Archivos mensuales: diciembre 2017

HOROSCOPO 2018

Para los que creen o para los que se divierten, aquí están los horóscopos de varias publicaciones.

¡FELIZ AÑO!

HOROSCOPO 2018

 

Anuncios

TERMINAR UN AÑO…

TERMINAR UN AÑO…

Eligio Palacio Roldán

Un año es tan solo una convención de medida del tiempo, así como se utiliza el metro, el gramo, el litro, por ejemplo, para medir otras dimensiones. Fue adoptada por el hombre mucho antes de la era cristiana. Al comienzo utilizaban las fases de la luna (Año 8000 AC) y luego el giro completo de la tierra alrededor del sol (Año 3000 AC) (Ver https://es.wikipedia.org/wiki/Calendario).

Esta medida del tiempo se utiliza en general para cuantificar las etapas de la existencia de los seres vivos: germinación, nacimiento, niñez, juventud, edad adulta, vejez y muerte. En cada una de esas etapas hay decenas de subetapas similares. Es decir: cada proyecto de vida tiene similitud con las medidas del tiempo de nuestra permanencia en la tierra.

A pesar de que el fin de año y el comienzo de uno nuevo sea una marca de una simple medición, y que en realidad poco o nada varíe en la propia  existencia, están cargados de simbolismos en casi todas las culturas; por ello se consultan con mayor frecuencia y ansiedad los horóscopos, el tarot  y en general la suerte y se recibe el cambio de medida del tiempo con toda clase de agüeros.

Nada ocurre pues con un cambio de año, mes o día; tan solo el envejecimiento que comienza al momento de nacer y termina cuando los órganos dejan de cumplir sus funciones, por el desgaste natural del cuerpo en su interactuar cotidiano con la vida.

Son entonces poco útiles las medidas del tiempo y son solo un referente histórico y digamos una medida de la decadencia de los seres vivos y también de los inertes y, claro, del planeta que habitamos.   No obstante estos cambios de periodicidad sirven en muchas ocasiones para hacer una reflexión sobre los aconteceres de los días que se fueron, en el lapso de tiempo de un año y, pensaría yo, un muy buen momento para concretar soluciones a las dificultades diarias de la existencia, haciendo uso de otros tiempos como los llamados Tiempos Lógicos del Sicoanálisis: Tiempo de ver, tiempo de comprender y tiempo de concluir.

Haciendo un recuento detenido, pausado, reflexivo se puede ver lo que simplemente pasó como una ráfaga, como un soplo de vida. Con un análisis serio se puede llegar a comprender  y, a partir de ahí, concluir y tomar decisiones y acciones para un bien estar en el lapso de tiempo que nos quede para habitar este planeta.

Es tiempo de ver, comprender, concluir y agradecer a los visitantes de www.eligiopalacio.com. Gracias por su compañía, por sus elogios, pero sobre todo por atreverse a criticar lo que aquí se expresa. De eso se trata, de lograr leer con perspectiva crítica, con respeto y exponiendo los propios puntos de vista.

ANTES DEL FIN

Va siendo el tiempo para ver, comprender y concluir a quien brindar el apoyo en las próximas elecciones. Hay que decidir y tratar de no dejar el futuro de Colombia en manos de los mismos corruptos de siempre.

Que el nuevo lapso de tiempo, que se llamará 2018, esté lleno de buenas cosas para los visitantes de este blog, sus familias y sus amigos. Si cada uno de los núcleos está bien, Colombia y el mundo también lo estarán.

Feliz año

EL PERSONAJE DEL AÑO: LA CORRUPCIÓN

EL PERSONAJE DEL AÑO: LA CORRUPCIÓN

Eligio Palacio Roldán

Pero, el recuerdo, el gran recuerdo del año que termina, el personaje del año, para nuestro país, será la desgracia de la corrupción y la corrupción también incluye el negociado del gobierno Santos con las Farc.

“No hay muerto malo” es una expresión popular utilizada para indicar que lo que queda, normalmente, de un ser que se marcha, para siempre, es el recuerdo de las buenas acciones desarrolladas durante su existencia.

Y digo normalmente porque no siempre es así, Pablo Escobar, por ejemplo, tuvo una que otra acción que lo hace ser recordado con cariño, pero en la sociedad en general predominan los malos recuerdos. Lo mismo sucederá para Colombia y los colombianos con el año 2017 que está muriendo por estos días.

Del 2017 quedarán recuerdos gratos como el de Rigoberto Urán triunfante en el Tour de Francia, subcampeón, y en la Clásica Milán Turín, campeón; la clasificación al mundial de fútbol, Rusia 2018, de la selección Colombia y los triunfos de otros cuantos deportistas más. También, los logros de nuestros artistas en el mundo: Los premios Grammy de Shakira, Juanes, Jorge Celedón, Alex Campos, entre otros y la proyección internacional de Vives, J. Balvin, Maluma y varios más. Sin duda, la música es lo mejor de Colombia, a nivel mundial, en lo corrido del siglo.

Pero, el recuerdo, el gran recuerdo del año que termina, el personaje del año, para nuestro país, será la desgracia de la corrupción y la corrupción también incluye el negociado del gobierno Santos con las Farc, porque una paz como la pactada, con impunidad, donde los criminales son tratados como ídolos no es otra cosa que corrupción. Negociado que poco a poco va mostrando su esencia y los miles de millones que se repartieron para comprar conciencias, en el Congreso y en los medios de comunicación, para tratar de construir una verdad que se diluye ante la realidad.

Pero, además, fue el año de Reficar, del fiscal anticorrupción Gustavo Moreno, del robo de las regalías en Córdoba y la Guajira, de Odebrecht, de los Carteles de la Toga y de cientos de casos que destaparon las autoridades y la prensa.

El escándalo de Odebrecht, no suficientemente aclarado, involucró las campañas presidenciales del excandidato Oscar Iván Zuluaga y del hoy presidente Santos de tal manera que evidenció que Colombia no ha podido superar el legado del expresidente Samper: La financiación de la campaña presidencial, de 1994, por la mafia del narcotráfico del Cartel de Cali.

Afirman algunos analistas que no son comparables los casos de corrupción en las campañas Samper, Zuluaga y Santos pues la primera tuvo la marca del narcotráfico y las segundas no, que fue más grave lo primero. Digamos que fue más grave lo de Samper por marcar un sendero nefasto para Colombia, pero horrible lo segundo porque comprometió los recursos del presupuesto nacional, dineros del esfuerzo de todos los colombianos que se pagan con los impuestos. Dineros que fueron “robados” a la salud, a la educación, a los ancianos, a  todos y cada uno de nosotros: Los ciudadanos.

Se diría que el 2017 es un año para olvidar como se pretenden borrar de la memoria los malos tiempos de la propia existencia: pero no debe ser así. El 2017 debe ser el año en que por fin Colombia “toque fondo” en materia de corrupción y a partir de ahí, de ese reconocimiento, comience a construir una nueva historia, una historia con valores éticos y ciudadanos que nos permitan tener un mejor país para todos.

ANTES DEL FIN

No soy uribista como se puede evidenciar en mis columnas sobre Alvaro Uribe, pero los mejores candidatos a la presidencia de Colombia están bajo su liderazgo: Martha Lucía Ramírez e Iván Duque. El apoyo de Uribe será su mayor fortaleza, pero también su mayor debilidad.

FELIZ NAVIDAD. No se pierdan lo mejor de esta época del año en https://eligiopalacio.com/navidad-2/

« Entradas Anteriores