Etiqueta: Medio ambiente

“A DIOS LO QUE ES DE DIOS Y AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR”

“A DIOS LO QUE ES DE DIOS Y AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR”

Eligio Palacio Roldán

A la distancia la tierra se debe ver como un gran queso consumido por las ratas, obvio, las ratas somos nosotros.

Hace algunos años fui el jefe de una persona que hacía parte de una secta cristiana. Esa persona dedicaba varias horas de la jornada laboral a actividades propias de su organización. Yo lo observaba y trataba de indicarle, por todos los medios, que no estaba cumpliendo con su deber. Él parecía no entender el mensaje. Fue entonces que decidí acudir a la biblia que él tanto leía y predicaba. Le dije:

  • Sabes hombre, yo vivo muy alejado del tema religioso pero me parece que hay un pasaje bíblico que dice algo así como “A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del Cesar”, ¿Es eso verdad?

Mi interlocutor, muy emocionado, seguramente pensando que tendría un nuevo seguidor, afirmó:

  • Claro jefe. Se trata de una frase de Jesús (Mateo 22, 15-21) donde le preguntan a nuestro señor si está permitido pagar impuestos al César y él contesta que sí, que una cosa es lo que tiene que ver con Dios y otra con los gobernantes. Es decir, con lo terrenal. Esa es una enseñanza muy bonita de nuestro señor e indica que hay que respetar lo de cada uno; es decir, lo del otro y parte de ese otro pues son los impuestos que hay que pagar.
  • Si eso es así hombre, le dije, ¿Por qué vos, que crees tanto en Dios, no le das al César lo que es del César? Por lo que veo te entregaste a tus creencias religiosas y ni siquiera cumples con el trabajo por el que te pagan…

El tema viene a cuento porque en la aplicación de la frase pronunciada por Jesús está el secreto, el remedio y la cura para el cáncer que carcome nuestra sociedad: la corrupción.

Pero no es recitarla como lo hacía mi compañero de trabajo o como lo hacen los sacerdotes o los pastores en sus ceremonias religiosas o como la hacen todos los políticos por estos días de campaña o nosotros mismos que nos creemos merecedores de todo y obligados a nada;  es comprendiendo y asimilando su real significado y actuando en consecuencia. Es dar a Dios lo que es de Dios y al César representado en el estado, en el prójimo y en el universo mismo lo que le pertenece.

Todos nos quejamos, nos alarmamos pero no hacemos nada. ¿Qué tal el problema de corrupción que nos acecha? Un problema que se traduce en no respetar los bienes ajenos: se roban tiempo, insumos o mercancías en los trabajos, dinero en los sectores públicos y privados. Son los tiempos del más avispado, del ¡deje de ser bobo!, del ¡Aproveche! Y, después, a misa o al culto.

Algo similar sucede con el tema ambiental. Los humanos hemos abusado tanto de los recursos renovables y no renovables, para bienestar, riqueza y desarrollo económico de las sociedades, que tenemos al planeta al borde del colapso con problemas como los altos índices de polución y el calentamiento global. El creernos reyes del universo nos ha hecho olvidar la frase bíblica y no le damos a los demás seres lo que les pertenece. A la distancia la tierra se debe ver como un gran queso consumido por las ratas, obvio, las ratas somos nosotros.

Nuevas generaciones se abren paso en el mundo, generaciones con mayor conciencia ambiental que las anteriores, ojalá también ética. No obstante su deseo de protección del medio ambiente y sus regaños por lo que hicimos nosotros, no se ve que renuncien a los placeres consumistas de la sociedad capitalista.

ANTES DEL FIN

Por estos días participo en el Taller Construyendo País, una prueba de que la democracia existe y de que un gobierno se construye desde las bases. Muy bien por el presidente Duque.

Y vienen las elecciones locales y otra vez, si otra vez, votaremos por los mismos. Por los que antes de gobernar ya han vendido su alma al diablo, porque el diablo de este siglo está vestido de corrupción.

Puede leer: CORRUPCIÓN –  ERASE UNA VEZ… https://eligiopalacio.com/2016/06/01/6853/

Anuncios