Día: 13 marzo, 2014

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Sobre Uribe
UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD
Eligio Palacio Roldán

Decía mi tío, Próspero Palacio, en una lúcida vejez, que sería ideal nacer con la experiencia adquirida en el transcurso de la vida; que, sin duda, la existencia sería completamente diferente, no se cometerían tantos errores; que, todos debiésemos tener una segunda oportunidad.

Trinó esta semana el expresidente Álvaro Uribe Vélez:

  • “La financiación corrupta de la política a través de la mermelada impedirá conocer el monto de gasto en las campañas
  • Centro Democrático pedirá explicación sobre la NO aparición de votos nuestros en 7.971 mesas de las 97.414 instaladas en el País
  • Fraude de Senadores que sacaron enorme cantidad de votos por fuera de sus departamentos, donde no los conocen, comprados, Registraduría?”

Yo lo leía y lo releía sin poder creer que el expresidente estuviese luchando contra la corrupción que tanto propició o desconoció, cuando hizo todo lo posible para reelegirse, asumiendo posiciones poco éticas y/o democráticas; mientras tanto, a sus opositores se les hacía agua la boca, advirtiendo que, Uribe, no tenía derecho a quejarse de métodos, cuando menos, acolitados por él, en el pasado.

Quisiera pensar que Uribe tuvo un “Cambio Radical”, que se arrepintió de sus pecados reeleccionistas, que ahora le importa más la legalidad que antes, que quiere rectificar sus actos de ayer y luchar por una Colombia más decente, más honesta y contra los tradicionales vicios  de nuestra clase política.

Quisiera creer que Uribe va a utilizar esta segunda oportunidad para tratar de hacer lo que debió hacer antes y no pudo, por ceder a su ambición de poder; Álvaro Uribe Vélez ha sido y creo será el presidente con mayor credibilidad y apoyo en la historia del país; él pudo haber transformado nuestra historia, nuestra clase política, haber dado cátedra de honestidad y respeto por la Ley, y no lo hizo; desaprovechó una oportunidad que quizás no se repita, en  esa dimensión, jamás.

Es cierto que no son comparables las cifras electorales de un Presidente y un Senador electos, pero si pueden marcar una tendencia; el caudal electoral de Uribe se reduce: 5.862.655 votos en el año 2002, 7.397.835 en el 2006 y  2.045.564 en el 2014: no obstante continúa siendo el personaje con mayor número de seguidores en la política nacional, le lleva cerca de un millón ochocientos mil votos al segundo, Jorge Robledo; y ese hecho, además de su conocimiento de todos los intríngulis del poder, le da autoridad para decir y actuar. Además, cuenta con un grupo de parlamentarios, en el movimiento Uribe Centro Democrático, que, creo, no se dejarán embadurnar de mermelada y defenderán sus ideales.

Solo queda apoyar sus buenas ideas, entender que se puede pecar y arrepentirse, que si Uribe está arrepentido cuenta con todo el conocimiento, la experiencia y el respaldo para hacer buenas cosas; que esté defendiendo la votación de su grupo por presuntas irregularidades en las elecciones, está muy bien, él sabe que está hablando; toca esperar a ver si esa energía también aplica para combatir la corrupción en otros ámbitos, como en el ejército. Seguiremos atentos.

ANTES DEL FIN

¿Será que ahora si despega la campaña presidencial? Marta Lucía, Oscar Iván, Peñalosa, Clara: SI SE PUEDE. La reelección presidencial ha sido nefasta para la historia de Colombia y de los colombianos; incluido, desde luego, Álvaro Uribe.

Anuncios