SELECCIÓN COLOMBIA – AL FINAL LA VIDA SIGUE IGUAL

SELECCIÓN COLOMBIA
Al final la vida sigue igual…
Eligio Palacio Roldán

Creo que el próximo viernes, en la noche, luego del partido entre las selecciones de fútbol de Colombia y Argentina, todos los colombianos cantaremos la canción, grabada en la década del 70, La Vida Sigue Igual del, legendario cantante, argentino Sandro de América, porque todo seguirá igual para nuestro fútbol: una derrota más, otra ilusión frustrada.

La programación neurolingüística, el psicoanálisis, el análisis transaccional y cuanta teoría sicológica o de crecimiento personal existen, se enfrentan a la dificultad del ser humano de cambiar sus formas de ser y de actuar, formas aprehendidas durante los primeros años de vida como consecuencia de su interrelación con el Otro.

En psicoanálisis “La  repetición es un concepto que Sigmund Freud definió para intentar dar un fundamento al impulso de los seres humanos a repetir actos, pensamientos, sueños, juegos, escenas o situaciones desagradables o incluso dolorosas”.

En Programación Neurolinguística “La repetición de ciertas palabras o mensajes frecuentes, crean un programa. Estos programas ya instalados producen emociones que dirigen nuestras conductas y nuestras reacciones”.

Generalizando, con excepción de García Márquez, Fernando Botero, Shakira y otra decena de compatriotas, podríamos decir que lo más repetitivo entre los colombianos es el fracaso. Dirían los psicoanalistas que “gozamos” fracasando, los de programación neurolingüística, seguramente, identificaran varias palabras que inexorablemente nos conducen al fracaso y los de análisis transaccional que tenemos un guion que seguimos inconscientemente. Y todos, lograremos algunas mejoras, tendremos algunos éxitos y luego regresaremos a lo de siempre, porque las marcas están grabadas en lo más profundo de nuestro ser.

El más claro ejemplo de lo que trato de explicar es la Selección Colombia de Fútbol. Ha tenido momentos brillantes, pero luego siempre regresa a lo de siempre: La mediocridad.

En 1993 hizo historia con el mítico 5-0 frente a su similar de Argentina y permitió hacer creer a todos los colombianos que saldría triunfadora en el Mundial de Estados Unidos, en 1994. El resultado, un doloroso fracaso.

En el año 2014 la Selección volvió a hacer historia, en el Mundial de Brasil, y hoy, un año después, nos sumerge de nuevo en la tristeza y la desilusión. Bueno, avanzamos. Por lo menos no hemos asesinado ningún jugador. Hasta ahora.

Y, como antes, pasamos de tener ídolos a pésimos jugadores y de un excelente director técnico (Maturana, Pékerman) a un tipo “rosquero” y “enamorado” de dos o tres jugadores.

La realidad está en que seguimos repitiendo los mismos comportamientos: sobrados ante  los débiles, que siempre nos terminan eliminando, y medio decorosos ante los grandes. A, veces, muy pocas veces, brillantes.

Lo que deja, entre los colombianos, la Selección de Fútbol, en su participación en La Copa América, hasta ahora, es una amalgama de sentimientos que van desde algún momento feliz hasta impotencia, rabia y desilusión. En mi caso,  por ejemplo, llegué a desear fervorosamente que Venezuela empatara con Brasil y nos eliminara. La verdad, creo se merecía más la clasificación, a cuartos de final, la selección de fútbol del vecino país que la nuestra.

Quizás, este viernes, la Selección Colombia de Fútbol, nos sorprenda y vuelva a brillar. No lo creo. Es muy difícil dejar de repetir la historia y nuestra historia o nuestra programación o nuestro guion es el fracaso en el fútbol. Claro, también en muchas otras cosas.

Una vez eliminada la Selección Colombia volveremos a cantar, también, “Otro año otro año que pasa y yo esperando yo esperando…”. ¿Quién dijo que esta canción era exclusiva del Deportivo Independiente Medellín?

ANTES DEL FIN

Si de repeticiones y fracasos vamos a hablar, ¿Qué tal los diálogos con la guerrilla? ¿Qué tal la capacidad de convicción de nuestros gobernantes con sus contrincantes en las mesas de diálogo? ¿Qué  tal el cinismo de las Farc? Ante todo esto, los colombianos  tenemos una mezcla de sentimientos peor que la observada frente al desempeño de la Selección Colombia.  No hay nada que hacer.

Los diálogos de paz del gobierno Pastrana, por lo menos, nos dejaron un ejército bien organizado, armado y fortalecido. ¿Que nos dejará el proceso de paz de santos?

TEDIO – COLOMBIA 2014

TEDIO – COLOMBIA 2014
Eligio Palacio Roldán

Atrás quedaron los días del año viejo, “…me dejo una chiva,  una burra negra, una yegua blanca…”, llegó el 2015, y la hora de redireccionar las cosas a partir de lo sucedido en el 2014; pero,  ¿qué le dejó nuestra Colombia a los colombianos? Veamos:

  1. Un presidente reelegido por la apatía de los colombianos y la “aceitada” de la maquinaria política.
  2. Unas negociaciones de paz con una guerrilla envejecida, cuyos dirigentes sueñan con morir tranquilos en Colombia, tapando los horrores de la guerra.
  3. Una guerra que se trasladó de las verdes selvas a las selvas de cemento y que nos tiene aterrorizados a todos.
  4. Unos ingenuos que creen que con poner a vivir como “Reyes” a unos viejitos guerrilleros, habrá paz en Colombia, mientras la guerra los acorrala.
  5. Una producción de droga que conquistó los mercados locales de nuestro país; ahora la droga se vende como arroz… bueno, mucho más que arroz.
  6. Unos alcaldes, de las grandes ciudades, impotentes ante la violencia de la guerra, entre bandas, esperando que el tiempo pase.
  7. Un vivo, presidente, que se niega a morir sin pasar a la historia, con un Nobel de Paz.
  8. Unos tontos expresidentes que desperdician su liderazgo, creyendo que su voz será escuchada por sus antiguos “vasallos” a sabiendas que, estos, se venden al mejor postor.
  9. Un inescrupuloso expresidente que hoy, como ayer, hace un pacto con el diablo para estar en el poder; antes el narcotráfico, ahora el chavismo.
  10. Unos “vasallos” que no tienen vergüenza y deambulan de ideología en ideología buscando “mermelada” para calmar su insaciable ambición.
  11. Unos estúpidos ciudadanos, que creen que sus dirigentes tienen alguna ideología
  12. Un ejército y una policía que parecen dormir el sueño de los justos, mientras los justos se doblegan ante la delincuencia.
  13. Un “excelente” desempeño de la economía que no logra aliviar las angustias de las familias y los jóvenes sin empleo, del hambre nuestro de cada día.
  14. Una informalidad en el trabajo que “crece, crece y crece”.
  15. Unas instituciones prestadoras de salud, que nos hacen pensar que nuestras vidas serán cortas, muy cortas.
  16. Una educación que reproduce ignorantes en serie y… en serio.
  17. Una justicia que perdió la balanza.
  18. Unos medios de comunicación, sin creatividad, que perdieron la guerra, sin dar la batalla, frente al twitter, el FaceBook y los nuevos medios de comunicación.
  19. Una información cargada de maquillaje y falsedad que espanta lectores, oyentes y televidentes.
  20. Unas telenovelas y unos programas de entretenimiento de uso industrial, en nuestra televisión, que perdieron la “sazón de los platos bien hechos”.
  21. Unos televidentes que se escapan huyendo de la realidad y de la ficción nacional.

 En fin, el 2014 deja…, haber…. Tedio, mucho tedio. ¿Y qué es tedio?, consultemos la Real Academia:

“(Del lat. taedĭum).

  1. m.Aburrimiento extremo o estado de ánimo del que soporta algo o a alguien que no le interesa.
  2. m.Fuerte rechazo o desagrado que se siente por algo.
  3. m.desus. Gran pesar.”

Si, aburrimiento extremo, rechazo y gran pesar (así esté en desuso) pesar por esta Colombia y por los colombianos, que llegan al 2015, sin esperanzas de que alguna cosa cambie… bueno, para mejorar…

ANTES DEL FIN.

También el 2014 nos dejó buenas cosas… Haber… si claro… el deporte: nuestra selección colombiana de fútbol, James Rodríguez; las medallas de  Mariana Pajón y Caterine Ibargüen; el triunfo de Nairo Quintana y Rigoberto Urán, en el Giro de Italia; el de Orlando Duque, el clavadista; en fin, tanto que celebrar, tanto que copiar de los deportistas colombianos; si cada uno de nosotros fuera un campeón en lo que hace…, o al menos, un peón, Colombia se transformaría.

Para cada uno de los desencantos del 2014, el diario, El Universal, de Cartagena (http://www.eluniversal.com.co/deportes/2014-un-ano-mundial-para-el-deporte-nacional-179574) , nos trae un encanto:

LOS TÍTULOS MÁS IMPORTANTES DEL AÑO

  1. Yuri Alvear, campeona mundial de judo en los 70 kilogramos
  2. Edwin Ávila, campeón mundial de ciclismo de pista en la carrera por puntos
  3. Mariana Pajón, campeona mundial de bicicrós
  4. Orlando Duque, campeón mundial de clavados
  5. Jossimar Calvo, tres medallas de oro en dos Copas Mundo de Gimnasia artística
  6. Sara López, oro en Copa Mundo de arquería en la modalidad de compuesto
  7. Clara Juliana Guerrero, oro en Copa Mundo AMF de Bolo
  8. Álvaro Galvis, campeón mundial de paracycling en la modalidad de ruta categoría C-2
  9. Camila Valbuena, oro en la Copa Mundo Juvenil de Ciclismo de pista en la prueba por puntos
  10. Alejandro Arias, campeón mundial juvenil de clavados
  11. Luis Mosquera, campeón mundial juvenil de pesas en arranque, envión y total de los 62 kg.
  12. Fernando Gaviria, oro en la Copa Mundo de Ciclismo de Pista en Londres, en el ómnium
  13. Milena Salcedo, oro en la Copa Mundo de Ciclismo de Pista de Londres, en el scratch
  14. Óscar Escandón, campeón mundial interino del peso súpergallo de la Asociación Mundial de Boxeo
  15. Darley Pérez, defendió el título interino del peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo
  16. Nairo Quintana, campeón del Giro de Italia de Ciclismo como el mejor joven
  17. Caterine Ibargüen, bicampeona de la Liga Diamante de Atletismo en el salto triple
  18. Selección Colombia de Fútbol Masculina, quinta en la Copa Mundo de Fútbol Brasil
  19. James Rodríguez, goleador de la Copa Mundo de Fútbol Brasil
  20. Gabby Chaves, campeón de la Serie Indy Lights de Automovilismo en Estados Unidos
  21. Selección Colombia de Patinaje, campeona mundial con 13 medallistas de oro: Andrea Garzón, Helen Montoya (x3), Pedro Causil (x2), Fabriana Arias, Jenny Paola Serrano (x2), Yesenia Escobar (x3), Edwin Estrada (x4), Manuel Saavedra, Johana Viveros (x2), Yersy Puello (x2), Andrés Felipe Muñoz, Brayan Garzón y Cristian Torres.