PETRO Y LOS DEMÁS

PETRO Y LOS DEMÁS

Eligio Palacio Roldán

Hace dos años escribí una columna donde analizaba como los grupos políticos de nuestro país, tanto los de izquierda como los de derecha, hacían méritos para que en Colombia se instalará un gobierno similar al del vecino país de Venezuela. Con el transcurrir de los días esas tareas se han ido perfeccionando y hoy tenemos como más seguro presidente del país a Gustavo Petro, un aventajado alumno del dictador Hugo Chávez Frías.

Puede ver LAS TAREAS DE LA IZQUIERDA Y LA DERECHA https://eligiopalacio.com/2019/11/03/las-tareas-de-la-izquierda-y-la-derecha/

Y es que además de estar haciendo y haciéndole, los de derecha, una muy buena campaña llena de promesas incumplibles e inexactitudes que tienen eco en una población empobrecida, embrutecida y ambiciosa de poder y dinero sin mucho esfuerzo, los candidatos de derecha y los que se dicen de centro y centro izquierda son desconocidos, desabridos, torpes y pobres de ideas.

Alejandro Gaviria, de quien escribí podría ser el mejor candidato, se desdibujó con las críticas a su labor como Ministro de Salud del gobierno Santos, sus declaraciones erráticas y las negociaciones fracasadas con Cesar Gaviria y el Liberalismo que lo hicieron ver como otro mercader de la política. Sergio Fajardo se derrumbó, como amenaza con hacerlo la Biblioteca España en el barrio Santo Domingo Savio de Medellín construida bajo su gobierno, por su ambivalencia, falta de carácter y por el respaldo del sector político que lidera el expresidente Juan Manuel Santos. La candidatura de Oscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático, nació muerta por su cuestionada campaña anterior y porque el Uribismo ya no despierta el fervor de otros días. Rodolfo Hernández, exalcalde de Bucaramanga tiene serios cuestionamientos por corrupción y no tiene reconocimiento nacional. Federico Gutiérrez fue un mal alcalde para Medellín más preocupado por figurar en redes sociales y medios de comunicación que para gobernar, no tiene el suficiente reconocimiento nacional y el supuesto apoyo de Álvaro Uribe no le favorece porque su liderazgo limitado no tiene como hacerle frente al rechazo que produce ese respaldo.

Además de estos candidatos que no llenan las expectativas, que en vez de restarle al candidato Petro le suman, está una veintena más que ni fu ni fa. De ellos podrían tal vez despegar Juan Carlos Echeverry, para mí el mejor de todos, y Alejandro Char, dado que es de la costa y la maquinaria que tiene a su disposición.

En conclusión, mientras que los movimientos democráticos de derecha, centro e izquierda con todos sus matices se encuentran perdidos, tratando de encontrar un candidato, Gustavo Petro hace campaña desde hace muchos años y si hoy fueran las elecciones, estoy seguro, sería el nuevo presidente de Colombia a pesar del temor infundado o no al castrochavismo. La situación a la que nos ha llevado nuestra clase política es la misma de la Venezuela de los años noventa que dio paso al primer gobierno Chávez. Y la verdad, estábamos advertidos y no hicimos nada por evitarlo.

ANTES DEL FIN

La situación del mercado y el transporte mundial, la economía y el desabastecimiento de la población preocupa. También el COVID-6 que, a pesar de las vacunas, no termina.

Ahora sí, con escasez de luces y adornos para el época, llega la Navidad, la segunda en tiempos del coronavirus.

Puede ver: NAVIDAD https://eligiopalacio.com/navidad-2/

LAS ARENAS DEL DESIERTO

LAS ARENAS DEL DESIERTO

Eligio Palacio Roldán

Languidecía la tarde cuando ingresó al supermercado de la ciudad que visitaba de vez en cuando. Aún había tiempo de mirar el brillo del sol sobre la montaña que se asomaba tras la vidriera; no en vano, allí se celebraban “Las Fiestas del Atardecer”. Sin saber cómo atravesó el cristal que daba paso al desierto encerrado entre algunos edificios, el sol hacía brillar las arenas a tal punto que era imposible mirarlas con detenimiento. Le dolían los ojos.

Caminaba solo en medio de un desierto que se ampliaba a cada paso, en cada susurro, en cada pensamiento, en cada respiración. Las montañas crecían y aumentaban su inclinación, el piso se movía y él se hundía en una arena cada vez más negra, cada vez más brillante.

Miró a su alrededor, el paisaje le era extraño, desconocido, estremecedor. Oscurecía. Sintió miedo. Debía regresar, claro, pero no sabía cómo. Estaba perdido, en medio de las arenas del desierto.

LA FUGA

LA FUGA

Eligio Palacio Roldán

No era muy claro el por qué, pero tenía que huir. Tenía que huir como lo hacían todos los habitantes del pueblo. Al comienzo pensó que era una amenaza de inundación, pero luego surgieron las dudas al ver cómo, en la pequeña plaza, se construían albergues subterráneos y ¿para quiénes serían esos albergues si la gente que conocía, de toda la vida, ya había huído?

En ese momento recordó sus pertenencias pero no sintió nostalgia por ellas. Era la primera vez que realmente pensaba en él y no en las cosas que lo definían, porque las gentes del pueblo siempre hablaron de su casa, sus tierras, sus amores, su ganado, sus carros, sus cultivos y de él para identificarlos; no en vano era uno de los hombres más relevantes de la región. ¿Pero quién sabía realmente algo suyo, de su esencia, de su ser? Nadie, porque al fin y al cabo él nunca interesó más allá de lo que tenía.

¿Y ahora qué, como nombrarían las gentes todas esas cosas que dejaba con su impronta? ¿Y esas cosas permanecerían en el tiempo después de marcharse? Sin embargo, para que pensaba en ello, en ese momento nada tenía valor, solo él y encontrar la manera de escapar.

Aunque pensándolo bien no sabía si huía de la vida o de la muerte.

INÍRIDA FANTÁSTICA

INÍRIDA FANTÁSTICA

Eligio Palacio Roldán

Vea en esta entrada todas las imágenes de la hermosa región de Inírida – Guainía, escuche a sus jóvenes y niños y pinsen conmigo sobre estas bellezas naturales de nuestro país.

Cerros de Mavecure

EXPEDICIÓN INÍRIDA https://eligiopalacio.com/2021/11/11/expedicion-inirida/

EXPEDICIÓN MAVECURE https://eligiopalacio.com/2021/11/07/expedicion-mavecure/

EL ASCENSO A MAVECURE https://eligiopalacio.com/2021/11/08/el-ascenso-a-mavecure/

EL ASCENSO A CERRO PÁJARO https://eligiopalacio.com/2021/11/08/el-ascenso-a-cerro-pajaro/

AMANECER EN MAVECURE – GUAINÍA https://eligiopalacio.com/2021/11/08/amanecer-en-mavecure-guainia/

BORDEANDO CERRO PÁJARO – GUAINÍA https://eligiopalacio.com/2021/11/09/bordeando-cerro-pajaro-guainia/

RAUDALES DEL INÍRIDA https://eligiopalacio.com/2021/11/09/raudales-del-inirida/

CAÑO SAN JOAQUÍN – INÍRIDA https://eligiopalacio.com/2021/11/13/cano-san-joaquin-inirida/

EXPEDICIÓN ESTRELLA FLUVIAL DEL SUR https://eligiopalacio.com/2021/11/13/expedicion-estrella-fluvial-del-sur/

OTROS ATRACTIVOS DE INÍRIDA https://eligiopalacio.com/2021/11/14/otros-atractivos-de-inirida/

LAGUNA DE LAS BRUJAS – INÍRIDA https://eligiopalacio.com/2021/11/15/laguna-de-las-brujas-inirida/

INÍRIDA – EL PUEBLO DE GUAINÍA https://eligiopalacio.com/2021/11/15/inirida-el-pueblo-de-guainia/

ENTREVISTA JOVEN GUÍA RAUDALES MAVECURE https://eligiopalacio.com/2021/11/15/entrevista-joven-guia-raudales-mavecure/

LOS INSTANTES DE LOS NIÑOS DE MAVECURE https://eligiopalacio.com/2021/11/15/los-instantes-de-los-ninos-de-mavecure/

APOCALIPSIS

APOCALIPSIS

Eligio Palacio Roldán

A veces en las imágenes del atardecer, siento los mensajes de la naturaleza que anuncian el fin.

Hace unos días, un amigo que pertenece a una de las religiones cristianas que habitan la tierra, me llamó para advertirme que comenzó el principio del fin: En diciembre comenzarían a morir miles de personas a consecuencia de la vacuna pues ésta era la marca de la bestia descrita en el Apocalipsis.

Muy pronto en mi vida escuché hablar del Apocalipsis, un libro de la Biblia que en medio de parábolas narraba los desastres que antecederían el fin del mundo. Después, cuando aprendí a leer, sentía una mezcla de miedo y morbo al mirar su primera página y casi no leo su contenido. Después esperé con algo de temor el arribo del siglo XXI, el año 2000 sería el inicio de este final. Han pasado veinte años y el mundo no se ha acabado, pero creo sí se ven señales que podrían indicar el final de la vida en la tierra como consecuencia de las formas de vivir de los hombres en el planeta.

Ayer terminé un extraordinario evento académico, una diplomatura en Emergencia Climática,  propiciado por El Club de la Prensa, la Gobernación de Antioquia, las universidades EAFIT, Nacional y de Antioquia, la Organización Dann Carlton y otras empresas antioqueñas, que contó con la asistencia de unos 400 periodistas de manera virtual y que se convirtió en una gran sensibilización sobre los abusos de los humanos sobre la tierra, el consecuente calentamiento global y las pocas posibilidades de supervivencia si no modificamos nuestra relación con la naturaleza. En fin, una exposición real sobre “el fin del mundo” propiciado por los humanos por el uso y el abuso de los recursos naturales que se acerca a la catástrofe de que hablan mi amigo cristiano y los relatos del Apocalipsis.

La iniciativa del diplomado se enmarca en la declaratoria de emergencia climática hecha por el gobernador Anibal Gaviria, en el departamento de Antioquia, el 18 de febrero de 2020, antes de que comenzara la pandemia del COVID-19 en nuestro país, en una muestra de responsabilidad frente al futuro de sus gobernados. Ahora bien, independientemente de que la pandemia sea o no consecuencia de la crisis climática lo cierto es que el consumismo del mundo capitalista está acabando con el planeta; basta ver la cantidad de plásticos y basuras que generamos a diario en nuestros hogares y cuya visibilidad es cada vez más frecuente en las calles de las ciudades, las carreteras, los ríos, los mares y las montañas.

Si realmente apreciamos la vida humana tenemos que hacer un pare y repensar nuestros modos de vivir en la tierra; a veces siento que, vistos desde el infinito, los seres humanos no nos diferenciamos en nada con una manada de ratas destructoras.

ANTES DEL FIN

El Apocalipsis es el anuncio del fin de una era, en Colombia se anuncia el fin de la era democrática con todos sus defectos y el arribo de un sistema de gobierno similar al de Venezuela. El fin del mundo para la mayoría de los colombianos, creo yo; pero, al igual que el fin de la era humana, la culpa será de cada uno de nosotros que no hicimos lo necesario para defender esa democracia que parece llegar a su fin.

Todo final tiene una gran parte de responsabilidad de uno y hablo del final de las relaciones humanas, de los sistemas políticos y/o económicos, de los ecosistemas y del planeta. A veces en las imágenes del atardecer, siento los mensajes de la naturaleza que anuncian el fin.