RECORDANDO A HUMBERTO LÓPEZ LÓPEZ

RECORDANDO A HUMBERTO LÓPEZ LÓPEZ

Eligio Palacio Roldán

En el día del periodista, un recuerdo grato del maestro Humberto López López.

Se acercaba el final del siglo XX y concluía mis estudios de Periodismo en la Universidad de Antioquia.

No se puede ir de la Universidad sin cursar, como electiva, Relaciones Públicas con el doctor Humberto López. Es fundamental para el ejercicio profesional; decían compañeros y profesores de esos tiempos.

Terminé en la Universidad sin conocer al doctor López.

Ya desde 1996 me desempeñaba como comunicador de la DIAN, en Medellín. Fue así como en el año 2000 el doctor Humberto López me invitó, por teléfono, a un diplomado en Economía. De inmediato dije sí.

Desde entonces, tuve el privilegio de conocerlo y vivir sus enseñanzas, a través de los diplomados que organizaba con, una de sus creaciones más queridas: El Club de la Prensa. También había creado Cecorp, Punto Cadeneta, entre otros. Grupos de profesionales y/o grupos con intereses comunes en los que se trabajaba por el desarrollo profesional, social y económico de los asociados.

El relacionista público, periodista y abogado falleció el 03 de marzo de 2012 y, casi cinco años después, su obra permanece como un gran legado. La continuidad se debe al amor que sembró en cada una de las organizaciones que lideró en Medellín y Antioquia.

Fueron 12 años de enseñanzas, sonrisas y amistad permanentes. Dueño de un gran sentido del humor, asertivo en las críticas, atrevido en los comentarios, Leal y noble con los amigos.

Se preocupó, siempre, por el bienestar de los periodistas, por su calidad técnica, por su responsabilidad frente a las audiencias. Para preguntar y transmitir información hay que conocer el tema del que se habla, pensaba. De ahí la formación de los periodistas a través de diplomados gratuitos, en diferentes áreas del conocimiento, que continúa organizando, anualmente, el Club de la Prensa.

Bajo su liderazgo consiguió el apoyo de entidades públicas y privadas que generaran bienestar a los asociados del Club. Logró la incondicionalidad del Hotel Dann Carlton, desde hace más de 17 años, para que en sus instalaciones los periodistas adquirieran nuevos conocimientos, convirtiéndose en la Casa de la Prensa.

Pero más allá del bienestar y la capacitación de los periodistas, su lucha era por el periodismo como oficio. Motivado por ello, surgió la iniciativa de la Llama Eterna en la Plaza de la Libertad, como homenaje a la libertad de expresión e información  y para rendir homenaje a los periodistas que han partido para siempre. (Ver  LLAMA ETERNA, LIBERTAD INMENSA https://eligiopalacio.com/2016/02/08/5-anos-encendida-llama-eterna-libertad-inmensa/)

Aunque el legado del doctor Humberto López permanece y su espíritu nos acompaña, en cada jornada, siempre, mientras tenga conciencia, voy a extrañar sus historias, sus chistes, sus enseñanzas, sus abrazos, pero en especial el amor que nos prodigó a todos los colegas.

Un fuerte abrazo doctor Humberto lópez López, en el día del periodista.

Gracias, infinitas gracias, Maestro.

LLAMA ETERNA, LIBERTAD INMENSA

5 años encendida
LLAMA ETERNA, LIBERTAD INMENSA
Eligio Palacio Roldán

Una “masa gaseosa en combustión, que se eleva de los cuerpos que arden y despide luz de vario color”, “Eficacia y fuerza de una pasión o deseo vehemente” y la “facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otray de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”, están sincronizados en la Llama Eterna.

 “Largas jornadas, decenas de reuniones y trámites fueron necesarios para conseguir que en un lugar céntrico y muy concurrido de la Medellín moderna se pudiera instalar un símbolo de libertad como lo es la Llama Eterna.

Por iniciativa del Club de la Prensa de Medellín, hace cinco años fue encendida en homenaje a la libertad de expresión e información, derecho fundamental de la mayor significación para la humanidad.

Hoy, brilla de manera permanente en la Plaza de la Libertad, donde miles de personas han podido constatar que la ciudad además no olvida a quienes ayudaron durante décadas a escribir la historia: cerca de 300 periodistas antioqueños fallecidos, cuyos nombres están grabados en placas de mármol, como no sucede en alguna otra ciudad del país.

Cada 9 de febrero, desde que fue inaugurada la Llama, los periodistas y sus invitados celebran en el día clásico, para conservar una tradición nacional y ratificar la defensa del derecho a la libertad de expresión, así como para decir que no han olvidado a los colegas”.

Son hasta ahora cinco años de fuego constante gracias a la iniciativa del Maestro Humberto López López que se cristalizó y se mantiene con el apoyo de Empresas Públicas de Medellín, El Concejo de la Ciudad, la Asamblea Departamental, el Municipio de Medellín y el Departamento de Antioquia.

La Llama Eterna es el punto de encuentro entre el presente, el pasado y el futuro. Es síntesis, de lo que se espera del periodismo y de los periodistas: el fuego interno, la pasión por lo que se hace, por conocer y relatar la realidad con la responsabilidad que lleva implícita la libertad; una libertad que no puede estar limitada por presiones de ninguna índole, que no puede ser manipulada por ningún interés; una libertad que surge desde la ética, desde el deseo de lograr la objetividad.

Este martes, a las diez de la mañana, congregados por El Club de la Prensa, los periodistas tendrán su tradicional encuentro para reflexionar sobre su oficio y sobre la realidad del país y del universo que habitan. También, para hacer un merecido reconocimiento a los mejores del oficio, en el año 2015.

ANTES DEL FIN

Desde niño, el periodismo se asentó en mi espíritu. Por razones que no vienen al caso, la vida me llevó por otros caminos. Hoy me encuentro con mis ídolos de ayer bajo un mismo nombre: Periodista. Muchos de ellos son solo recuerdos; pero a todos nos cobija la misma fuerza, la misma la Llama Eterna, la misma Libertad Inmensa.