LAS NUEVAS GUERRAS POR EL PODER

LAS NUEVAS GUERRAS POR EL PODER

Eligio Palacio Roldán

Guerra y poder van de la mano. La primera es el sendero que conduce al segundo. Por alcanzar el poder la historia de la humanidad está plagada de muerte, la muerte de los más débiles.

El origen de la guerra está descrito en la mítica historia de Caín y Abel, en la que el primero mata al segundo por la envidia que le produce ganar en el afecto de Dios. Un privilegio. ¿Y qué es un privilegio? Una ventaja especial que te hace superior al otro. En síntesis, eso es el poder: un privilegio que no tienen los demás. Ser superior. Parecería que los humanos fueran incluso peor que la mayoría de los animales pues ellos, en muchos casos, no tienen esas luchas, por la dominación, entre miembros de la misma especie. Es más, algunos como las hormigas son ejemplo de solidaridad.

Las guerras han evolucionado enormemente desde el cuerpo a cuerpo de Caín y Abel hasta  las con armas mortales, sustancias químicas, bombas atómicas y las más sofisticadas estrategias de dominación sicológicas. Antes, la exterminación de unos cuantos enemigos generaba el temor en los demás que conducía a su dominación. Hoy, esa dominación es más sutil y aunque tiene los mismos efectos que la anterior genera menos víctimas mortales, aunque mayor alienación. Se podría decir que estamos llegando a la era de la esclavitud mental, generada por mensajes manipuladores en medio del desarrollo inimaginable de las tecnologías de la información.

El ejemplo más claro de guerra sicológica, en la búsqueda del poder, es la que se libra en Estados Unidos, en la era Trump: las Fake News, el desconocimiento de las reglas, el creerse poseedor de la verdad y la manipulación velada de la realidad son ejemplos claros de los peligros que se ciernen sobre la humanidad, en la primera mitad del siglo XXI.  Hoy fue elegido Joe Biden como presidente de ese país pero, como en Colombia, la guerra no termina y seguro le será muy difícil gobernar al nuevo mandatario en la era de la desinformación, así como le ha ocurrido a Duque en Colombia.

En nuestro país, la guerra por el poder se agrava cada día. Se miente por todo lado, se manipula y los movimientos políticos se convierten en sectas más peligrosas que las satánicas, que tanto temor despertaron en el pasado. La tolerancia se perdió y el contrincante es el enemigo. No se quiere ni ver, ni comprender y menos concluir dentro de la sana discusión, dentro de la lógica. Solo hay una realidad, la del líder que manipula a sus seguidores, también por medio de informaciones falsas que no se cuestionan y se asumen como ciertas, en la era de las redes sociales y con unos medios de comunicación cada vez más perdidos en el espectáculo de las noticias.

ANTES DEL FIN

Noviembre era el mes dedicado a la memoria de los seres que ya murieron, el mes de las ánimas. Noviembre ahora solo parece durar tres o cuatro días aplastado por la cada vez más extensa Navidad.

Puede ver historias y reflexiones sobre la muerte en https://eligiopalacio.com/tag/muerte/.

A propósito de la Navidad, como será la que nos espera. ¿En aislamiento? ¿Y el comercio y los tradicionales alumbrados y celebraciones navideñas? Todo un desafío para las autoridades. Todo un desafío para la cultura occidental que celebra está tradición.

LAS RAZONES DE TRUMP

LAS RAZONES DE TRUMP

Eligio palacio Roldán

Trump resulta siendo una exageración del mandatario que anhela y quiere gran parte de la humanidad.

ANDEN.jpg

Medellín – Colombia – Plántulas sobre terreno ocupado por Habitantes de la calle

DSC04536.JPG

Los Angeles – California – Habitantes de la calle

Al regreso de vacaciones, a mediados de enero, ya no estaban los habitantes de la calle, recicladores, que afeaban el sector y generaban suciedad en el andén, diagonal al edificio donde resido, en la ciudad de Medellín. Unas pequeñas plántulas generaban un ambiente más cordial a la vista. El año pasado sentía cierto temor al cruzar, por allí, camino al gimnasio.

  • Recogieron firmas para que se fueran, me dijeron en la portería del edificio.
  • Los amenazaron, afirmó un vecino.

En esos días arreciaban, como hoy, y como arreciarán en los próximos años, las críticas contra el presidente Trump, de los Estados Unidos: de xenófobo lo calificaban los más prudentes y muchos otros, fanáticos, elevaban oraciones “al altísimo” para que nos protegiera de este nuevo Hitler.

¿Pero cuál es la diferencia entre el trato que pretende dar Trump a los inmigrantes y el trato que le dan mis vecinos a los recicladores del andén de enfrente?; ¿Peñalosa a los habitantes del Bronx en Bogotá, o el Alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, a los habitantes de la calle, en la Plaza de Zea?, ¿Cuál es la diferencia entre las iniciativas de Trump (El muro) y las de miles de colombianos que construyen unidades cerradas para protegerse de los demás?, ¿Cuál la diferencia con los seres humanos que esquivan la calle y se refugian en los Centros Comerciales para encontrar solo personas de su misma clase social?

Ninguna. Digo, yo.

Hace algo más de un año visité Los Angeles California (Ver LOS ANGELES – CALIFORNIA DEL CIELO AL INFIERNO https://eligiopalacio.com/2015/12/17/los-angeles-california-del-cielo-al-infierno/) y concluí que Trump tenía razón. Eso hicieron también sus electores y por ello no se puede hablar de postverdad, como nueva realidad política, sino de los líderes que saben identificarse con el sentir de las comunidades.

Pero si son entendibles y obviamente seguidas las razones sociales de Trump, lo son más las económicas.

Con la globalización de la economía se priorizó el capital sobre gobiernos y sociedades. En la búsqueda de mayores ganancias para las multinacionales se llegó a la pauperización de los salarios y la sobreexplotación de las fuentes de materias primas para reducir costos. Producir más barato, que el resto fue la consigna, y, obvio, la calidad del trabajo y su remuneración se vinieron abajo. ¿Y dónde? Precisamente en los lugares de mayores estándares de calidad del trabajo y mejor remuneración: en los países desarrollados. Estados Unidos, entre otros.

Y creció al desigualdad, y miles de empresas sucumbieron ante el poder de las multinacionales y todo el mundo buscó protección y Trump lo intuyó, eso prometió y eso ha hecho en sus primeros días de gobierno.

¿Cuántos y cuáles gremios no han pedido protección al gobierno ante la arremetida de la competencia internacional?, ¿Cuál colombiano no ha pedido protección para su fuente de empleo?, ¿Cuántas protestas hemos hecho por los bajos precios de nuestros productos?

Trump resulta siendo una exageración del mandatario que anhela y quiere gran parte de la humanidad.

Todo. Todo lo que pedimos los seres humanos en lo social, todo lo que pedimos en lo económico, es lo que ofrece Trump a los americanos. Y nosotros nos sorprendemos, nosotros nos aterramos. Nosotros somos un ejemplo perfecto de la doble moral del ser humano.

Sí. Trump es una versión aumentada de Alvaro Uribe: El Gran Padre. (Ver COLOMBIA HUERFANA https://eligiopalacio.com/2013/02/28/colombia-huerfana/)

ANTES DEL FIN

Juan Manuel Santos y Alvaro Uribe Vélez solo reconocen la corrupción en el gobierno del contrario. Sería más importante, que cualquier proceso de paz, que reconocieran sus errores y ayudaran a descubrir todos los vericuetos de la corrupción.

El entusiasmo de los colombianos por la serie sobre Chávez es comparable con el que sienten por las alocuciones televisadas de Santos.

Luis Alberto Mogollón es el nuevo director de noticias Caracol en Antioquia. Felicitaciones para el Maestro. El trabajo logra tarde o temprano el reconocimiento.