Archivos mensuales: noviembre 2013

FELIZ NAVIDAD 2013

Anuncios

EN BUSCA DE REMEDIOS POR MEDELLIN

EN BUSCA DE REMEDIOS POR MEDELLIN
Mariano Agudelo

En el 12 de octubre , el día más bello de todos. Era un Santo Domingo.

Muy temprano, se levantó Don Matías de su cama, encendió el fogón con una Candelaria para tostar una Carepa, se estiró en una Sabanalarga a comérsela y luego, lo que hace es rezarle a Las ánimas en el Santuario; ya que su hija Carolina, estaba enferma porque la había picado una culebra el viernes en el Carmen de Viboral, además había corrido Entrerríos, Arboletes y Cañas Gordas, un Abejorral la perseguía, entonces su mejor opción fue tirarse a un Río Negro que bajaba por el Jardín.

El día anterior, sábado, Don Matías le había pedido a Gómez Plata, y la reunió con otra que había Urrao en el banco, el Retiro total fue de $100.000. Con esto iría a Medellín por Remedios. Don Matías, siempre fue un hombre de problemas, si le contara todo, seguro no terminaría, pero imagínese que su esposa doña Marinilla, siempre le sacaba la Piedra de El Peñol (A veces la grande, otras la chiquita); y si por si fuera poco su suegra Santa Rosa la violaron porque tenía el Hoyo Rico , y no solo eso, Don Matías en el colegio siempre fue muy Sonsón.

Y como su hija Carolina estaba muy mal, fue corriendo pa’ el bus, solo alcanzo a depilarse La Ceja. Tan de malas fue, que este Santo Domingo solo salía una buseta y estaba completamente llena, pero tuvo un golpe de suerte y apareció Caicedo, un amigo de la escuela, conversaron varios minutos, le dijo que hace años se fue a vivir al oeste del Río Cauca. Su amigo venia en un Turbo, traía materiales para la fábrica de velas San Jorge , estaba a punto de regresar vacío por Medellín, y luego seguir por la vía hacia Bogotá, hasta Guarne y Guatapé por más pedidos.

Caicedo le dijo a Don Matías: Abriaquí y vámonos rápido, debemos llegar a Medellín cuanto antes. Hicieron una parada para orinar y comer algo; los atendió una señora muy Barbosa. Pidieron el plato del día que era El Bagre con Carepa.

Los Salados viajeros, se marearon y tumbaron los muros de Jericó, también volvieron nada el Jardín, sin embargo, Don Matías le dijo varias veces Amagá, Amagá, Amagá.

Se apago el radio, y ya, no sonaron más los de Yolombó.

-Yalí dije, fue su culpa, la culpa es suya, usted Caicedo se puso a ver La Estrella y mire como me quedo La Ceja.

Respondió Caicedo: – Mire; solo La Unión nos permitirá llegar a Medellín, así que dejemos de pelear y recémosle a la virgen de Guadalupe para que reparemos el Turbo y lleguemos a la ciudad antes de que anochezca.

Repararon el Turbo, no fue mucho el daño, pero el radio quedo malo. Lo más importante es que todo quedo Bello. Siguieron por la vía muy callados pero con ansiedad de llegar rápido.

Curiosamente pasaron por el 12 de octubre y el 13 de octubre, ya que los cogió la noche, buscaron una droguería donde consiguieron los Remedios, Don Matías amaneció en la terminal del norte, y Caicedo siguió por su ruta.

Y así termina esta historia, a pesar de que El Bagre con Carepa les cayera mal, finalmente La Unión de estos antioqueños permitió que consigan Remedios para Carolina y la salven de tan cruel tragedia.

Nota final:
Sin la intención de regionalismo, ni racismo, ni ofender a nadie, simplemente la de divertir y pasar un rato de humor

Barrio de Medellín
Vereda de Entrerríos
Vereda de Don Matías
Corregimiento de Santa Rosa de Osos
Fábrica de Velas Entrerríos
Vereda Entrerríos

ALEXANDRA, LA TAXISTA

 

ALEXANDRA, LA TAXISTA
“Al niño Jesus, jajajajaja, le estoy pidiendo un carro, pero no de juguete… para trabajar.”
Eligio Palacio Roldán

 

Una tímida sonrisa recibe al pasajero que requiere desplazarse con agilidad y/o tranquilidad por el congestionado Valle de Aburrá. Al comienzo la sorpresa; luego el disfrute de una buena compañía, una excelente conversación y una nueva sonrisa más sosegada.

Al volante, Alexandra, la taxista. Nació en Yali en el nordeste antioqueño pero la mayor parte de su vida ha transcurrido en Tarazá, en el bajo Cauca, del mismo departamento. Allí terminó su bachillerato, pero el amor pudo más que su deseo de estudiar algo más.

Y. La pregunta que no se hace a una dama: ¿Cuántos años tienes? Treinta y dos, contesta Alexadra.

Treinta dos años vividos aceleradamente: A los 18 nació su hija mayor, a los 28 tuvo su segunda hija y a los treinta despidió al amor de su vida; que se fue derrotado por una bala asesina, en los alrededores de Yarumal, en Antioquia.

Alexandra es el fruto de un pueblo signado por al violencia de las guerrillas de izquierda y derecha y por la delincuencia. Desde siempre luchó por salir adelante y, desde la muerte de su esposo, su batalla por la vida de sus niñas y por la suya misma ha sido mucho más intensa. En su pueblo trabajó como empleada en pequeños almacenes y en algunos casinos.

Un día, sus padres, impulsados por uno de sus hermanos, tomaron la decisión de trasladarse a Medellín. Desde hace algo menos de un año vive con sus niñas, sus padres, y dos de sus hermanos en la vía a Machado, en Bello.

En la ciudad no fue posible conseguir un trabajo como empleada y un día su hermano, propietario de un taxi, la retó a emprender la aventura: conducir un vehículo de servicio público.

Desde entonces su vida cambió: se levanta a las 5:30 de la mañana y a las 6:15 ya está con su taxi dispuesta a conquistar un nuevo día:

“Me levanto con muchos ánimos: Unos días me va muy bien, otros no tanto; pero para mí todos los días son buenos. Dentro del taxi recibo las felicitaciones de los pasajeros que, al ver a una mujer guerrera y luchadora, manifiestan su admiración.

Lo más aburridor del trabajo son los trancones… ¡Uf¡ y el calor. Yo me relajo. Desesperarme no puedo. Le digo al pasajero que tenga paciencia…

Recuerdo a unos ancianitos muy queridos que me dieron una propina de siete mil pesos; me dijeron que así eran que necesitaban a las mujeres, echadas para adelante; era una parejita como de unos 80 años de edad…

Hasta ahora no he transportado pasajeros desagradables; me echan piropos: que si me dejo robar, y yo les digo que en la cárcel hay muchos, que para que se van a ir para allá, por ladrones…”

Alexandra lleva tres meses y medio como taxista; la idea era tener un trabajo como desvare pero le he ido tomando mucho cariño: todo lo que hago, lo hago con amor; mis papás y mis hermanos me apoyan porque creen en mí; sueño con tener mi propio carro, dice.

Pensamientos:
– El tiempo de estudiar ya pasó, ahora tengo que trabajar para sacar adelante a mis niñas
– A veces quisiera volverme a casar; otras veces no.
– No tengo novio; claro que no faltan pretendientes.
– Mi día termina a eso de las nueve; hasta las diez estoy con mis niñas. También les dedico mi día de descanso y el de pico y placa.
– Si va a escribir sobre mí, llámeme Alexandra.
– Al niño Jesus, jajajajaja, le estoy pidiendo un carro, pero no de juguete… para trabajar

LOS GOBIERNOS DE LOS FALSOS POSITIVOS

LOS GOBIERNOS DE LOS FALSOS POSITVOS
Pero no han sido los “tres huevitos” la herencia mejor cuidada por Santos; es, sin duda, la ambición reeleccionista y, acosta de ella, los Falsos Positivos.
Eligio Palacio Roldan

Se queja el expresidente Alvaro Uribe Velez de que su sucesor no le diera continuidad a sus principales políticas; a los “tres huevitos”. Dice Juan Manuel Santos que esto no es cierto, y que “sus tres huevitos –el de la seguridad, el de la inversión y el tema social– no solo los he cuidado sino que ya nacieron y se convirtieron en unos gallos grandes y fuertes”.

Pero no han sido los “tres huevitos” la herencia mejor cuidada por Santos; es, sin duda, la ambición reeleccionista y, acosta de ella, los Falsos Positivos. Y no me refiero solamente a aquellos ocurridos cuando Santos era Ministro de Defensa y bajo sus órdenes directas trabajaban los militares que asesinaban a civiles indefensos; falsos positivos sobre los que el hoy Presidente tendría mucho que decir, en vez de tratar de que queden en la impunidad, impulsando fueros militares; me refiero a los Falsos Positivos como la elevación, de cualquier actividad, acción o logro, real o maquillado, del gobierno, a la categoría de trascendental para la historia del país.

Que siempre se han inaugurado obras sin hacerlas, que todos han querido pasar a la historia de países, ciudades, pueblos y veredas, claro que sí; pero es que una cosa es esta política como deseo de ser recordado con gratitud y otra como herramienta para permanecer en el poder.

La semana anterior el presidente Santos se mostró molesto por la aplicación de la Ley de Garantías y dijo que no era lógico que a un presidente no le dejaran inaugurar sus obras. Claro que lo puede hacer, lo que no puede hacer es utilizar esas inauguraciones con fines electoreros, magnificando sus obras, falseándolas.

Pero los falsos positivos también están presentes en otros aspectos, tanto o más graves de la vida nacional, como la manipulación de la información. No en vano las continuas renuncias de los directores del DANE, en los gobiernos Uribe y Santos, que no se quisieron dejar manosear, por el presidente de turno: el pasado mes de octubre renunciaron el director y el subdirector de la entidad por el temor a la distorsión de la información de un Censo Nacional Agropecuario, en medio de cuatro procesos electorales; en septiembre de 2007 y en el mismo mes de 2004 lo hicieron los directores de la época porque no resistieron las presiones para acatar algunas órdenes. En 2004 César Caballero dijo que recibió “una orden que moralmente me siento incapaz de cumplir” y en 2007 Ernesto Rojas Morales afirmó que “Los organismos de estadística tienen derecho a formular observaciones sobre interpretaciones erróneas y la utilización indebida de las Estadísticas”.

Quizás es por los Falsos Positivos en la cifras y en la información que uno no encuentre respuestas a interrogantes como estos:

¿Por qué no se derrotó a la guerrilla a pesar de las miles de bajas?
¿Por qué el incremento de mendigos y venteros en los semáforos a pesar de la reducción del desempleo?
¿Por qué el incremento de desplazados a pesar de la reducción de la violencia en el campo?
¿Por qué no conozco a nadie que haya recibido una casa gratis?
¡Por què si no sube la inflaciòn el dinero no alcanza?
¿Por qué las continuas reformas tributarias, si siempre se sobrepasan las metas de recaudo?
¿Por qué el incremento de paseos de la muerte si se ha mejorado “ostensiblemente” la cobertura en salud?
¿Por qué el cierre de industrias si “la economía va por buen camino”?
¿Por qué el cobro de vacunas se extiende por campos y ciudades si la seguridad ha mejorado muchísimo?
¿Por qué los profesionales son cada vez más malos, y que no decir de los bachilleres, si la educación ha mejorado en cobertura y calidad?
¿Por qué la economía colombiana ha estado muy bien manejada y nos superan ampliamente Brasil, Chile y Perú?
¿Por qué estamos derrotando la corrupción si se incrementa el costo de las campañas, la compra de votos, y los políticos se vuelven más ricos?
¿Por qué la democracia colombiana es de las más fuertes del continente si cada vez somos más sectarios y no hemos sido capaces de negociar con las guerrillas?
¿Por qué a los militares hay que llamarlos a calificar servicios si en el ejército se sufre tanto, tanto, que todos los colombianos tenemos una deuda de gratitud con ellos?
¿Por qué creo cada vez menos en los medios de comunicación si ahora hay mayor libertad de prensa?

ANTES DEL FIN
El domingo, en su columna semanal escribió Maria Isabel rueda en el periódico El Tiempo que “Lo que sí me sorprende es que prácticamente, con palabras exactas, el punto central del acuerdo político con las Farc haya sido calcado del artículo transitorio 12 de la Constitución Política del 91. Ese artículo hablaba de autorizar al Gobierno Nacional para “establecer, por una sola vez, circunscripciones especiales de paz para las elecciones a corporaciones públicas del 27 de octubre del 91, o nombrar directamente y por una sola vez un número plural de congresistas (…) en representación de los mencionados grupos”. Es decir que en este punto del acuerdo no hay nada nuevo, y sin embargo, se le ha hecho una publicidad tal como si se estuviera cambiando la historia del país; otra exageración de la realidad o mejor dicho, otro Falso Positivo.

¿OSCAR IVÁN PRESIDENTE?

¿OSCAR IVÁN PRESIDENTE?
Eligio Palacio Roldán
¿Si logró camuflarse Santos entre los “furibistas” y entre la mayoría de los colombianos por qué no habría de lograrlo Oscar Iván?

Conocí a Oscar Iván Zuluaga, en la segunda mitad del año 2009, como conferencista en uno de los Diplomados que organiza El Club de La Prensa, en Medellín; era Ministro de Hacienda en el segundo gobierno de Alvaro Uribe. El funcionario se desenvolvió bien pero, como todo buen político y alumno aventajado de Uribe, no respondía las preguntas. Las eludía con largas retahílas, de las que no se concluía nada.

Desde ese entonces lo he seguido en sus entrevistas de radio, televisión y prensa haciendo un gran esfuerzo porque me parece muy cansón, dado su estratégico parecido con Uribe. Sobre el tema, escribí el pasado 25 de abril en http://www.eligiopalacio.com “Oscar Iván Zuluaga, segundo en la medición de la Revista Semana, con el 7%, con “voticos” en Caldas, tiene la peor estrategia para hacerse elegir: habla como Uribe, se ríe como Uribe, se peina como Uribe, sonríe como Uribe y quiere ser igual a Uribe, pero no lo es. Tan solo parece una triste caricatura, un muñeco reencauchado. Y digo triste, porque, ni siquiera, genera risas”.

Pues bien, el pasado 26 de octubre Oscar Iván Zuluaga fue “elegido” como candidato a la presidencia por el uribismo y parecería que me tocará tragarme mis palabras, porque lo que para mí era fatal parece ser una bendición para los uribistas. Bueno, por lo menos para los antioqueños. Este fin de semana varios “furibistas” me dijeron que mis afirmaciones no eran ciertas, que lo que pasa es que Oscar Iván se identifica con las ideas de Uribe y que hay que votar por él, porque es el señalado por el expresidente.

Estos conceptos me parecieron en un comienzo risibles, pero viendo la vehemencia con que mis contertulios afirmaban que votarían por Oscar Iván, porque así lo indicaba Uribe, y recordando otras columnas escritas en este Blog sobre la orfandad de Colombia sin Uribe y de Venezuela sin Chávez, y teniendo en cuenta que Maduro fue elegido como presidente de Venezuela por un muerto; llegué a la conclusión que Oscar Iván podría ser elegido por un vivo, tan vivo, como Uribe; y que si las elecciones fueran en Antioquia, Córdoba, Viejo Caldas, Cesar y Valle del Cauca, Oscar Iván sería presidente. En estas regiones el “furibismo” reina.

Es cierto que Uribe fracasó en padrinazgos en las candidaturas a las alcaldías de Bogotá y Medellín y a la gobernación de Antioquia, pero también es cierto que eligió a Juan Manuel Santos; bueno, o Santos fue tan hábil que, a pesar de las diferencias culturales, intelectuales y de temperamento con el expresidente, hizo creer a Uribe y a los “furibistas” que era lo mismo votar por él que por el patriarca de los colombianos, y resultó elegido. Y, ¿por qué no puede hacer lo mismo Oscar Iván?, lleva años trabajando en ello y es mucho más parecido a Uribe que Santos: comparten el mismo origen campesino y paisa, son lejanos a la “rancia oligarquía bogotana”. ¿Si logró camuflarse Santos entre los “furibistas” y entre la mayoría de los colombianos por qué no habría de lograrlo Oscar Iván?

Tendremos bastante de Santos, Oscar Iván y Uribe en los próximos meses y las variables a analizar serán muchas; entre ellas, si las Farc tendrán la capacidad para volver a elegir presidente.

ANTES DEL FIN
He sostenido en columnas anteriores que en Colombia llegó el momento de una tercería; sin embargo no creo que sea Navarro: si llega a la segunda vuelta con Santos resurgirá la Unidad Nacional alrededor del presidente; nuestro país no está preparado para un presidente exguerrillero, por culpa de las Farc. En ese escenario, a la tercería que le veo mayor futuro es a la de una Nohemí o una Martha Lucía Ramírez; ellas tendrían al Uribismo a su favor, en una segunda vuelta. Quizás haya llegado el tiempo para una mujer en la Presidencia de la República.