Archivos por Etiqueta: Trump

QUIÉN TIENE LA INFORMACIÓN…

QUIÉN TIENE LA INFORMACIÓN…

Eligio Palacio Roldán

Quisiera creer que la decisión de El Espectador, marzo de 2018, de restringir el acceso a la información y la frase del día, del 7 de abril, de las Tiendas D1 sean solo una coincidencia  y no una decisión del Grupo Santodomingo…

En 1975, siendo un niño, llegó la primera Biblioteca pública a mi pueblo (Entrerríos – Antioquia). Además del olor, que se me antojaba perfumado, de los libros nuevos y sus colores de infancia, había un gran atractivo: El periódico El Colombiano. Era la oportunidad de acceder a una información mucho más elaborada que la de la radio, único medio de comunicación democrático en ese entonces. Bueno, también hoy. La televisión era un privilegio de las gentes de mayores ingresos.

Vinieron después a mi vida más periódicos, más revistas y más bibliotecas. Pasados los años un mejor poder adquisitivo para adquirirlos y el internet que creí era la democratización de la información.

En Colombia, por diversas circunstancias, el acceso a la información ha sido un privilegio de las élites políticas  o económicas. De ahí que la propiedad de los medios de comunicación haya estado, siempre, concentrado en muy pocas manos.

La frase “Quien tiene el saber, tiene el poder” atribuida al filósofo escocés David Hume a migrado a “Quien tiene la información tiene el poder” o como apareció en el tablero de las Tiendas D1, el pasado siete de abril, Memorando 285, “Si puedes controlar la información, puedes controlar a la gente”.

La frase de las tiendas D1 se puede ver en una fotografía publicada en la página de facebook de la alcaldía del municipio de  Girardota-Antioquia:

https://www.facebook.com/comunicaciones.alcaldiadegirardota/photos/

29983629_1690105707749604_5642122008757652675_o[1]

(https://www.facebook.com/comunicaciones.alcaldiadegirardota/photos/a.416892381737616.95531.396872907072897/1690105707749604/?type=3&theater)

Los recuerdos vienen al caso por el reciente escándalo de Data Analytics que utilizó la información de los usuarios de Facebook para ayudar a la campaña de Trump, por la frase del día en las Tiendas D1 que parece compartir el pensamiento de la firma cuestionada y, en especial, por la decisión de medios de comunicación como El Espectador y la Revista Dinero, entre otros, de restringir el acceso a sus contenidos a la población en general y permitir el paso solo a quienes tienen el poder adquisitivo para pagar una suscripción. Es decir, volvemos a los tiempos anteriores al internet cuando obtener la información era una lucha diaria para quienes no tenían el dinero para comprar los periódicos. Algo así como retroceder a los años anteriores a 1975, cuando llegó la primera biblioteca pública a mi pueblo.

Ver INVESTIGACION DE MERCADOS, FACEBOOK Y  POLÍTICA https://eligiopalacio.com/2018/04/04/investigacion-de-mercados-facebook-y-politica/

El diario El Espectador, el mejor periódico de Colombia, dice haber restringido el acceso a sus páginas, en internet, buscando fuentes de financiación. La medida es entendible dada la dificultad de los medios de comunicación para sobrevivir en estos tiempos, cuando la publicidad ha migrado a otras tecnologías. Yo lo apoyé y me suscribí. No obstante, lamento profundamente que la información vuelva a ser un privilegio de las clases con mayor poder adquisitivo.

(Ver ¿Por qué comprar una suscripción digital a El Espectador? http://tinyurl.com/y9j2nyyx)

Quisiera creer que la decisión de El Espectador, marzo de 2018, de restringir el acceso a la información y la frase del día, del 7 de abril, de las Tiendas D1 sean solo una coincidencia  y no una decisión del Grupo Santodomingo (Valorem), propietario de ambas empresas, de controlar la información y por ende a la población colombiana. Sería grave que fuera un propósito empresarial.

ANTES DEL FIN

Muy bien el cubrimiento de la mayoría de los medios de comunicación de la presente campaña electoral. Se nota el esfuerzo por ser objetivos en la información y los análisis.

Es muy difícil encontrar un candidato que no tenga relaciones electorales con personajes cuestionados éticamente. Obvio, son fruto de nuestra cultura, cultura permeada por la corrupción y el narcotráfico.

Ver LAS MALAS COMPAÑÍAS https://eligiopalacio.com/2018/01/24/las-malas-companias/
Anuncios

INVESTIGACION DE MERCADOS, FACEBOOK Y POLÍTICA

INVESTIGACION DE MERCADOS, FACEBOOK Y  POLÍTICA

Eligio Palacio Roldán

Corría un frío invierno, en el segundo semestre de 1988, y a las seis de la mañana los estudiantes corríamos tratando que el profesor, Diego Germán Arango, no nos cerrara la puerta, en la emblemática Escuela de Minas, de la Universidad Nacional de Medellín. Era muy estricto. Buscábamos descifrar los misterios del mercadeo, cómo aprender a descubrir las necesidades y los deseos del consumidor, cómo hacer que los productos generaran el interés de los consumidores y los comprasen. Hablaba de libros extraordinarios  que solo pude comprar muchos años después.

En 1989 tuve la oportunidad de escudriñar en los deseos del ser humano, en complejas y extenuantes encuestas de investigación de mercados. También participé el análisis de los resultados.

Hoy he desempolvado el libro “Comportamiento del Consumidor Schiffman-Kanuk – 8ª Edición, 2005”, en el que se lee:

“El campo del comportamiento del consumidor tiene su origen en una estrategia de marketing que evolucionó a finales de la década de 1950, cuando varios mercadólogos comenzaron a darse cuenta de que podrían vender más bienes, y con mayor facilidad, si sólo producían los artículos que ya hubieran determinado previamente que los consumidores comprarían… Las necesidades y los deseos de los clientes se convirtieron entonces en el principal centro focal de la empresa. Esta filosofía de marketing orientada al consumidor llegaría a conocerse como el concepto de marketing.

La suposición fundamental que subyace en el concepto de marketing es que, para alcanzar el éxito, una compañía debe determinar cuáles son las necesidades y los deseos de los mercados meta específicos, y cumplir las satisfacciones deseadas mejor que sus competidores…”

Vienen a cuento los recuerdos por el escándalo desatado  por ‘data analytics’. Según Guillermo Santos Calderón, en El Tiempo, “… la información personal de usuarios de la red social se utilizó para ayudar a la campaña de Trump, analizando los datos profundamente mediante algoritmos, que son formas de procesarlos de manera exacta, diseñados para poder detectar los gustos, las experiencias, los ‘neurotismos’, las amabilidades y tendencias de los dueños de los datos al relacionarse con otras personas”.

Y se arma un dilema por fuera de tiempo o de falsa ética, porque lo que utilizó la campaña Trump no es otra cosa que una herramienta de investigación de mercados, mucho más moderna que la que se utilizaban hace 30 años, o desde hace casi un siglo: encuestas, focus group, observación del comportamiento del consumidor, etc. Se aduce el problema de la privacidad, pero cuándo se han cuestionado otras formas, quizás más grotescas, como los métodos de fidelización –CRM-, que también sin nuestra autorización analizan  temores, deseos o sueños a través de los productos que consumimos, para generar nuevas posibilidades de compra?

El Facebook es otra herramienta de investigación de mercados, quizás más poderosa que las conocidas hasta su aparición, pero una más y un candidato a una elección popular es un producto para vender, muy importante, pero uno más. Y para que el producto llegue al consumidor, para que sea el elegido, es fundamental conocer las motivaciones de los consumidores, y para lograrlo el facebook es eficaz. Claro, mucho más que las encuestas en las que trabajé 30 años atrás.

Y a eso se juega en la política: a tratar de satisfacer las necesidades del consumidor. En Colombia, como consecuencia de la violencia de las guerrillas y del nefasto gobierno venezolano, hay una necesidad de protección por parte del presidente de turno y a eso se juega. También a una creciente necesidad de protesta contra el sistema actual, que va haciendo eco.

ANTES DEL FIN

Alguna vez, a finales del siglo XX, se juntaron las ganas de hacer investigación de mercados y política en mi vida, en el pequeño pueblo de Entrerríos. Ante la escasez de recursos, tuve que acudir a la herramienta de investigación de mercados más antigua: “Parar la oreja” y tratar de escuchar los comentarios en cafés y heladerías, tiendas de abarrotes, en el atrio de la iglesia y en las puertas de las casas. Bueno, no fue solo en esa época, aún acudo a ella.

Las elecciones presidenciales en Colombia tienen una buena dinámica. Se siente el entusiasmo por los diferentes candidatos.

Diego Germán Arango, es aún un excelente profesor de Mercadeo, en la Escuela de Minas.

DEL CHISME A LA POSVERDAD

DEL CHISME A LA POSVERDAD

Eligio Palacio Roldán

Las dos primeras décadas de mi existencia las pasé en un pueblo, al que sigo atado de corazón. Vivir en un pueblo pequeño es una experiencia extraordinaria pues toda la comunidad se convierte en familia, no obstante se generan dificultades. Una de las más clásicas es la propagación de chismes: unos ciertos y otros fruto de la imaginación. Por ello hay un dicho popular que resulta siendo axioma “Pueblo chico, infierno grande”, dicho que ha servido de nombre y argumento a cuentos, películas y telenovelas.

El chisme es definido por la Real Academia de la Lengua Española como “Noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna”.

El sociólogo canadiense Marshall Mcluhan, acuñó en el año 1968 la expresión “Aldea Global” para describir lo que sería el mundo  en la era de la interconexión que generarían los medios electrónicos de comunicación. Es decir, el mundo se convertiría en una aldea, En un pueblo como el de los primeros años de mi existencia.

Y si, el mundo es ahora un pequeño gran pueblo, donde todo se sabe, donde todo se difunde y donde se generan más y más grandes chismes.

Wikipedia define de manera precisa la posverdad como la idea en “el que algo aparente ser verdad es más importante que la propia verdad”; es decir un chisme. ¿Quién, en un  pueblo, se toma el trabajo de determinar si un comentario es verdad o no?, ¿A quién le interesa desvirtuarlo además del afectado y sus seres cercanos? El comentario se convierte en verdad en sí mismo.

El chisme siempre fue un arma política: recuerdo que en mi pueblo (Entrerríos), a finales del siglo pasado, ante la inminente victoria de un exparlamentario, Representante a la Cámara,  se generó el rumor, chisme o posverdad que le hacían falta algunos meses de trabajo para completar la edad de jubilación y que, al jubilarse siendo alcalde,  la pensión sería pagada por los habitantes del municipio. No hubo razón o explicación, por lógica que fuera, para convencer a las gentes que ese rumor era falso.

Obvio que el chisme o la posverdad siempre fueron armas de guerra política, pero quien le dio mayor fuerza, en Colombia,  fue el estratega político venezolano J.J. Rendón contratado por Santos y Uribe para fortalecer una candidatura deslucida del primero y que dio sus frutos: ocho años de gobierno.

El éxito de estrategias de chisme malintencionado o posverdad, para ganar elecciones de políticos como Santos, Uribe  o Trump, se puede volver en su contra como un bumerán. No en vano, Santos es quizás el presidente con menor credibilidad en la historia de Colombia; o ¿quién le cree al presidente? Y Uribe, el hombre más carismático en llegar a la presidencia está cada vez más solo; lento pero seguro se va a ir convirtiendo en lo mismo que Santos: en los chismosos del pueblo, aquellos seres  que generan prevención y a quienes se les saca el cuerpo, en cada esquina, para no caer en sus redes o para que los demás no vayan a creer que uno es un chismoso como ellos.

Y claro, la estrategia para derrotar a los generadores de chismes, de la posverdad, es ignorarlos, no prestarles atención, no creerles. “Vamos en la dirección correcta” con estos dos personajes.

ANTES DEL FIN:

¿Le quedó grande la implementación de los Acuerdos de Paz al presidente Santos?, ¿La paz era otra estrategia de posverdad?, ¿Santos también engañó a las Farc como a Uribe?

Nostálgico, tierno, hermoso el jingle de Caracol para Navidad. Estremecedor el de Todelar en momentos cercanos al final del “Circuito del Pueblo Colombiano”. Escúchelos en NAVIDAD https://eligiopalacio.com/navidad-2/

LAS RAZONES DE TRUMP

LAS RAZONES DE TRUMP

Eligio palacio Roldán

Trump resulta siendo una exageración del mandatario que anhela y quiere gran parte de la humanidad.

ANDEN.jpg

Medellín – Colombia – Plántulas sobre terreno ocupado por Habitantes de la calle

DSC04536.JPG

Los Angeles – California – Habitantes de la calle

Al regreso de vacaciones, a mediados de enero, ya no estaban los habitantes de la calle, recicladores, que afeaban el sector y generaban suciedad en el andén, diagonal al edificio donde resido, en la ciudad de Medellín. Unas pequeñas plántulas generaban un ambiente más cordial a la vista. El año pasado sentía cierto temor al cruzar, por allí, camino al gimnasio.

  • Recogieron firmas para que se fueran, me dijeron en la portería del edificio.
  • Los amenazaron, afirmó un vecino.

En esos días arreciaban, como hoy, y como arreciarán en los próximos años, las críticas contra el presidente Trump, de los Estados Unidos: de xenófobo lo calificaban los más prudentes y muchos otros, fanáticos, elevaban oraciones “al altísimo” para que nos protegiera de este nuevo Hitler.

¿Pero cuál es la diferencia entre el trato que pretende dar Trump a los inmigrantes y el trato que le dan mis vecinos a los recicladores del andén de enfrente?; ¿Peñalosa a los habitantes del Bronx en Bogotá, o el Alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, a los habitantes de la calle, en la Plaza de Zea?, ¿Cuál es la diferencia entre las iniciativas de Trump (El muro) y las de miles de colombianos que construyen unidades cerradas para protegerse de los demás?, ¿Cuál la diferencia con los seres humanos que esquivan la calle y se refugian en los Centros Comerciales para encontrar solo personas de su misma clase social?

Ninguna. Digo, yo.

Hace algo más de un año visité Los Angeles California (Ver LOS ANGELES – CALIFORNIA DEL CIELO AL INFIERNO https://eligiopalacio.com/2015/12/17/los-angeles-california-del-cielo-al-infierno/) y concluí que Trump tenía razón. Eso hicieron también sus electores y por ello no se puede hablar de postverdad, como nueva realidad política, sino de los líderes que saben identificarse con el sentir de las comunidades.

Pero si son entendibles y obviamente seguidas las razones sociales de Trump, lo son más las económicas.

Con la globalización de la economía se priorizó el capital sobre gobiernos y sociedades. En la búsqueda de mayores ganancias para las multinacionales se llegó a la pauperización de los salarios y la sobreexplotación de las fuentes de materias primas para reducir costos. Producir más barato, que el resto fue la consigna, y, obvio, la calidad del trabajo y su remuneración se vinieron abajo. ¿Y dónde? Precisamente en los lugares de mayores estándares de calidad del trabajo y mejor remuneración: en los países desarrollados. Estados Unidos, entre otros.

Y creció al desigualdad, y miles de empresas sucumbieron ante el poder de las multinacionales y todo el mundo buscó protección y Trump lo intuyó, eso prometió y eso ha hecho en sus primeros días de gobierno.

¿Cuántos y cuáles gremios no han pedido protección al gobierno ante la arremetida de la competencia internacional?, ¿Cuál colombiano no ha pedido protección para su fuente de empleo?, ¿Cuántas protestas hemos hecho por los bajos precios de nuestros productos?

Trump resulta siendo una exageración del mandatario que anhela y quiere gran parte de la humanidad.

Todo. Todo lo que pedimos los seres humanos en lo social, todo lo que pedimos en lo económico, es lo que ofrece Trump a los americanos. Y nosotros nos sorprendemos, nosotros nos aterramos. Nosotros somos un ejemplo perfecto de la doble moral del ser humano.

Sí. Trump es una versión aumentada de Alvaro Uribe: El Gran Padre. (Ver COLOMBIA HUERFANA https://eligiopalacio.com/2013/02/28/colombia-huerfana/)

ANTES DEL FIN

Juan Manuel Santos y Alvaro Uribe Vélez solo reconocen la corrupción en el gobierno del contrario. Sería más importante, que cualquier proceso de paz, que reconocieran sus errores y ayudaran a descubrir todos los vericuetos de la corrupción.

El entusiasmo de los colombianos por la serie sobre Chávez es comparable con el que sienten por las alocuciones televisadas de Santos.

Luis Alberto Mogollón es el nuevo director de noticias Caracol en Antioquia. Felicitaciones para el Maestro. El trabajo logra tarde o temprano el reconocimiento.

LA POSTVERDAD, EL LEGADO DEL 2016

LA POSTVERDAD, EL LEGADO DEL 2016

Eligio Palacio Roldán

El año 2016 pasará a la historia de la humanidad, en general, y de Colombia, en particular, por la postverdad, un término que definen los analistas como un escenario donde la verdad y los hechos son reemplazados por emociones y miedos gracias, entre otras, a las redes sociales que los afianzan. Ponen como ejemplo el brexit en Inglaterra, el triunfo de Trump en Estados Unidos y el del No en el plebiscito en Colombia.

Pero la postverdad no es un descubrimiento reciente en la política. Es solo el nombre que se le ha dado a un hecho trivial en el arte de hacerse elegir: Mentir. Aquí algunos ejemplos recientes:

  • Al presidente Santos le otorgan el Premio Nobel por conseguir la paz en Colombia cuando lo que hace es firmar la paz con unos viejitos, a cambio de grandes beneficios para ellos, y mientras tanto ELN, Bacrim y bandas criminales dominan el territorio nacional. (Ver LA PAZ DE LOS VIEJITOS https://eligiopalacio.com/2015/09/29/la-paz-de-los-viejitos/)
  • En debate Santos Mockus, en campaña por la presidencia, el 25 de mayo de 2010, el primero promete no subir la tarifa de los impuestos mientras el segundo no es capaz de mentir. Hoy son tres reformas tributarias aumentándolas y el IVA llega el 19 por ciento. (Ver https://www.youtube.com/watch?v=jX2J89UFRlE).
  • En campaña presidencial Santos promete continuar con el legado de Uribe y antes de posesionarse ya se estaba aliando con los enemigos del expresidente para desprestigiarlo y tratar de borrarlo del escenario político.
  • Santos dice ser el enemigo público del régimen chavista, de Venezuela, tratando de conseguir la aprobación de sus electores, para luego ser su principal aliado.
  • Los falsos positivos, con Santos de Ministro de Defensa y Uribe de presidente, se usaron como mentira ruin para llegar al poder uno y para perpetuarse en el poder el otro, como supuestos ganadores de la guerra. A pesar de ser descubiertos lograron que nadie les cobre por sus responsabilidades.
  • La “Confianza Inversionista” pregonada por Uribe y Santos y los “buenos resultados” de la economía en sus gobiernos fueron solo la consecuencia de un evento internacional, en el que sus iniciativas no tuvieron mayor relevancia: La valorización de los commodities por el desarrollo de la economía China. Ese escenario propició la venezolanización de la economía colombiana. (https://eligiopalacio.com/2015/05/27/la-venezolizacion-de-colombia/)

Ejemplos como estos hay muchísimos en la historia de Colombia y de la humanidad; entre otras cosas por la dificultad del ser humano para encontrar la verdad. (Ver LA MAQUINA DE LA VERDAD https://eligiopalacio.com/2015/04/15/la-maquina-de-la-verdad/). De lo que si hay certeza es que las redes sociales han favorecido la difusión de los mensajes, para bien o para mal, y obvio la política se aprovecha de su velocidad para transmitir el mensaje. Ya, como lo he dicho en otras oportunidades, no son necesarios los gamonales imponiendo gobernantes, con la compra venta de votos o con el chantaje, sino que será el verdadero pueblo el que elija, de acuerdo a sus percepciones. Un peligro para Colombia, desde luego, con una clase política desprestigiada con toda razón. Mucho más temprano que tarde nuestro país va a caer en las manos de un dictador,  de cualquier tendencia política, ante el desespero de los ciudadanos por encontrar un gobernante  que de verdad represente sus intereses.

ANTES DEL FIN

Después de las declaraciones de Juan Carlos Vélez sobre las estrategias del Uribismo para ganar el plebiscito, varios sectores de opinión e incluso el Consejo de Estado afirman que el triunfo del No se debió a un “engaño generalizado” y lo citan como ejemplo de la postverdad. He aquí algunas razones del porqué de los resultados: https://eligiopalacio.com/2016/10/02/los-resultados-del-plebiscito/.

Culmina otro año para www.eligiopalacio.com. Muchas gracias por su acogida y cariño. Fueron cerca de 115.000 visitas de las 317.000 acumuladas. Espero el próximo año continuemos en contacto. FELIZ AÑO 2017, grandes cosas espero para todos los visitantes de mi blog.

POR QUIEN VOTAN LOS CIUDADANOS

POR QUIEN VOTAN LOS CIUDADANOS

Eligio Palacio Roldán

Para bien o para mal terminaron los tiempos en que los gobernantes eran escogidos a dedo.

DON CARLOS 047

Se rasgan las vestiduras, por estos días, intelectuales, generadores de opinión, pensadores y algunos políticos porque el grueso de la población no ha votado “de manera correcta” en el Brexit en Inglaterra, el Plebiscito en Colombia y en Estados Unidos al elegir a Trump, como presidente. No sé qué sucederá en Inglaterra y en Estados Unidos pero en Colombia se demostró que los que votaron por el no estaban en lo correcto y que si era posible “un mejor acuerdo” y creo que serían posibles muchos más y mejores acuerdos si no fuera por el afán del presidente, Juan Manuel Santos, de recibir su Nobel con algún acuerdo real, entre las manos, para mostrar. (Ver EL NOBEL, OTRO IDOLO HECHO TRIZAS https://eligiopalacio.com/2016/10/12/el-nobel-otro-idolo-hecho-trizas/)

Dice Luis Carlos Vélez, en su columna de El Espectador que sería un error “… quedarse en el fenómeno del  llamado voto vergonzante, que plantea que algunos de los que votan y contestan encuestas mienten sobre sus preferencias para evitar entrar en cuestionamientos o discusiones”. (http://www.elespectador.com/opinion/estamos-desconectados).

Yo no creo en el “voto vergonzante”. Creo en el engaño malicioso, pícaro y utilitarista en la política, en las elecciones. Veo, desde hace mucho tiempo y con cierta satisfacción, cómo el pueblo dejó de ser burlado por los políticos de turno y cómo comenzó a engañarlos: a todos los recibe, a todos dice creerles, a todos dice seguir, por todos dice votar y vota por quien le da la gana. Esa realidad la palpé en la pequeña población donde nací y voto… “ahora, en las campañas, los políticos costean las fiestas, pagan los almuerzos, los caballos, el aguardiente. Ahora a mis paisanos hay que pagarles su voto: puestos, carreteras, bultos de cemento, arena o plata. Y el día de elecciones es uno de los más productivos: reciben almuerzos, dinero, y regalos; en todos los directorios políticos.” (Ver CREI EN LOS PARTIDOS POLITICOS… UN DIA https://eligiopalacio.com/2013/08/28/1924/)

Para bien o para mal terminaron los tiempos en que los gobernantes eran escogidos a dedo, en que conquistar dos o tres gamonales era suficiente para tener un electorado cautivo, en que eran claros los modos de manipular la conciencia ciudadana.

Con el advenimiento de las redes sociales perdió, también, su influencia el periodismo. Dejó de ser el cuarto poder, el poder que daba poseer la información porque ésta ya está a disposición de todo el mundo a un solo clic y eso, precisamente eso, genera una sociedad compuesta por individuos autónomos, libres, sin temores. Y, claro, nada más peligroso, para el statu quo, que alguien sin miedo.

¿Y por quién vota la gente? Por el contrario al que despierte animadversión por su lejanía a las necesidades del pueblo o por su arrogancia. Por el más débil. Así sucedió en Inglaterra, en Estados Unidos y en Colombia.

En Entrerríos – Antioquia, donde vivo, siempre ha ganado, en las elecciones de alcalde, el candidato contrario al que tenga mayor grado de aceptación de la oligarquía criolla; es decir, el que más se haya sintonizado con el pueblo. De ahí que acudiendo al populismo se pueda derrotar fácilmente al contrario. Ese, precisamente ese, es el peligro para la democracia colombiana con la llegada de las Farc a la escena política.

ANTES DEL FIN

Políticos, periodistas y dirigentes tendrán que ser coherentes, auténticos, objetivos  y honestos en sus discursos; de lo contrario serán abandonados a su suerte por las audiencias como ocurre en la actualidad.

Llegó la mejor época del año: la Navidad https://eligiopalacio.com/navidad-2/