POPULISMO

POPULISMO

Eligio Palacio Roldán

Pasando por un pequeño y atrasado pueblo, en el oeste americano, un turista de la región austral de América decía: “este parece un pueblo argentino con diez años más de gobierno de kirchner”. Néstor kirchner gobernó Argentina entre 2003 y 2007, su esposa Cristina Fernández entre 2007 y 2015 y lo hace desde 2019 hasta la fecha como vicepresidente de Alberto Fernández. A eso hacía referencia el entristecido viajero y a un gobierno que dice seguir los ideales de Juan Domingo Perón, ideales populistas que se atribuyen indistintamente líderes de derecha e izquierda y que tienen al país del sur sumido en el atraso de las economías tercermundistas cuando a comienzos del siglo pasado estaba a la par con los países más ricos del mundo.

Pero, ¿qué es el populismo? La Real Academia de la Lengua Española lo define como “Tendencia política que pretende atraerse a las clases populares”. Entre las características del peronismo, populistas por excelencia, se tienen: redistribución de la riqueza, reducción del aparato estatal y estatización de los servicios públicos; y entre sus pilares: soberanía política en oposición a las políticas imperialistas o hegemónicas, justicia social en búsqueda de la reivindicación y la independencia económica para alcanzar la dignidad de los trabajadores y defensa de los intereses nacionales”. (https://www.caracteristicas.co/peronismo/)

Características y pilares muy bonitos que tienen a las grandes ciudades de Argentina con racionamiento de energía, inflación del 51 por ciento y según el turista de esta historia con tres generaciones de argentinos perdidas por cuanto no quieren hacer nada, solo recibir subsidios por parte del gobierno a costa de quienes ponen todo de su parte para generar alguna riqueza.

Y como los gobiernos populistas tratan de atraer las clases populares, son frecuentes las manifestaciones de apoyo al gobierno de turno, así sean pagadas como la que presencié en Buenos Aires el 25 de mayo de 2014 y que me cuentan es el diario vivir de esa democracia.

Puede ver: MARCHAS, TELENOVELAS Y “CORRIENTAZOS” https://eligiopalacio.com/2015/03/11/4724/

Y si por Argentina llueve, por Cuba no escampa tal como lo pude ver en octubre de 2019 y en Venezuela ni se diga.

Pude ver: LA REPRIMIDA AMARGURA DE LOS CUBANOS https://eligiopalacio.com/2021/07/16/la-reprimida-amargura-de-los-cubanos/

¿Y Colombia?, pues en nuestro país los gobernantes son cada vez más populistas, el asistencialismo crece y los ciudadanos exigen cada vez más al gobierno y trabajan menos y eso que hemos tenido gobiernos “de derecha” desde hace más de cincuenta años. Este año, es año de elecciones y el populismo hace presencia en las diferentes campañas políticas y los electores ingenuos parecen caer en las redes de los vendedores de ilusiones de tal manera que, en pocos años estaremos, contando la misma historia del turista argentino o quizás la de un cubano o un venezolano.

ANTES DEL FIN

Hablando de asistencialismo, un ejemplo a seguir es la que se cuenta en la telenovela Arelys Henao, Canto para no Llorar, qué manera de luchar contra la adversidad, contra el desempleo, contra la desesperanza. ¡Qué buena serie!  ¡qué buen ejemplo a seguir!

Pude ver: ARELYS HENAO LA TELENOVELA https://eligiopalacio.com/2022/02/05/arelys-henao-la-telenovela/

Una semana para pensar y encontrar buenos candidatos para el Congreso. Difícil pero posible. No bote su voto.

Y AHORA… VENEZUELA TAMBIEN HUERFANA

Y AHORA… VENEZUELA TAMBIEN HUERFANA
Eligio Palacio Roldán
Hoy los venezolanos buscan un nuevo padre que le permita caminar por “este valle de lágrimas” o por este “valle de gozo” según lo crea cada uno.

Decía en mi columna del seis de marzo, pasado, que no estaba de acuerdo con los sicoanalistas con su teoría de la caída de los “…semblantes del Nombre del Padre. Entendido como el ocaso de la norma, de la ley, de las instituciones, de la familia, entre ellas; para ser reemplazados simbólicamente por un nuevo amo, el mercado, el consumo”.

Decía además que Colombia se siente huérfana de Uribe y que no era “… casualidad que países hermanos como Colombia y Venezuela aten sus vidas a dos símbolos, por excelencia, del Padre: Chávez y Uribe; Ambos varones autoritarios, dominantes, intransigentes, tercos, llevados de su parecer, tropeleros, inteligentes, protectores, cálidos con sus “hijos”.”

En la columna continué hablando del caso colombiano y, hoy, a pesar de los ríos de tinta que han corrido (Gracias a Dios no de Sangre y Dios, también, es el Nombre del Padre por definición), hay que decir que por su seguidores y también por sus contradictores Chávez se convirtió en el hombre más importante de América Latina, en los últimos 50 años, en el Gran Patriarca Latinoamericano, y que quienes poblamos hoy esta tierra no recordamos alguien igual por fuera de los libros de historia: Allende; Perón; Fidel Castro, en sus primeros, años quizás. ¿Cuál más?

Pero bueno, Venezuela quedó huérfana: quedó huérfana esa gran masa, de seres humanos, que encuentra en su líder al Ser que le solucione sus problemas, sin hacer mucho esfuerzo; también a quien culpar por un destino incierto. Quedaron huérfanas esas clases menos favorecidas por la sociedad excluyente de antaño; quedaron huérfanos los nuevos ricos, que como todos los seres humanos dieron rienda suelta a su avaricia, teniendo la oportunidad; y quedaron huérfanos esos ricos tradicionales, casi todos desplazados a Colombia, que se sintieron huérfanos de poder, por que el Gran Padre Chávez no los dejó arrimar, a su seno, para alimentar su avaricia de tantos años.

Claro que no solo Venezuela quedó huérfana con el adiós de Chávez. En Colombia viven su orfandad: Piedad Córdoba, la hija predilecta, sectores del POLO en particular y de la izquierda en general; las FARC y las guerrillas de izquierda, por supuesto; y la ultraderecha y en especial Uribe: Se fue su gran contradictor.

Hoy los venezolanos buscan un nuevo padre que le permita caminar por “este valle de lágrimas” o por este “valle de gozo” según lo crea cada uno. Muy seguramente será Maduro; pero él no podrá llenar el vacío dejado por el Gran Padre y muy seguramente llegue tan solo a padrastro. Claro, también llegarán nuevos hijos que aprovecharán su cuarto de hora, algunos de los hijastros serán desplazados, quizás también a Colombia y la vida continuará por muchos años más para los venezolanos, los colombianos y el resto del mundo que seguirán buscando un padre; así sea una mujer como en el caso argentino.

ANTES DEL FIN: Podríamos decir que la nostalgia del Nombre del Padre es universal y no solo Latinoamericana: Colombia, Uribe; Venezuela, Chávez; Ecuador Correa; Bolivia, Evo; Argentina, Fernández de Kirchner; Lula en Brasil; entre otros. Por la nostalgia del Nombre del Padre, permanecen en la tierra las monarquías y por lo tanto los Reyes. En Europa: España, Reino Unido y sus colonias en Amérca, Dinamarca, Suecia, Los Países-Bajos y sus colonias en América, Luxemburgo, Noruega, Bélgica, Mónaco, Liechtenstein. En Africa: Leshot, Marruecos, Suazilandia. En Asia: Brunei, Bután, Camboya, Japón, Malasia y Tailandia. En Oceanía: Australia, Islas Solomon, Nueva Zelanda, Papúa-Nueva Guinea, Samoa Occidental, Tonga. En Oriente Medio: Arabia Saudí, Bahrein, Emiratos Arabes Unidos, Jordania; Kuwait; Omán y Qatar.