Archivos mensuales: enero 2015

Y PASTRANA AHÍ…

Y PASTRANA AHÍ…
Eligio Palacio Roldán

Había una vez, hace más de 20 años,  un candidato a la presidencia de Colombia, llamado Andrés Pastrana, que luchó por derrotar a otro candidato, financiado por el narcotráfico,  y no pudo; corría el año de 1994 y Colombia se debatía como ahora, bueno, con algo más de resistencia, frente a la popularización de la cultura traqueta y la mimetización de sus representantes entre la clase dirigente del país. Después, en 1998, llegó a ser el presidente de la república, pero esto le costó caro; fue la consecuencia de desafiar a un personaje con inmenso poder, en los medios de comunicación. Desde entonces, ha sido víctima de ataques continuos (ver MATONEO CONTRA ANDRES PASTRANA http://wp.me/p2LJK4-mE).

Y Pastrana fue presidente, por cuatro años, en una de las peores crisis de nuestra historia, generada, en gran parte,  por el desgobierno de Ernesto Samper;  fue un tiempo para recomponer las deterioradas relaciones internacionales, rehacer una maltrecha economía, y tratar de luchar con una guerrilla fortalecida; en el primer aspecto, el expresidente logró frutos, en los otros dos fueron Uribe y Santos los que tuvieron las recompensas y el país, ayudado por los medios de comunicación, no supo quién había sido el gestor de los triunfos.

Después, a pesar de los desplantes de los gobiernos de Alvaro Uribe, Juan Manuel Santos y de cientos de ciudadanos sin memoria, Pastrana  permaneció al tanto de lo que sucedía en el país, interviniendo, de manera afortunada o desafortunada, en la vida de Colombia y de los colombianos; pero más allá de la calidad de la intervención, el expresidente se fue convirtiendo en una especie de símbolo de la decencia en la política, una característica casi ausente de nuestro sistema “democrático”. Su última actuación, el viaje a Venezuela, para respaldar al líder opositor  Leopoldo López, quedará para la historia como un acto de heroísmo ante una comunidad internacional maniatada por el poder “sobrenatural” de Chávez; poder que ejerce el fallecido expresidente venezolano sobre el gobierno Santos  en una dimensión “desconocida” y desconcertante.

Quedará para la historia, también, la frase del expresidente  “Lamento que los demócratas de América Latina hayan dejado sola a Venezuela”   quien lo creyera, ningún líder “democrático” defiende la democracia en el vecino país, salvo Pastrana, un “tuerto” para algunos, que va en camino de ser rey, en una América de ciegos; tan, pero tan, ciegos, que tienen como presidente de Unasur,  a un expresidente que vendió el alma, primero, al narcotráfico y luego al Chavismo.

ANTES DEL FIN
UNO.

El Viajero, la sección de www.eligiopalacio.com, relata las vivencias de un ser que regresa a la vida después de muchos años de estar muerto; al personaje, todo le parece muy extraño. ¿Qué pensaría Chávez si resucitara y viera a su antiguo enemigo, Juan Manuel Santos, doblegado ante el Chavismo?

DOS

Comenzó el juego de la política por las elecciones locales en Colombia; otra vez veremos las alianzas “programáticas” más extrañas, la corrupción y la compra venta de votos por todo el territorio nacional y el despilfarro de dinero a manos llenas. Será un año de fiestas, música y licor, gratis, como parece gustarnos a los colombianos.

TRES

Me decía un alcalde que cual era el problema en recibir el 15% por los contratos asignados, que ese dinero lo perdían los contratistas… No entiende, este alcalde, y creo que ninguno en el país que “esos regalitos” se traducen en mala calidad de las obras y/o sobrecostos que pagamos todos los colombianos… Nos atracan y cantamos, tomamos, festejamos y… votamos.

Anuncios

TEDIO – COLOMBIA 2014

TEDIO – COLOMBIA 2014
Eligio Palacio Roldán

Atrás quedaron los días del año viejo, “…me dejo una chiva,  una burra negra, una yegua blanca…”, llegó el 2015, y la hora de redireccionar las cosas a partir de lo sucedido en el 2014; pero,  ¿qué le dejó nuestra Colombia a los colombianos? Veamos:

  1. Un presidente reelegido por la apatía de los colombianos y la “aceitada” de la maquinaria política.
  2. Unas negociaciones de paz con una guerrilla envejecida, cuyos dirigentes sueñan con morir tranquilos en Colombia, tapando los horrores de la guerra.
  3. Una guerra que se trasladó de las verdes selvas a las selvas de cemento y que nos tiene aterrorizados a todos.
  4. Unos ingenuos que creen que con poner a vivir como “Reyes” a unos viejitos guerrilleros, habrá paz en Colombia, mientras la guerra los acorrala.
  5. Una producción de droga que conquistó los mercados locales de nuestro país; ahora la droga se vende como arroz… bueno, mucho más que arroz.
  6. Unos alcaldes, de las grandes ciudades, impotentes ante la violencia de la guerra, entre bandas, esperando que el tiempo pase.
  7. Un vivo, presidente, que se niega a morir sin pasar a la historia, con un Nobel de Paz.
  8. Unos tontos expresidentes que desperdician su liderazgo, creyendo que su voz será escuchada por sus antiguos “vasallos” a sabiendas que, estos, se venden al mejor postor.
  9. Un inescrupuloso expresidente que hoy, como ayer, hace un pacto con el diablo para estar en el poder; antes el narcotráfico, ahora el chavismo.
  10. Unos “vasallos” que no tienen vergüenza y deambulan de ideología en ideología buscando “mermelada” para calmar su insaciable ambición.
  11. Unos estúpidos ciudadanos, que creen que sus dirigentes tienen alguna ideología
  12. Un ejército y una policía que parecen dormir el sueño de los justos, mientras los justos se doblegan ante la delincuencia.
  13. Un “excelente” desempeño de la economía que no logra aliviar las angustias de las familias y los jóvenes sin empleo, del hambre nuestro de cada día.
  14. Una informalidad en el trabajo que “crece, crece y crece”.
  15. Unas instituciones prestadoras de salud, que nos hacen pensar que nuestras vidas serán cortas, muy cortas.
  16. Una educación que reproduce ignorantes en serie y… en serio.
  17. Una justicia que perdió la balanza.
  18. Unos medios de comunicación, sin creatividad, que perdieron la guerra, sin dar la batalla, frente al twitter, el FaceBook y los nuevos medios de comunicación.
  19. Una información cargada de maquillaje y falsedad que espanta lectores, oyentes y televidentes.
  20. Unas telenovelas y unos programas de entretenimiento de uso industrial, en nuestra televisión, que perdieron la “sazón de los platos bien hechos”.
  21. Unos televidentes que se escapan huyendo de la realidad y de la ficción nacional.

 En fin, el 2014 deja…, haber…. Tedio, mucho tedio. ¿Y qué es tedio?, consultemos la Real Academia:

“(Del lat. taedĭum).

  1. m.Aburrimiento extremo o estado de ánimo del que soporta algo o a alguien que no le interesa.
  2. m.Fuerte rechazo o desagrado que se siente por algo.
  3. m.desus. Gran pesar.”

Si, aburrimiento extremo, rechazo y gran pesar (así esté en desuso) pesar por esta Colombia y por los colombianos, que llegan al 2015, sin esperanzas de que alguna cosa cambie… bueno, para mejorar…

ANTES DEL FIN.

También el 2014 nos dejó buenas cosas… Haber… si claro… el deporte: nuestra selección colombiana de fútbol, James Rodríguez; las medallas de  Mariana Pajón y Caterine Ibargüen; el triunfo de Nairo Quintana y Rigoberto Urán, en el Giro de Italia; el de Orlando Duque, el clavadista; en fin, tanto que celebrar, tanto que copiar de los deportistas colombianos; si cada uno de nosotros fuera un campeón en lo que hace…, o al menos, un peón, Colombia se transformaría.

Para cada uno de los desencantos del 2014, el diario, El Universal, de Cartagena (http://www.eluniversal.com.co/deportes/2014-un-ano-mundial-para-el-deporte-nacional-179574) , nos trae un encanto:

LOS TÍTULOS MÁS IMPORTANTES DEL AÑO

  1. Yuri Alvear, campeona mundial de judo en los 70 kilogramos
  2. Edwin Ávila, campeón mundial de ciclismo de pista en la carrera por puntos
  3. Mariana Pajón, campeona mundial de bicicrós
  4. Orlando Duque, campeón mundial de clavados
  5. Jossimar Calvo, tres medallas de oro en dos Copas Mundo de Gimnasia artística
  6. Sara López, oro en Copa Mundo de arquería en la modalidad de compuesto
  7. Clara Juliana Guerrero, oro en Copa Mundo AMF de Bolo
  8. Álvaro Galvis, campeón mundial de paracycling en la modalidad de ruta categoría C-2
  9. Camila Valbuena, oro en la Copa Mundo Juvenil de Ciclismo de pista en la prueba por puntos
  10. Alejandro Arias, campeón mundial juvenil de clavados
  11. Luis Mosquera, campeón mundial juvenil de pesas en arranque, envión y total de los 62 kg.
  12. Fernando Gaviria, oro en la Copa Mundo de Ciclismo de Pista en Londres, en el ómnium
  13. Milena Salcedo, oro en la Copa Mundo de Ciclismo de Pista de Londres, en el scratch
  14. Óscar Escandón, campeón mundial interino del peso súpergallo de la Asociación Mundial de Boxeo
  15. Darley Pérez, defendió el título interino del peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo
  16. Nairo Quintana, campeón del Giro de Italia de Ciclismo como el mejor joven
  17. Caterine Ibargüen, bicampeona de la Liga Diamante de Atletismo en el salto triple
  18. Selección Colombia de Fútbol Masculina, quinta en la Copa Mundo de Fútbol Brasil
  19. James Rodríguez, goleador de la Copa Mundo de Fútbol Brasil
  20. Gabby Chaves, campeón de la Serie Indy Lights de Automovilismo en Estados Unidos
  21. Selección Colombia de Patinaje, campeona mundial con 13 medallistas de oro: Andrea Garzón, Helen Montoya (x3), Pedro Causil (x2), Fabriana Arias, Jenny Paola Serrano (x2), Yesenia Escobar (x3), Edwin Estrada (x4), Manuel Saavedra, Johana Viveros (x2), Yersy Puello (x2), Andrés Felipe Muñoz, Brayan Garzón y Cristian Torres.

LA NUEVA ETAPA DE LA LUCIERNAGA

LA NUEVA ETAPA DE LA LUCIERNAGA
Eligio Palacio Roldán

Sería bueno, aprovechar las denuncias de Coronell, de Juan Paz y de William Calderón para hacer un debate sobre la objetividad del periodismo en nuestro país

Muy pocas noticias de la radio colombiana han tenido tanta repercusión, en los medios de comunicación, como la salida de Hernán Peláez Restrepo de La Luciérnaga y la llegada de Gustavo Gómez Córdoba a la dirección del programa, que acompaña las tardes de los colombianos, desde  1992; quizás la que le sigue en trascendencia es la salida de Yamit Amat y la llegada de Darío Arismendi a 6AM-9AM, en enero de 1991.

Hoy como ayer, con 6AM-9AM, se auguran malos tiempos para La Luciérnaga; pronósticos que creo no se cumplirán por varios factores que han marcado siempre las producciones de Caracol Radio, como un excelente grupo de libretistas y de productores detrás de cada programa; en este caso liderados por el brillante  periodista Jairo Chaparro, un hombre que, si yo fuera directivo de alguna emisora, de la competencia, lo hubiese sonsacado hace tiempo, en vez de pelearme por estrellas sin brillo propio. La otra razón, es que Caracol se convirtió en “La marca de la radio” de Colombia, como diría el excolaborador de esa cadena Iván Parra, y es la marca de la radio porque las demás cadenas no crean, solo copian. Claro está, Caracol tampoco volvió a crear nada y vive de los recuerdos.

Y, hoy como ayer, quien sale es un héroe irremplazable y quien llega casi un inepto; ahora, Hernán Peláez es un ejemplo de imparcialidad, olvidan los áulicos del momento la llave que hizo, el conductor de La Luciérnaga, con Edgar Artunduaga,  a favor del gobierno Samper, y luego en contra del gobierno Pastrana; también la oposición a Uribe y ahora la condescendencia con Santos. En eso nada va a cambiar, Caracol ha sido y será gobiernista o antigobiernista, de acuerdo con los intereses de sus directivos de turno; y en varios turnos, por muchos años, ha estado Ricardo Alarcón.

Muy seguramente, la expectativa que ha generado el relevo en  La Luciérnaga se debe a la salida de Gustavo Alvarez Gardeazábal, la cual Juan Paz y William Calderón se han dedicado a criticar (Ver El Reverbero de Juan Paz y La Barca de Calderón, en LO MEJOR DEL DOMINGO http://wp.me/P2LJK4-2g, diciembre 21 y 28 de 2014 y enero 4 y 11 de 2015) y de la que Daniel Coronell, en su columna de la revista Semana, http://www.semana.com/opinion/articulo/daniel-coronell-el-bazar-de-los-idiotas/414355-3#, afirma que “Jairo León, William Calderón Y Gustavo Álvarez Gardeazábal: expulsados de unos medios porque sus supervisores editoriales perdieron la confianza en ellos… Por otro lado, ningún comentarista íntegro puede traficar con noticias o poner sus comentarios a la venta.”; delicada denuncia que desafortunadamente no trae nada nuevo y que explica la, cada vez, menor credibilidad en el periodismo colombiano.

Sería bueno, aprovechar las denuncias de Coronell, de Juan Paz y de William Calderón para hacer un debate sobre la objetividad del periodismo en nuestro país; objetividad que, desde luego, no existe en ningún ser humano por la dificultad de comunicarnos con el otro y porque la realidad está permeada por la calidad de los sentidos y por los paradigmas de cada ser humano, pero sobre la cual la sociedad y los mismos medios debieran exigir unos mínimos, a través de manuales de ética.

Sobre la calidad de Gustavo Gómez hay que decir que es un excelente y agradable periodista al oído, que recuerda al hombre de radio Baltazar Botero y que seguramente será exitoso en la dirección de La Luciérnaga; sin embargo, corre un grave riesgo: en la conducción del programa se requiere un hombre serio, fuerte y ubicado como Pelaez; Gómez cae, fácilmente, en el chiste y el gracejo flojo y quizás se parece más a Risa Loca que al anterior director de La Luciernaga, difícil tarea ponerlo serio; ya hay pruebas, en televisión,  de que su humor no genera audiencia.

En fin, lo cierto es que este martes, 13 de enero, La Luciérnaga, de Caracol Radio, tendrá quizás los más altos índices de sintonía de la historia, dado el escándalo que ha precedido la llegada de Gustavo Gómez a la dirección del programa. Tocará esperar para ver los resultados.

ANTES DEL FIN

Difícil reemplazar a Gustavo Gómez en 6AM-HOYxHOY, complicada tarea la de Arismendi de mantener la audiencia sin Gómez en su equipo; entre sus colaboradores no se vislumbra un reemplazo, a pesar de la calidad de cada uno de ellos y en especial del recién llegado Diego Senior. También tocará esperar.

EL ERMITAÑO Y EL AZULEJO

eligio palacio

EL ERMITAÑO Y EL AZULEJO
Eligio Palacio Roldán
Esta historia está dedicada a alguien que seguramente no la leerá, que si la leyese probablemente no la entendería y si la entendiese, no le gustaría.

El Viajero recorre el estrecho cañón en donde, El Ermitaño, pasó sus últimos…, bueno, muchos días; ahora le parece tan angosto, tan pequeño, tan cercano a la civilización que no entiende cómo, allí, pudo vivir, alguien, aislado del mundo; es que, definitivamente, todo había cambiado, ya ni serpientes existen en la zona, y mucho menos, claro, azulejos.

Desciende con dificultad hasta el antiguo río que hoy muestra, con desdén, sus inmensas rocas, desnudas a la intemperie, sin líquenes ni musgos adheridos a su superficie; allí El Ermitaño recibía el sol en las mañanas, sin ropas, tranquilo, desinhibido.

La leche de una pareja de cabras, los huevos de unas dos gallinas y  un sembrado de verduras, de no…

Ver la entrada original 449 palabras más