la religión y lees la Biblia, que es la constitución de un reino, entiendes las cosas de otra manera y ves a Jesús como hermano, amigo, rey y no solo como salvador, como nos lo vendieron en nuestra cultura.

 Soy muy libre, voy por la calle conversando con Dios, lo escucho y me pasan cosas, tengo experiencias de lo que la gente llama milagros.

 Me encantaría morirme, por la esperanza que tengo, pero no en este momento porque faltan muchas cosas por hacer, el día que llegue voy a morir con una sonrisa de oreja a oreja; yo creo que uno tiene que dejar herencia: un tipo de pensamiento, formas diferentes de hacer la cosas, valores, proyectos, sueños, caminos”.

 Don Ramón Ospina, el Insobornable

“Mi abuelo fue todo, esa persona que cualquier ser humano, en desarrollo de su niñez o de su juventud debió haber tenido, debió haber conocido; era esa persona influyente, fuerte y a la vez amorosa; me enseñó primero a ser persona, luego a no limitarme, a ir tras las cosas, tras los sueños, a tener buenas relaciones con el otro; tuvo una vida que fue un éxito de comienzo a fin, le decían el Insobornable, un hombre de principios y de carácter.”

 La vejez

“Viejito me veo en una isla que ya conozco, con una mujer que ya conozco, escribiendo tal vez, descansando.”

HISTORIA DE DOS HERMANAS

HISTORIA DE DOS HERMANAS
Eligio Palacio Roldán

nuevo-2

Gilma y Zulma murieron el mismo día. Las gentes nunca supieron cuál de las dos era la mayor. Se quedaron quietas, sentadas en sus mecedoras de mimbre, junto a la ventana, con la mirada perdida en lontananza; bueno, así permanecieron casi toda su vida.

El Viajero y los demás laparianos se dieron cuenta de sus muertes solo hasta la madrugada, cuando, a través de la densa neblina, descubrieron la ventana abierta y más allá los cuerpos desmadejados.

– La vida se les fue tras los barrotes de la ventana, dijo un vecino.
– Tras sus miradas, dijo otro

El Viajero las recuerda, aún, con sus ojos fijos, sin pestañear, y su lento caminar hacia el café de la “Calle Real” y allí, sentadas, solas en la mesa, mirando pasar la vida, o quizás solo la lluvia, por la calle.

– Nunca se les vio sonreír
– Tampoco llorar

Muchos, que después vieron la televisión, dijeron que eran la versión femenina de “El Gordo y El Flaco”.

Otros dijeron que, en una de ellas, se había inspirado el maestro Botero, para pintar y esculpir sus gordas.

– Y la otra?
– Otra gorda de Botero, pero desinflada
– Ja, ja, ja…

Unas mejillas amplias, redondas. Las otras escuálidas y largas. Pero, la misma mirada triste, inexpresiva.

– Ellas vieron cuando doña Gabriela arrojó el feto al río.
– ¡Y cuando llevaban a Angel María moribundo!
– ¡Cuando el hombre iba hacia el río para suicidarse!
– ¡Y antes, cuando la mujer echó al hombre de la casa, por su romance con el cura del pueblo!
– ¡Y cuando El Viajero regresó del “más allá”.
– ¡Y Cuando…!
– Ellas siempre vieron todo.
– Y nunca dijeron nada.

Unos labios rojos, carnosos. Otros morados, tostados

– Una, la gorda, fue famosa por sus besos apasionados
– No, fue la flaca
– No, ninguna vio el amor
– Tal vez, las dos, lo soñaron

Unas orejas pequeñas, las otras inmensas

– La flaca escuchó cuando humillaban a Eva Rojo
– La gorda cuando el asesino de Luciana dijo “Entro al pueblo triunfante, como Jesús en Jerusalén”
– ¡Ellas vivían parando la oreja!
– ¿A mi me dijeron que eran sordas?

Una ñata, la otra con nariz aguileña

– La flaca se daba cuenta cuando en una casa cocinaban algo bueno.
– Y la gorda llegaba, sin hablar, para que la invitaran a comer.
– A mi me dijeron que ninguna de las dos comía.
– ¿Y entonces?
– Ah, es que eran así…

Una de piel muy blanca, la otra también

– No tomaban el sol, salían solo por las noches.
– Nunca sintieron otro cuerpo.
– Humm… oigan a éste, si ellas, eran putas…

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Sobre Uribe
UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD
Eligio Palacio Roldán

Decía mi tío, Próspero Palacio, en una lúcida vejez, que sería ideal nacer con la experiencia adquirida en el transcurso de la vida; que, sin duda, la existencia sería completamente diferente, no se cometerían tantos errores; que, todos debiésemos tener una segunda oportunidad.

Trinó esta semana el expresidente Álvaro Uribe Vélez:

  • “La financiación corrupta de la política a través de la mermelada impedirá conocer el monto de gasto en las campañas
  • Centro Democrático pedirá explicación sobre la NO aparición de votos nuestros en 7.971 mesas de las 97.414 instaladas en el País
  • Fraude de Senadores que sacaron enorme cantidad de votos por fuera de sus departamentos, donde no los conocen, comprados, Registraduría?”

Yo lo leía y lo releía sin poder creer que el expresidente estuviese luchando contra la corrupción que tanto propició o desconoció, cuando hizo todo lo posible para reelegirse, asumiendo posiciones poco éticas y/o democráticas; mientras tanto, a sus opositores se les hacía agua la boca, advirtiendo que, Uribe, no tenía derecho a quejarse de métodos, cuando menos, acolitados por él, en el pasado.

Quisiera pensar que Uribe tuvo un “Cambio Radical”, que se arrepintió de sus pecados reeleccionistas, que ahora le importa más la legalidad que antes, que quiere rectificar sus actos de ayer y luchar por una Colombia más decente, más honesta y contra los tradicionales vicios  de nuestra clase política.

Quisiera creer que Uribe va a utilizar esta segunda oportunidad para tratar de hacer lo que debió hacer antes y no pudo, por ceder a su ambición de poder; Álvaro Uribe Vélez ha sido y creo será el presidente con mayor credibilidad y apoyo en la historia del país; él pudo haber transformado nuestra historia, nuestra clase política, haber dado cátedra de honestidad y respeto por la Ley, y no lo hizo; desaprovechó una oportunidad que quizás no se repita, en  esa dimensión, jamás.

Es cierto que no son comparables las cifras electorales de un Presidente y un Senador electos, pero si pueden marcar una tendencia; el caudal electoral de Uribe se reduce: 5.862.655 votos en el año 2002, 7.397.835 en el 2006 y  2.045.564 en el 2014: no obstante continúa siendo el personaje con mayor número de seguidores en la política nacional, le lleva cerca de un millón ochocientos mil votos al segundo, Jorge Robledo; y ese hecho, además de su conocimiento de todos los intríngulis del poder, le da autoridad para decir y actuar. Además, cuenta con un grupo de parlamentarios, en el movimiento Uribe Centro Democrático, que, creo, no se dejarán embadurnar de mermelada y defenderán sus ideales.

Solo queda apoyar sus buenas ideas, entender que se puede pecar y arrepentirse, que si Uribe está arrepentido cuenta con todo el conocimiento, la experiencia y el respaldo para hacer buenas cosas; que esté defendiendo la votación de su grupo por presuntas irregularidades en las elecciones, está muy bien, él sabe que está hablando; toca esperar a ver si esa energía también aplica para combatir la corrupción en otros ámbitos, como en el ejército. Seguiremos atentos.

ANTES DEL FIN

¿Será que ahora si despega la campaña presidencial? Marta Lucía, Oscar Iván, Peñalosa, Clara: SI SE PUEDE. La reelección presidencial ha sido nefasta para la historia de Colombia y de los colombianos; incluido, desde luego, Álvaro Uribe.

GANAR ES PERDER UN POCO

A Propósito de las elecciones
“GANAR ES PERDER UN PÓCO”
Eligio Palacio Roldán

Gana Alvaro Uribe Vélez por que confirma su liderazgo político, no hay en este momento en Colombia un líder que tenga más adeptos, creo nunca lo habrá; muy, muy atrás quedaron Jorge Robledo, Horacio Serpa, Antonio Navarro; pierde porque no pudo ser la primera fuerza electoral del país, pierde porque sus resultados no alcanzan a hacer mella en la alianza reeleccionista de Santos, pierde porque sufre en carne propia lo que es hacer política sin las mieles del poder, pierde porque será minoría en el Congreso, pierde porque atrás quedaron las grandes mayorías, que lo veneraban como a un Dios.

Gana Horacio Serpa porque se constituye, nuevamente, en la figura más importante del partido liberal, pierde porque no fue capaz de sacar a su partido “de la parte de abajo de la tabla”, de donde se suponía saldría con la inyección de “mermelada”, que le dio el gobierno Santos. Parece que Uribe y Santos desmantelaron, para siempre, este partido político.

Gana Juan Manuel Santos por que se afianza en la reelección y comprueba la efectividad de la “mermelada”; pierde por que se le crecieron Uribe y los Conservadores; pierde porque los dos millones de votos de Uribe son en su contra.

Ganan, como siempre, los conservadores aferrados a la “mermelada” cual mosquitos al estiércol, ganan porque serán decisorios, como siempre, para acceder o controlar el poder; pierden por su falta de ideas, iniciativa, valores, principios y vocación de poder.

Gana La U por que continúa siendo la primera fuerza electoral del país; pierde por su falta de identidad: no pueden apoyar hoy un conservador como Uribe y pasar tranquilamente a apoyar un liberal como Santos; cada vez más se parecen a los conservadores, sólo “mermelada”.

Ganan Marta Lucía Ramírez y Oscar Iván Zuluaga porque los partidos que los respaldan se fortalecieron y se pueden constituir en una verdadera alternativa de poder; pierden porque se comprueba que sin “mermelada” es muy difícil llegar al poder.

Ganan los partidos Conservador y Liberal porque permanecen en la dinámica de la política colombiana; pierden porque más de doscientos años de historia fueron sepultados por el personalismo de Uribe y Santos.

Gana Cambio Radical por que continuó con su participación en el Congreso; pierde porque continúa siendo un partido minoritario.

Ganan los “caciques” políticos, los paramilitares y los corruptos porque siguen ahí, aunque sea en cuerpo ajeno; pierden porque la mayoría de los colombianos los desprecia, por eso no votan.

Gana la izquierda por que no desapareció del mapa político; pierde porque con sus pobres resultados tendrá que volver a comenzar, después de los fracasos en las alcaldías de Bogotá; ya no se les cree.

Ganan las Farc por que el gobierno tendrá un Congreso mayoritario a su favor; pierde porque se les creció Uribe y porque los partidos de izquierda sufrieron una gran derrota.

Gana la Registraduría Nacional del Estado Civil por su efectividad, a las nueve de la noche ya sabíamos los resultados; pierde por la complejidad del sistema electoral colombiano.

Gana el Congreso porque todavía tiene quien lo elija, aunque sea a punta de “mermelada”; pierde porque la mayoría de los colombianos prefieren la televisión, el cine, el descanso o solo dormir,  a asistir a una concentración electoral, a  apoyarlos.

Gana Enrique Peñalosa la consulta presidencial del Partido Verde; pierde por la pobreza de los resultados de su partido.

Gana el voto amarrado por la burocracia y la compra venta de votos; pierde porque se le escaparon todos los del Uribismo.

Gana Maduro por el triunfo de la coalición que apoya a santos; pierde por el gran apoyo de los colombianos a Uribe.

Gana Colombia porque su democracia continuará siendo “una de las más antiguas del continente”; pierde porque a los ciudadanos no les interesan los partidos, ni las elecciones, ni nada; al abstencionismo sume los votos en blancos y los no marcados; ¿quién dijo que los no marcados o los mal marcados era ignorancia?, ¿no serán, más bien, un rechazo al voto amarrado?

¿VOTAR EN BLANCO?

¿VOTAR EN BLANCO?
Eligio Palacio Roldán
La más reciente encuesta de DATEXCO, para W Radio y el diario EL TIEMPO, indica que el próximo domingo el voto en blanco llegaría al 19.4%, superado solamente por la lista del expresidente Uribe; en las elecciones que pretenden renovar el Congreso Colombiano. Yo que he sido un partidario del voto en blanco desde un día, hace muchos años, cuando comprendí que la política era sinónimo de corrupción, opté por no acudir a ese mecanismo en las próximas elecciones.

 No votaré en blanco porque a pesar de ser un símbolo de protesta y rechazo, contra una clase política que no ha sabido responder a las expectativas de los colombianos, no cumplirá con una función real en un Congreso. El voto en blanco no elige y al no elegir no tendrá a quien interpretar, a quien representar; no habrá quien encarne una lucha, quien haga oposición a un régimen de corrupción, donde los congresistas se “venden” al gobernante de turno, demostrando que su única ideología es su propio beneficio y cuyo único interés es enriquecerse lo más rápido posible, a costa de lo que sea, cual “traqueto” de los años ochenta.

He decidido votar, para el Senado, por Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático y por su lista a la Cámara por Antioquia, encabezada por Rodrigo Saldarriaga.

Que me vaya a vivir a Venezuela, que me he vuelto comunista en tiempos en que solo los ilusos creen en ello, que no puedo colaborar en la destrucción del país, que me van a expropiar “mi finquita y mis vaquitas”; en fin, mil cosas me han dicho para que rectifique “el despropósito”.

La verdad, estoy de acuerdo con las críticas que le hacen a los integrantes del Polo Democrático y a la izquierda colombiana en general: me parecen unos dinosaurios atados a las teorías socialistas de principios del siglo XX, ya extinguidas, exagerados en sus críticas y opiniones, con delirios de persecución y, en algunas oportunidades, poco razonables en sus señalamientos; me parece, incluso, que una mayoría suya, en el gobierno, sería aún más catastrófico, que todo lo ocurrido en nuestra historia. Y, sin embargo, me parecen indispensables para la pobre democracia, actual, de nuestro país.

Jorge Robledo ha dado muestras de independencia frente a la corrupción del Congreso y de gran parte del ejecutivo; una corrupción que ha llegado a “sus justas proporciones” como lo pedía descaradamente el expresidente Turbay y sobre la cual se han sentado los “acuerdos fundamentales” para que nuestra clase política se enriquezca de manera fácil, lícita o ilícitamente, excluyendo impunemente al resto de la sociedad colombiana. A Robledo se le deben, entre otras cosas, la denuncia sobre la adquisición irregular de tierras en la Altillanura por grandes multinacionales colombianas y extranjeras, la defensa del sector agrario ante los tratados de libre comercio y su lucha contra la parapolítica.

En el Congreso son necesarias fuerzas que, aunque no logren derrotar la corrupción, por lo menos la denuncien y permitan que la ciudadanía la conozca y quizás, algún día, la limite con una sanción social.

ANTES DEL FIN

Rodrigo Saldarriaga ha hecho una labor pulcra y encomiable en pro de las artes escénicas de Medellín y Antioquia. Ese solo hecho, es una razón para votar por él; una persona habitada por el arte es prenda de garantía en estos tiempos de corrupción.