TRAS LA AURORA BOREAL – SEGUNDO INTENTO

TRAS LA AURORA BOREAL– SEGUNDO INTENTO

Eligio Palacio Roldán

Si algo ha marcado mi existencia es la persistencia, esa capacidad de mantenerme constante y firme frente a un objetivo que hasta muchos dirían imposible de lograr. Esa persistencia, ausente en la vida de casi todos los jóvenes de hoy, me ha permitido tener muchos logros en la vida y también varias frustraciones porque, a veces, esa persistencia, se convierte en terquedad y no ha dejado que suelte cosas que no valen la pena y no me han hecho feliz.

Parte de esa persistencia o de esa terquedad, lo sabré muy pronto, es el deseo de presenciar una Aurora Boreal, ese fenómeno de luz en medio de la oscuridad del invierno del polo norte que ha generado más de una lágrima de emoción a quienes han tenido la fortuna de presenciarla.

La aventura comenzó con algo de indecisión dadas las prevenciones sobre la expansión del COVID-19. Esta vez el destino fue Alaska, el estado más al norte de Estados Unidos de América. Un viaje intenso, pero sin mayores tropiezos hasta el momento y con unas expectativas menores a las de mi viaje a Finlandia porque ya sé que presenciar la Aurora Boreal, además de mucho esfuerzo, requiere algo de suerte y si no se logra el objetivo la idea es disfrutar al máximo la nieve, uno de los fenómenos naturales que más conmueven mi ser interior.

Ver caer la nieve sobre los árboles marchitos por la época de invierno y alumbrados en las horas de la noche, te llevan a vivir de cerca las imágenes construidas sobre la Navidad, así como en Finlandia, está época se prolonga en el tiempo. Sin embargo, que Anchorage (Latitud: 61.1775), la ciudad más importante de Alaska, esté un poco más al sur que Rovaniemi (Latitud: 66.4979), Finlandia, hace que la caída de la nieve y la respectiva helada sea menos intensa, pero no menos hermosa.

Esta mañana he estado por las afueras del hotel donde me hospedo, como siempre, que he podido disfrutar la nieve, me impacta la belleza gris de los alrededores y el cálido frío del aire helado sobre mi rostro. Es la tercera vez que disfruto la nieve y la emoción sigue intacta como aquella primera vez en Ushuaia.

La aventura sigue y mañana seguiré hacia Fairbanks (Latitud · 64.8377778) en esta expedición Tras la Aurora Boreal.

CUBA, HIDROITUANGO, CAÑO CRISTALES Y LAS ELECCIONES REGIONALES

CUBA, HIDROITUANGO, CAÑO CRISTALES Y LAS ELECCIONES REGIONALES

Eligio Palacio Roldán

En el año 2012 comencé la aventura de www.eligiopalacio.com, un blog en el que pretendía publicar todas las semanas y he cumplido esa promesa, con muy pocas excepciones. Una de ellas, la más prolongada, la de las últimas semanas como consecuencia de la intensidad de lo vivido y la falta de internet en las vacaciones que acabo de terminar. Una paradoja porque nunca antes había tenido tanto material para publicar y tantas cosas por decir.

Los videos y los análisis se irán publicando poco a poco. Por ahora estas reflexiones:

La Habana es realmente un patrimonio de la humanidad, pero no solo la Habana Vieja, declarada así por la Unesco en 1982, también lo es el sector del centro que se desmorona a la vista de todos en medio del descuido, la pobreza y el desabastecimiento. En La Habana reina el hambre, el vicio del cigarrillo y el ron y la prostitución. También el miedo a ser escuchados, a ser denunciados, a hablar. El sentirse vigilados y presos de un sistema que les brinda educación y salud gratuita: educación sin posibilidades de desarrollo profesional y salud de remedios caseros porque medicinas no hay. La Habana es la prueba del fracaso socialista que soñamos algunos en la década del setenta y que las nuevas generaciones quieren revivir hoy, con una ingenuidad mayor que la de aquellos días. Me decían en voz baja, algunos cubanos, que si en la capital la situación es difícil, es mucho peor en las zonas rurales

Hidroituango será un ícono para las próximas generaciones de antioqueños y colombianos, así como alguna vez lo fue el Túnel de La Quiebra, el Ferrocarril de Antioquia y todas nuestras líneas férreas abandonadas,  con indolencia, por nuestra clase dirigente. La prueba de que los retos se pueden asumir desde la responsabilidad a pesar de las dificultades, siempre buscando el bienestar de las comunidades.

Caño Cristales en particular y el municipio de La Macarena son parajes hermosos que mueven las fibras del alma. En mi caso, sentí otra vez la emoción, hasta derramar lágrimas,  de un día en Ushuaia al observar y palpar la nieve. En el caso de La Macarena hay un significado adicional: Fueron lugares negados a los colombianos por una guerrilla que ha buscado un sistema político similar al de Cuba. Ahora, aquí, una nueva generación de jóvenes  entusiastas transformó la zona en uno de los lugares preferidos por colombianos y extranjeros (Cerca de 15.000 visitantes por año); jóvenes que requieren el apoyo del gobierno  y de todos los colombianos para construir y mantener el paraíso que nos ofrecen. Jóvenes llenos de sueños y de no muchas posibilidades de salir adelante.

De regreso a la realidad me encuentro en una Colombia que en pocos días elegirá sus dirigentes locales. Dirigentes que tienen la obligación de darle la oportunidad a las nuevas generaciones, como a los jóvenes de La Macarena, para salir adelante y que no terminen en los vicios de la sociedad cubana. Para ello, los nuevos gobernantes tienen que tener el talante de quienes, en Empresas Públicas de Medellín, afrontaron el reto de Hidroituango  y, desde luego, derrotar el fantasma de Castro Chavismo que, aunque no soy uribista, siento nos acecha. En Medellín y otras ciudades de Colombia, como en La Habana, en las esquinas, se ofrece vicio y prostitución y muchas gentes, también, pasan hambre.

El próximo domingo, 27 de octubre, se debe votar por los mejores candidatos que encontremos: emprendedores, retadores, cercanos. En especial honestos. De continuar gobernando en medio de la corrupción, se terminará de perder la confianza en el sistema democrático colombiano y el país podría ser otra Cuba. Pero no solo se necesitan excelentes gobernantes, para  construir una Colombia para los muchachos emprendedores de La Macarena y de todo el país, hay que pagar impuestos y entre todos construir el país que nos merecemos. El dinero para hacer obras, generar oportunidades, brindar salud y educación no se genera por arte de magia.

ANTES DEL FIN

Después de mi viaje a Cuba, estoy seguro, jamás votaré por alguien que encarne los ideales del castrochavismo. Y no soy uribista. Creo que Alvaro Uribe y la derecha colombiana, también está en deuda con los colombianos.

En Cuba como en Colombia la corrupción carcome el gobierno y la sociedad. ¿Qué hacemos?

Puede ver:

SOÑAR Y NADA MAS USHUAIA https://eligiopalacio.com/2014/05/15/sonar-y-nada-mas-ushuaia-2/

USHUAIA,  TIERRA DE LAS HADAS  https://eligiopalacio.com/2014/05/16/ushuaia-tierra-de-las-hadas/