LA POSTVERDAD, EL LEGADO DEL 2016

LA POSTVERDAD, EL LEGADO DEL 2016

Eligio Palacio Roldán

El año 2016 pasará a la historia de la humanidad, en general, y de Colombia, en particular, por la postverdad, un término que definen los analistas como un escenario donde la verdad y los hechos son reemplazados por emociones y miedos gracias, entre otras, a las redes sociales que los afianzan. Ponen como ejemplo el brexit en Inglaterra, el triunfo de Trump en Estados Unidos y el del No en el plebiscito en Colombia.

Pero la postverdad no es un descubrimiento reciente en la política. Es solo el nombre que se le ha dado a un hecho trivial en el arte de hacerse elegir: Mentir. Aquí algunos ejemplos recientes:

  • Al presidente Santos le otorgan el Premio Nobel por conseguir la paz en Colombia cuando lo que hace es firmar la paz con unos viejitos, a cambio de grandes beneficios para ellos, y mientras tanto ELN, Bacrim y bandas criminales dominan el territorio nacional. (Ver LA PAZ DE LOS VIEJITOS https://eligiopalacio.com/2015/09/29/la-paz-de-los-viejitos/)
  • En debate Santos Mockus, en campaña por la presidencia, el 25 de mayo de 2010, el primero promete no subir la tarifa de los impuestos mientras el segundo no es capaz de mentir. Hoy son tres reformas tributarias aumentándolas y el IVA llega el 19 por ciento. (Ver https://www.youtube.com/watch?v=jX2J89UFRlE).
  • En campaña presidencial Santos promete continuar con el legado de Uribe y antes de posesionarse ya se estaba aliando con los enemigos del expresidente para desprestigiarlo y tratar de borrarlo del escenario político.
  • Santos dice ser el enemigo público del régimen chavista, de Venezuela, tratando de conseguir la aprobación de sus electores, para luego ser su principal aliado.
  • Los falsos positivos, con Santos de Ministro de Defensa y Uribe de presidente, se usaron como mentira ruin para llegar al poder uno y para perpetuarse en el poder el otro, como supuestos ganadores de la guerra. A pesar de ser descubiertos lograron que nadie les cobre por sus responsabilidades.
  • La “Confianza Inversionista” pregonada por Uribe y Santos y los “buenos resultados” de la economía en sus gobiernos fueron solo la consecuencia de un evento internacional, en el que sus iniciativas no tuvieron mayor relevancia: La valorización de los commodities por el desarrollo de la economía China. Ese escenario propició la venezolanización de la economía colombiana. (https://eligiopalacio.com/2015/05/27/la-venezolizacion-de-colombia/)

Ejemplos como estos hay muchísimos en la historia de Colombia y de la humanidad; entre otras cosas por la dificultad del ser humano para encontrar la verdad. (Ver LA MAQUINA DE LA VERDAD https://eligiopalacio.com/2015/04/15/la-maquina-de-la-verdad/). De lo que si hay certeza es que las redes sociales han favorecido la difusión de los mensajes, para bien o para mal, y obvio la política se aprovecha de su velocidad para transmitir el mensaje. Ya, como lo he dicho en otras oportunidades, no son necesarios los gamonales imponiendo gobernantes, con la compra venta de votos o con el chantaje, sino que será el verdadero pueblo el que elija, de acuerdo a sus percepciones. Un peligro para Colombia, desde luego, con una clase política desprestigiada con toda razón. Mucho más temprano que tarde nuestro país va a caer en las manos de un dictador,  de cualquier tendencia política, ante el desespero de los ciudadanos por encontrar un gobernante  que de verdad represente sus intereses.

ANTES DEL FIN

Después de las declaraciones de Juan Carlos Vélez sobre las estrategias del Uribismo para ganar el plebiscito, varios sectores de opinión e incluso el Consejo de Estado afirman que el triunfo del No se debió a un “engaño generalizado” y lo citan como ejemplo de la postverdad. He aquí algunas razones del porqué de los resultados: https://eligiopalacio.com/2016/10/02/los-resultados-del-plebiscito/.

Culmina otro año para www.eligiopalacio.com. Muchas gracias por su acogida y cariño. Fueron cerca de 115.000 visitas de las 317.000 acumuladas. Espero el próximo año continuemos en contacto. FELIZ AÑO 2017, grandes cosas espero para todos los visitantes de mi blog.

LOS PRECANDIDATOS DEL URIBISMO

LOS PRECANDIDATOS DEL URIBISMO
Eligio Palacio Roldán
De los cuatro precandidatos uribistas no se vislumbra uno, con un verdadero liderazgo, que le haga mella a un presidente desgastado como Santos.

Decíamos, la semana anterior, en este espacio, que Santos no logrará ser reelegido a pesar de la vocación reeleccionista del país y que, en consecuencia, Uribe podría estar tranquilo.

Al respecto, me dice el Maestro Orlando Cadavid que no cree mucho en Uribe como Jefe de debate y me recuerda las derrotas de sus candidatos a la Alcaldía de Bogotá Juan Lozano y Enrique Peñaloza, a la alcaldía de Medellín y la gobernación de Antioquia y cuestiona la calidad de sus precandidatos a la presidencia.

Sobre estos precandidatos, reveló la revista Semana una encuesta según la cual, en caso de una consulta popular, Francisco Santos puntearía con el 16% de los votos; pero la mayoría (71%) de los encuestados no votaría o no sabría por quien hacerlo. Una cifra de por sí inquietante y que pareciera darle la razón al Maestro Cadavid Correa.

Sobre los precandidatos de Uribe habría que decir lo siguiente:

Juan Carlos Velez, con el 2% de favorabilidad en la encuesta, representa las nuevas generaciones; pero, es de los alumnos más aventajados de la vieja clase política, de los que más ha “aprehendido” de sus maestros. Por ser de ideas godas, ultragodas, sería el de mayor identificación intelectual con el expresidente Uribe Vélez. Tiene alguna votación importante en Antioquia, pero su origen paisa seguramente jugará en su contra.

Carlos Holmes Trujillo, penúltimo en la encuesta, con el 4% de intención de voto, encarna lo más rancio de la política colombiana: oriundo del Valle del Cauca, que le podría dar cierta ventaja en esa región del país, es el más distante de todos por sus ausencias de muchos años, para prestarle sus “desinteresados servicios al país” como embajador en diferentes países del mundo. La última entre 2004 y 2011. Huele a Naftalina.

Oscar Iván Zuluaga, segundo en la medición de la Revista Semana, con el 7%, con “voticos” en Caldas, tiene la peor estrategia para hacerse elegir: habla como Uribe, se ríe como Uribe, se peina como Uribe, sonríe como Uribe y quiere ser igual a Uribe, pero no lo es. Tan solo parece una triste caricatura, un muñeco reencauchado. Y digo triste, porque, ni siquiera, genera risas.

Francisco Santos, Pachito, el primero en la encuesta: un tipo que dice tantas bobadas que, este sí, genera risa en todas y cada una de sus intervenciones. Pareciera que su candidatura fuera una obsesión por no quedarse atrás de su primo, el actual presidente de la Colombia: un capítulo más de la historia de Caín y Abel. Quién sabe qué trauma infantil quiera superar, a costa de todos los colombianos.

De los cuatro precandidatos uribistas no se vislumbra uno, con un verdadero liderazgo, que le haga mella a un presidente desgastado como Santos.

Si no aparece un líder que aglutine a los colombianos, seguramente, las elecciones presidenciales del 2014 serán las de menor participación en la historia del país o las de mayor votación en blanco.

Es la oportunidad para que un candidato de un origen diferente, a las dos fuerzas que se desgastan en este momento, en una lucha sin antecedentes en nuestra historia reciente, aparezca en el escenario y resulte vencedor. De ser así, es muy posible, que el año próximo sea el de los candidatos y los votos independientes.

ANTES DEL FIN:
A quienes se llaman Francisco les dicen Kiko: Kiko fue, es y será el envidioso por antonomasia. Tanto Kiko como El Chavo, dos seres que la vida juntó en los mismos espacios y en el mismo tiempo, han generado hilaridad entre millones de televidentes, por años enteros. Cualquier parecido con la realidad colombiana, no puede ser pura coincidencia.