Archivos mensuales: septiembre 2013

LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA CORRUPCIÓN

LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA CORRUPCIÓN

Eligio Palacio Roldán

Sobre mi indignación por la corrupción, un familiar me decía: “Eso es lo normal. ¿En qué mundo vive usted? A todo el mundo le dan porcentajes”. Y si, así era.

Desde hace un año quería escribir sobre la elección popular de alcaldes, pero me inhibía el confrontar, en público, las razones que me alejaron de la actividad política, para siempre. No obstante, hay que vencer los miedos y poner un grano de arena en una discusión que Colombia, también,  aplaza cobardemente.

El pasado 13 de marzo se cumplieron los primeros 25 años de la elección popular de alcaldes. La iniciativa había surgido en el gobierno de Belisario Betancur, como corolario de los diálogos de su gobierno con las FARC y pretendía la descentralización administrativa y la disminución de la corrupción. El primer objetivo se cumplió parcialmente y el segundo se fue modificando a pasos acelerados: El flagelo dejó de ser un privilegio de las élites  y llegó,  como modo de subsistencia o de enriquecimiento fácil, a todas las clases sociales.

Antes de la elección popular de alcaldes, estos eran nombrados por el gobernador y eran otra pieza de la burocracia nacional; su nominación dependía de los directorios políticos. Con la elección popular llegaron nuevos jugadores: los empresarios tradicionales que requerían gobiernos que les permitiera exenciones de impuestos y facilidades para generar “la confianza inversionista”; la delincuencia organizada que demandaba libre movilización y generación de ingresos ilícitos; y una nueva clase emergente, “Los contratistas” que generarían riqueza a través de la tercerización de procesos y/o obras públicas.

Entonces, los sueños y los ideales de algunos ilusos se vieron desbordados por la avaricia de otros. Las campañas se fueron encareciendo y el dinero, bien y mal habido, pero con propósitos utilitarios, recorrió la geografía nacional; y los pobladores, comunes y corrientes, vieron la oportunidad de tener dinero sin trabajar. Primero en la Costa Atlántica, y luego en todo el país, se institucionalizó la compra y venta de votos, la manipulación de las campañas y de los candidatos y los cobros por ventanilla a los alcaldes.

Si a este panorama se le suman los pocos requisitos para acceder a una elección popular, el panorama se vuelve desolador: muchas alcaldías han sido asumidas por personas que escasamente saben leer y/o escribir.

Hace algunos años, comentaba una alcaldesa del norte antioqueño, que pretendía ser decente, y creo lo fue, a pesar de sus colaboradores; que a ella el salario no le alcanzaba, dada la cantidad de dinero que tenía que entregar a los habitantes del municipio, para satisfacer sus más mínimas necesidades. Hasta lo amenazan a uno, decía. En otro pueblo de la zona, el alcalde se escapaba por una puerta en un costado de su oficina, para evitar ser acorralado por las gentes solicitando ayudas.

¿Cómo subsiste un alcalde a estas cuantiosas presiones mínimas, dado su nivel salarial? ¿Cómo responde a quienes financiaron su candidatura con dineros lícitos e ilícitos? ¿Por qué la ambición reeleccionista de los mandatarios locales, dados los bajos salarios y la multitud de problemas? ¿A cambio de qué los publicistas, periodistas y artistas financian la publicidad de las campañas?

Buscando en internet, como documentarme para esta columna, no encontré una sola publicación que no se refiriera al incremento de la corrupción, con la elección popular de alcaldes; sin embargo, las cifras sobre investigaciones y condenas son pocas, incluso en las entidades de control.  Pero, ¿para qué hablar de cifras cuando las comunidades conviven y apoyan la corrupción? Me atrevería a decir que la mayoría de denuncias ante los entes de control obedecen a que “la marrana” no alcanzó para todos o a que no fue distribuida, como decía el ex presidente Turbay, “en sus justas proporciones”.

Y entonces, se vuelven lógicas expresiones como CVY (Cómo Voy Yo);  o apodos como LUIS XV, por el 15% que decían cobraba de comisión un popular alcalde, de una de las principales ciudades del país.

No comparto la mayoría de las opiniones del Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado; pero tiene toda la razón cuando afirma que “Hay una deslegitimación de nuestro sistema originado por la corrupción” y que “Con las altas cuotas de corrupción, menos hospitales, menos carreteras, menos servicios públicos” “(…) se nos dice cómo los altos costos de las campañas electorales permiten que se compren los alcaldes, y que comprando los alcaldes lo que se está comprando es el presupuesto y la actividad contractual subsiguiente, y que esa cooptación es otro escalón para la cooptación de nuestro sistema jurídico y político”.

ANTES DEL FIN

Sobre mi indignación por la corrupción, un familiar me decía: “Eso es lo normal. ¿En qué mundo vive usted? A todo el mundo le dan porcentajes”. Y si, así es.

Un sábado, en un pequeño pueblo, un dirigente se preocupaba por la corrupción en el Congreso. Le dije: Preocupa mucho la corrupción del estado, pero nos debiera preocupar más la nuestra. Aquí los dirigentes se pelean por un almuerzo gratis, por la invitación a capacitaciones, con paseo incluido, que nunca se revierten en los asociados de las cooperativas y/o las comunidades, por préstamos en mejores condiciones que los demás; entonces ¿por qué no tratamos de combatir nuestra propia corrupción?

Construyendo una vivienda tuve que padecer la impotencia ante la corrupción de los maestros de obra. Eso es así, me dijeron.

UN AÑO, UN BLOG

UN AÑO, UN BLOG
Eligio Palacio Roldán
Puede que www.eligiopalacio.com dure mucho tiempo, puede que sea un blog efímero.

El 16 de septiembre de 2012 nació www.eligiopalacio.com luego de varios intentos fallidos, del psicoanalista,  Juan Fernando Pérez  para que me interesara en el tema y del Diplomado en TICS,  uno los diez que nos ha regalado El Club de la Prensa.  Ese blog significaba mi regreso al periodismo luego de ocho años de ausencia y para ello escribí la historia de El Viajero, El Regreso.

El Viajero era un personaje creado por allá en el año 2000, cuando dirigía el semanario radial “ENTRERRIOS AL DIA” y del cual tengo varias historias. Cuatro de ellas, ya hacen parte del Blog: CENIZAS, UN ADIOS, HISTORIA DE AMOR y LAPARIO;  Algunas otras, quizás,  jamás sean publicadas.

De las historias de El Viajero, la que considero  mejor es LAPARIO. Sin embargo, es la que menos tráfico ha generado. Lapario fue escrita en 1995 como un trabajo para una clase de literatura cuando cursaba mi carrera de Comunicación Social y Periodismo, en la Universidad de Antioquia. Esa historia, en esa época, despertó muchos elogios y por ello la tenía guardada para cuando cumpliera la meta, de 20.000, entradas en el blog.

Lapario es un ejercicio de escritura inspirado en uno de los más hermosos y trascendentales libros que he leído en mi vida: LAS CIUDADES INVISIBLES de Ítalo Calvino. Pretendía contar el Entrerríos (Mi pueblo natal) desde la percepción de los paisajes y las gentes que traspasaron mis  sentidos. Como en el libro de Calvino ésta es una visión particular y quizás distorsionada del pueblo que ha visto, de distinta manera, cada uno de los habitantes de la zona; pero esa era precisamente la idea del trabajo.

Para mí, obviamente, la sección preferida es EL VIAJERO para los lectores HISTORIAS DEBIDAS. Entre ellas, la de DON CARLOS, EL ELECTRICISTA ha sido la de mayor número de entradas. En un solo día tuvo 757 y aún genera tráfico. La siguiente historia que disparó las entradas fue la de la maldad, representada en la Profesora.

El siguiente es el comportamiento, en el primer año, de http://www.eligiopalacio.com.

ESTADISTICA

Septiembre de 2012 y 2013 solo incluye 15 días

En total, en el año, fueron 20.510 entradas; el mes de mayor tráfico fue julio (La Profesora I y II), en junio el blog se resintió por la falta de periodicidad en las publicaciones, motivo vacaciones.

La historia menos esperada fue la de Sandra Piarolo, en medio de un vuelo internacional. El mayor trasnocho el video HISTORIA DE AMOR, amanecí haciéndolo antes de viajar a Europa. El mayor autoaprendizaje, los videos y la publicidad en redes sociales; mi mayor satisfacción, la letra y el video EL FIN DEL ESPEJO; las historia más conmovedora DON CARLOS, EL ELECTRICISTA; la mejor columna, UNA CARCEL PARA EL PUEBLO, la mejor calificada, EL DESPERTAR DE UN SUEÑO; el personaje, sin duda, CARLOS SIERRA VEGA; el ancla, LO MEJOR DEL DOMINGO; para mostrar, la sección NAVIDAD.

Durante su primer año, www.eligiopalacio.com, ha sido visitado en 43 países del mundo.

ANTES DEL FIN
Puede que www.eligiopalacio.com dure mucho tiempo, puede que sea un blog efímero; lo cierto es que ya cumplió su primer año, que en ese año tuvo más de 20.000 entradas, que ese año me permitió hacer ejercicios de lectura y escritura que llenaron mi vida de satisfacciones y que encontré una puerta para disfrutar el periodismo. Muchas gracias a todos.

LA RADIO

LA RADIO
Eligio Palacio Roldán

Todas las emisoras; excluidas La Voz de Colombia y algunas independientes o culturales, son una versión ampliada y desmejorada de La Hora de los Adoloridos de Radio Paisa de RCN

Consultado sobre el éxito de la emisora La Voz de Colombia, en Medellín, después de treinta años al aire con esa marca y cerca de 50 con los nombre de Radio Junín y Radio 15, un analista me decía que la frecuencia seguía permaneciendo en los primeros lugares de sintonía y ventas, por cuanto en su programación se conservaban el esquema y  cerca de 2.500 temas musicales, seleccionados por el maestro Carlos Sierra Vega, quizás el mejor Director y Programador de la radio musical en el país. Permanece su sello, afirmó.

Preguntado el maestro Carlos Sierra Vega sobre los hombres, de las nuevas generaciones, exitosos en la radio colombiana, afirma: “No conozco nuevas generaciones… son los mismos”.

Hoy, le manifesté a un empresario radial que yo percibía una disminución de la penetración de ese medio en el país. El me dijo que no, que había era un crecimiento cercano al nueve por ciento. Es posible, sin embargo estoy seguro (Hasta que no me demuestren lo contrario), que el consumo de radio, por habitante, ha disminuido notablemente.

En el año 1995 tuve la fortuna de escribir un trabajo, como requisito académico, sobre un fenómeno llamado ¿COMO AMANECIO MEDELLIN? Ese noticiero, dirigido por el maestro Orlando Cadavid Correa, superaba en sintonía a los noticieros de las grandes cadenas. Recuerdo un seguimiento por el Centro y algunos sectores de la ciudad donde pude comprobar que, a esa hora, RADIO RELOJ era “una sola radio”.

Después, quizás por su mismo éxito, Caracol lo fue marchitando, sin conseguirlo del todo. Ahora le pusieron un ensangrentado y de mal gusto remoquete: QHUBO. Este QHUBO, COMO MANECIO MEDELLIN es una versión desmejorada del emblemático espacio radial que inmortalizaron Orlando Cadavid Correa, Diego Vargas Escobar, Iván Zapata y Oswaldo González.

La historia viene a cuento porque la radio de hoy es una versión, desmejorada, de la radio de ayer. Veamos:

Al finalizar la década del setenta, del siglo pasado,  unos genios de la radio dirigidos por Yamit Amat y Antonio Pardo García crearon un  esquema que ha perdurado durante estos 35 años: ese esquema reemplazó el de la radionovela, un formato no agotado, que creo tiene muchas posibilidades aún.

Pues bien, todos los informativos de la mañana en la radio en Colombia son copias de ese ícono llamado 6:00AM – 9:00AM. De todos ellos, el de mejor evolución es el mismo espacio al que, también, le añadieron el insípido remoquete de Hoy por Hoy, la única innovación que nos trajeron los españoles de Prisa.  El promocionado programa de Julio Sanchez Cristo es una mezcla de el Sábado Nuestro que creara Julios Sanchez en la década del 80 y de Pase la Tarde (Pierda la tarde, decían algunos críticos, ahora pierda la mañana),  de Baltasar Botero.

Y los demás programas de entretenimiento son copia de Llegaron las Mujeres, un programa mañanero con Amparo Pérez y las esposas de los hombres de 6AM-9AM y de Pase la Tarde de Caracol Bogotá con Julio Nieto Bernal. Estos a su vez, versiones de 6AM-9AM, dirigidas a las amas de casa.

En síntesis, Yamit Amat descubrió que se podían hacer entrevistas y comentarios en directo (6AM-9AM); Julio Sánchez periodismo frívolo y con chistes y comentarios de doble sentido (Sábado Nuestro, La W); Hernan Pelaez y Guillermo Díaz, sátira política (La Luciérnaga); El mismo Pelaez, discusiones entre estrellas del periodismo (La Polémica); Orlando Cadavid, periodismo de ciudad responsable, sin ridiculizar ni burlarse de nadie (¿Como Amaneció Medellín?);   y Baltasar Botero, Alonso Arcila y Antonio Ibáñez (Pase La tarde, Los Habitantes de la Noche y Una Voz en el Camino),  que escuchar los comentarios inteligentes o estúpidos de las gentes generaba audiencia y con esos seis descubrimientos, la radio se dio por terminada. Nada más diferente, en tanta emisora.

Bueno, muchos dirán que BLU redescubrió al radio; que pena, no hacen sino imitar lo ya conocido de Caracol. Y que los españoles descubrieron HORA 20; nada nuevo bajo el dial,  la misma  Polémica de Peláez. Claro con temas económicos y/o políticos.

Pero si por la radio hablada llueve, por al musical no escampa: Todas las emisoras; excluidas La Voz de Colombia y algunas emisoras independientes o culturales, son una versión ampliada y desmejorada de La Hora de los Adoloridos de Radio Paisa de RCN; un programa, de la década de los ochenta,  donde las gentes desnudaban su vida íntima, en medio de rizas y chistes de mal gusto, de los locutores.

Es tan claro que,  en la radio, que todo tiempo pasado fue mejor, que los cerebros de la industria no se atreven a abandonar, del todo, la herencia que nos dejaron los mayores y que, para algunos, pasaron de moda; veamos algunos ejemplos: La Voz de Colombia-Bésame, Qhubo-Radio Reloj, Qhubo-Como Amaneció Medellín, La Cariñosa-Radio Paisa; 6AM-Hoy por Hoy. Nótese como La W poco a poco se apodera de eslogan de Caracol “La W Cubre a Colombia”, entre otros,

ANTES DEL FIN

¿La caída en la sintonía de RCN no tendrá que ver, algo, con el abandono del tradicional Radiosucesos RCN?.

Alguna vez conocí a Gustavo Niño Mendoza, una de las más hermosas voces de Colombia, desdeñada por los españoles; me contó como desde niño, en el campo, al lado de su madre, aprendió a amar al radio, a Caracol; siempre soñó trabajar para la cadena. Algo similar me ocurrió a mí. Muchos de los desvaríos de El Viajero, son restos de las radionovelas de Caracol.

LAPARIO – EL PUEBLO DE EL VIAJERO

LAPARIO – EL PUEBLO DE EL VIAJERO
Eligio Palacio Roldán

20130914_203433

Todos los pueblos tienen cementerios.

Algunos tienen hospitales, escuelas, policías.

Todos tienen cementerio y un lugar para adorar a un ser superior, que les permita continuar viviendo, en aquel su otro pueblo. Su cementerio.

El espacio que ocupa Lapario permanece estático e inmutable a través del tiempo.

El paisaje, es el mismo.

La misma neblina en aquellas frías mañanas.

El mismo sol tibio y resplandeciente que ilumina y acompaña a los ancianos que salen de misa de seis, a los campesinos que ordeñan sus vacas, a los estudiantes que van a clase de ocho. El mismo, que en su máximo esplendor, es testigo de la modorra del medio día; que languidece al atardecer, sobre las verdes montañas, dándoles aquella visión embrujadora.

La misma luna que decide sobre la siembra, sobre el amor y la fortuna, sobre la vida. La misma que atestigua sobre amores prohibidos, asesinos incógnitos, tragedias insospechadas.

La misma lluvia. Aquella que durante todo el mes de mayo se ve caer; unas veces con una lentitud tal como si sus gotas quisieran quedarse suspendidas en el aire y otras veces, estrellándose contra el empedrado de las calles, emponzoñada por la inmunidad de la roca. Y la misma inundación del Día de la Santa Cruz, que con furia y rencor, separa estrepitosamente el pueblo y el cementerio.

La misma quebrada que ha llevado en su cauce las pruebas de los pecados y los secretos de las mejores familias. Y, más allá, aquel otro río que tanta prosperidad y desgracia ha traído, en diferentes tiempos.

El mismo cerro mitológico que tanta admiración y respeto despierta al mirarlo.

Los mismos árboles, plantados hace cientos de años por el colonizador español. Tal vez no sean los mismos. Quizás son otros, que ocuparon los mismos espacios.

Los mismos caminos que se formaron con la huida de la tierra, que se aferró a los pies descalzos, de los laparianos de todas las épocas.

Los mismos sonidos a través del tiempo. Los mismos tonos de voz, tanto que los ecos de los vivos no se diferencian de los susurros de los fantasmas.

Las mismas paredes cubiertas de cal. Las tejas de barro, de color negro oscuro, llenas de musgos y líquenes que el tiempo formó. Las habitaciones espaciosas, altas y penumbrosas. Las ventanas acondicionadas para espiar a las gentes, que pasan por la calle. Y las calles de piedras grandes y limpias.

La misma gente.

Allí todos los vivos ocupan el lugar de los muertos, los hijos tienen los mismos nombres de los padres, los mismos gestos, las mismas formas de ser y de actuar. Allí, los matrimonios se consuman entre parientes y por eso se repiten, también, los mismos apellidos, los mismos perfiles, los mismos biotipos. Y, los mismos bobos; aquellos que envueltos, en sus ruanas, retan al sol cada día, aquellos que provocan sonrisas y lágrimas a su alrededor.

También se repiten, en el tiempo, los amores y los rencores, las bendiciones y las maldiciones, las tragedias familiares, la honra y la deshonra, la vanidad y la gloria.

El cementerio está allí, frente al pueblo; en un punto estratégico visible desde todos los ángulos. Permanece inmutable, frío e indiferente, esperando la llegada de sus vecinos.

Está situado en la ladera de una pequeña colina, tiene una vista perfecta hacia el pueblo y, dicen que, su posición geográfica se debe a la necesidad de sus habitantes de estar vigilantes. Sus planos son los mismos del pueblo, pero en escala inferior, sus callejuelas están llenas de flores de agapanto y en su plazoleta, en medio de unos pinos gemelos a los del parque, un ángel pide silencio.

En la “otra vida” no todos son iguales. Cada uno conserva su sitio y su posición, y cada uno guarda sus respectivas distancias, con las gentes de condición social y económica inferior. Se diría, que los criados siguen sirviendo a sus señores, más allá de la eternidad.

En las noches, en que la luna se niega a iluminar a Lapario, se ven avanzar luciérnagas gigantes hacia el cementerio y allí, en medio de los agapantos, las parejas de amantes se entregan lo mejor de sí, despojándose de todo egoísmo y ambición, perpetuando la vida y la ilusión.

Los habitantes del pueblo y del cementerio son los mismos. Al lado de la capilla están los, que en vida, ocuparon las casas aledañas a la iglesia y la disposición de las tumbas es exactamente igual a la de las casas del pueblo.

Un habitante del cementerio tiene en el pueblo un descendiente que habita la casa que le corresponde simétricamente y que posee sus mismos nombres y apellidos, las propiedades y el dinero que le pertenecieron en vida, y exactamente su forma de ser y de actuar.

En el día, los habitantes del pueblo visitan a los del cementerio. En la noche, les corresponde a los del cementerio visitar a los del pueblo, pero no pueden verse. Los del cementerio, aprovechan la noche para visitar sus residencias pasadas y para cumplir sus obligaciones religiosas. Por eso, es común escuchar, en las madrugadas, las misas en latín del padre Roldán, un sacerdote muy importante para la comunidad.

Dicen que los habitantes del pueblo y del cementerio son muy amigos e incluso confidentes. Que los del cementerio, que tienen mayor experiencia, aconsejan a los vivos y que los del pueblo dependen tanto de ellos que no se atreven a actuar, sin su consentimiento.

Dicen además, que muchos habitantes del cementerio tienen antiguas venganzas que ordenan continuar a los del pueblo. Cuentan incluso, que algunos dejan sentencias amenazantes, escritas en las puertas de sus “casas”; como aquella que se lee en una de las entradas: “Luisa, guarde Dios el cielo para ti y reserve las penas del purgatorio para mí. Es mi voluntad pagar por nuestros pecados” Julia.; ó como aquella otra que dice: “Vuelves al vientre de tu madre, del que nunca debiste haber salido”.

El primero de noviembre, los habitantes del pueblo y del cementerio se funden en un rito de vida y muerte, en donde es imposible determinar el origen de cada uno. A la media noche, los del pueblo van por los del cementerio, se agrupan en la plaza pareciendo una reunión de grupos de mellizos. Cuentan que para identificarse tienen que mencionar la cosecha a la que pertenecen, y, por ejemplo, es el momento en que se encuentran Doña Gabriela 1800 con todas las que le sucedieron, y dicen que no es posible distinguirla, incluso con Doña Gabriela 1980, pues visten las mismas ropas, tienen las mismas facciones, igual voz, igual estatura, e igual apariencia física.

Es la oportunidad para saludarse e intercambiar ideas entre todos, y también para tomar decisiones trascendentales como aquella de 1960 de no construir carreteras; o aquella otra, de 1950, de asesinar a todos los forasteros y tirarlos al río.

También es la ocasión en que el Consejo de Fundadores, integrado por las dos familias colonizadoras, decide que pobladores entrarán a morar en el cementerio, durante el próximo año; y para determinar que jóvenes tendrán que ofrendarse, en beneficio de la vida eterna para los laparianos.

Las reuniones, en que los laparianos se pueden mirar a los ojos, sólo son posibles el primero de noviembre y cualquier otro encuentro clandestino, transporta a los contertulios a dimensiones desconocidas, como ocurrió con Don Aníbal, que se sumió en locura perpetua. Se dice que muchos otros lo intentaron y, por ello, algunas veces, los del pueblo parecen estar muertos. Quizás cambiaron de roles.

También dicen que cuando el gallo avisa la próxima aparición del sol, los del cementerio se alejan con sus cánticos fúnebres y los del pueblmo caminan por la Calle Real, pensando en que la vida y la muerte son sólo ilusiones humanas y que lo único cierto, es la presente eternidad de Lapario.

EL DESPERTAR DE UN SUEÑO

Encuesta Santos
EL DESPERTAR DE UN SUEÑO
Eligio Palacio Roldán
Las vueltas que da la vida: Hoy el sector que mayor respaldo brinda al presidente  y a los Diálogos de Paz, es el liderado por Ernesto Samper;  cuya presidencia, fue objeto de una conspiración, por parte de  Santos y las Farc.

Gran revuelo produjo, en los medios de comunicación y entre la ciudanía en general, la más reciente encuesta Gallup sobre favorabilidad del Presidente Santos.

Dijeron los medios que  la opinión negativa, sobre el primer mandatario llegó al 72% y la positiva solo alcanzó el 21%; unos porcentajes solo comparables con los registrados por Andrés Pastrana, en diciembre de 2001, quien alcanzó una imagen negativa del 74% en esa época. Claro, con una gran diferencia, el ex presidente Conservador no aspiraba a una reelección.

Y no es la única coincidencia entre estos dos mandatarios: ambos son Bogotanos, ambos pertenecen a la rancia aristocracia colombiana, con la que se empeñaron en gobernar,  ambos son neoliberales, ambos fueron formados para ser presidentes y, sobre todo, ambos se embarcaron en un diálogo suicida con las Farc.

Ahora nos sentimos como si despertáramos de un largo sueño, de  más de diez años,  y al abrir los ojos no encontramos nada diferente; la Colombia de esa época es la misma de hoy: Un Presidente de rodillas, ante una guerrilla que trata de fortalecerse a su costa.

Estamos despertando de ese hipnotismo colectivo que ejerció Alvaro Uribe Vélez, un hipnotismo que nos hizo pensar en un país diferente, más feliz; un hipnotismo que nos hizo creer el haber salido de la inseguridad, la corrupción y la pobreza;   a pesar de que durante ese  gobierno no se lograron mayores avances en infraestructura, educación y si muchos en  corrupción y desigualdad social y se sentaron las bases para la quiebra del sector agrícola, industrial y de la pequeña minería, con la firma de Tratados de Libre Comercio y el sacrificio de la riqueza del país, a cambio de la “Confianza Inversionista”.

El error de Santos fue creer que él podía continuar hipnotizando a Colombia, pero el no tiene el carisma de su antecesor; es distante y vive en otro país: su realidad es, ha sido y será muy diferente a la realidad de los demás colombianos; por eso no genera identificación. Además, se excedió con sus políticas neoliberales y con su desprecio por las clases populares, a las que despertó con un paro desafortunado que, creo, cambiará la historia del país.

Lo sucedido con Andrés Pastrana ya la conocemos. A pesar de quedar en la memoria de los colombianos como el expresidente más impopular de la historia, hasta ahora; logró conformar un ejército, de la mano del Plan Colombia, que luego permitió al Gobierno Uribe combatir, con algún éxito, la temida guerrilla.

El futuro de Santos es incierto. Ahora el presidente Santos depende más que antes de la guerrilla, está más debilitado que nunca y su ambición por la reelección lo convierte en una presa fácil. Quizás desbanque definitivamente a Andrés Pastrana del primer lugar de impopularidad.

Algunos analistas  consideran que un acuerdo de paz con las Farc, será la tabla de salvación de Santos; yo no lo creo como lo expliqué en mi columna publicada en http://www.eligiopalacio.com, el 16 de abril pasado: Santos se encuentra en el peor de los mundos: Si las negociaciones llegan a un acuerdo, una gran franja de opinión considerará que las concesiones fueron desmedidas para una guerrilla derrotada: Será un traidor que entrega demasiado a la guerrilla, solo para reelegirse. Si las negociaciones se rompen quedará ante los colombianos peor que Pastrana: tuvo como derrotar a las Farc y no lo hizo. Y si decide prolongar los diálogos, hasta una posible reelección, nadie le creerá.”

ANTES DEL FIN
Las vueltas que da la vida: Hoy el sector que mayor respaldo brinda al presidente  y a los Diálogos de Paz, es el liderado por Ernesto Samper;  cuya presidencia, fue objeto de una conspiración, por parte de  Santos y las Farc.

CARLOS SIERRA VEGA, LA VOZ DE COLOMBIA

CARLOS SIERRA VEGA, LA VOZ DE COLOMBIA
Eligio Palacio Roldán
“La música hay que quererla, sentirla y embriagarse con ella”
nuevo-2

Hace ya varios años, en la universidad, un compañero se burló de La Voz de Colombia. Otro de ellos, airado, le manifestó que retaba al que, alguna vez, en su vida, no hubiese escuchado la emisora. Todos callaron.

Y es que La Voz de Colombia se convirtió en otro ícono de los antioqueños de finales del siglo XX y comienzos del XXI. Tanto que se puede afirmar, trascendiendo lo afirmado por el compañero de clase, que todos los habitantes del Valle de Aburrá y de los municipios cercanos a Medellín, en Antioquia, han tenido que ver con la emisora. Y es que esta radio, desde mucho antes de conocerse los estudios de sintonía, ha estado, siempre, en los primeros lugares.

Pero, ¿cómo logra una emisora como La Voz de Colombia convertirse en ícono de un pueblo? Las razones pueden ser muchas y muy controvertidas; pero hay una que no tiene discusión: Haber estado dirigida y programada por un mago de la radio, por cerca de cuarenta años. Ese mago, Carlos Sierra Vega, le dio vida, la hizo crecer, madurar y posicionarla en el inconsciente colectivo como un símbolo de amor y desamor, entre los antioqueños. A él, además de lo que es y ha sido la emisora, se le debe la famosa frase “La Voz de Colombia Nació y Creció Contigo”.

Con una nostalgia que rebosa su voz y su mirada, recuerda: “Ese día, como era habitual, yo estaba buscando una frase para promocionar la emisora; entonces se me ocurrió “La Voz de Colombia Nació y Creció Contigo y Estará Siempre Contigo”. Después la frase se redujo para hacerla más efectiva publicitariamente.

Para Carlos Sierra Vega su trabajo era casi una obsesión: permanecía día y noche conectado a la radio, escuchando, comparando, creando.

La música lo ha acompañado toda su vida: desde niño escuchaba música; su papa fue director de orquesta; su hermano mayor, trompetista y su otro hermano guitarrista, acompañaba en la grabación, a estrellas de la música como Olimpo Cárdenas, Julio Jaramillo, Alci Acosta; entre otros.

En la radio, para este manizaleño, todo comenzó por allá en 1954 como Operador de Audio en La Voz de Cali de Todelar. Fue su hermana la que alguna vez le pidió que lo acompañara a una emisora, allí conoció a otro ilustre hombre de la radio, Jaime Barona Home, él le dio la posibilidad de entrar a un mundo, el de la radio, del que no saldría. Ahora, ya jubilado, vive inmerso en sus recuerdos.

Después, de la mano de Barona y Jaime Tobón de La Roche, otro genio de la radio, arribó a Medellín con la oportunidad de trabajar en Caracol o Todelar. Prefirió la primera y allí permaneció durante el resto de su vida laboral.

En 1966 llegó a la dirección de Radio 15, la antecesora de La Voz de Colombia, un año después de su creación. La emisora, de corte juvenil, se especializó en el rock y la música de la Nueva Ola; entre los cantantes de moda estaban Enrique Guzman, Cesar Costa, Oscar Golden, Los Yetis, Los Flippers, y Palito Ortega, entre otros.

En 1974, Radio 15 dio paso a Radio Junín, “La Emisora de Medellín”, también bajo la dirección de Sierra Vega. En ese entonces se estaba dando un cambio profundo en la producción musical: llegaba la balada romántica, para quedarse. Con ella, las voces de Leonardo Favio, Nino Bravo, Raphael, Camilo Sesto, entre muchos otros.

En 1982 Radio Junín se transformó en La Voz de Colombia, como un sistema musical de Caracol, con presencia en varias ciudades, retomando el nombre de una emblemática emisora de Bogotá.

Hasta el año 2003 estuvo como director y programador de la emisora.

“LA MÚSICA HAY QUE QUERERLA, SENTIRLA Y EMBRIAGARSE CON ELLA”, dice conmovido, este hombre que dedicó 49 años de su vida a la radio. “De la emisora salí hace diez años… Llore mucho al dejarla…”, concluye.

Pero, ¿en qué radicó el éxito de la emisora?: Carlos Sierra Vega cuenta:

– “Se recibía información sobre los artistas y la música que era éxito en exterior, de parte de los corresponsales de Caracol: México, Argentina, España y Chile.

– La cadena facilitaba la forma de trabajar suministraba lo que necesitábamos.

– Había libertad para contratar la gente que encajaba en el proyecto.

– La forma de competir: La Voz de Colombia generaba los éxitos y las demás copiaban.

El secreto de la programación fue aprender a querer la música y aplicar la sensibilidad… Me llegaba un disco y lo estudiaba uno por uno y pedía conceptos de las gentes y cuando ya recibía varias opiniones lo lanzaba al aire”, concluye.

Continúa recordando este hombre, romántico por excelencia, genio de la radio musical:
“Habían seis o siete emisoras pasando música romántica, yo caminaba por las calles, por Junín, y me daba cuenta de que emisora estaba pegando y hacía mini encuestas y la emisora cada vez tenía más oyentes y yo amanecía con el radio en el oído, escuchando música, descubriendo las canciones que podrían ser éxito.

Yo vivía en el barrio San Pablo y un domingo me fui caminando por la Avenida Guayabal y conté en una cuadra 15 radios, en Radio Junín… lo mismo sucedía en los buses y taxis…10, 15, 20, todos los radios sintonizando la emisora. Radio Junín se fue quedando sola… Mi suegra, de ese entonces, me dijo “Estoy asustada con esa emisora”, Y llegamos al Centro de la Ciudad felices, felices…

El gerente nos llamó a que contáramos la razón del éxito… la razón es que poníamos música “encoñadora”, bien programadita y muy buena… Las otras emisoras comenzaron a copiarnos… Lo otro eran las promociones publicitarias con voces nuevas y bonitas de varias ciudades del país.”

OTROS EXITOS
“La música tropical también ha sido importante… El gerente un día me llamó a su oficina y me preguntó quién cantaba en ese momento en Radio Reloj y yo le dije: Cheo García, y ahí mismo me contrató para dirigir esa emisora… “Este muchacho lo necesito para que me maneje las tropicales”, dijo. Y así fui también director de Bienvenida, Caracol Stéreo y una emisora de boleros”.

RETAZOS:
¿Tuvo culpa La Voz de Colombia en el estancamiento de la música en Colombia en los años 90?
No, la emisora programaba la música que le gustaba a la gente.

¿Recibió presiones para cambiar al programación de la emisora:
Si, varias veces, pero la sintonía y la pauta publicitaria lo impidieron. La emisora siempre ha tenido enemigos… mucha presión desde Bogotá… Ahora pasa lo mismo: Es número 1 y produce mucha plata…

¿Otras presiones?
Buenas y malas… Por un lado felicitaciones para continuar con la tarea y por otro amenazas para no programar determinado cantante…

¿Se repitió el fenómeno Voz de Colombia en otras ciudades?
No, no la supieron programar y dirigir.

¿Por qué?
Por falta de talento para programarla y dirigirla

¿Su momento más feliz?
Un día le dije al gerente de Caracol, Jorge Alberto Garcés: le voy a regalar las primeras posiciones de las emisoras mías… La apuesta comenzó el primero de enero… nadie me podía cambiar un disco… yo me acostaba con el radio, no dormía, arrancamos. Al mes me dijo… “Sierra vos sos un putas de la radio… como es que me metés tres de cuatro entre las primeras emisoras: Voz de Colombia, Caracol Stéreo y la de boleros…

¿El momento más aburridorcito?
El día que me sacaban la piedra… todos los días… por indisciplina.. Cuando no me respetaban la programación… Le costó el puesto a más de uno… (risas)

Escucha la Voz de Colombia…
Muy poco, me da nostalgia

¿Y la música de la Voz de Colombia?
Si, seleccionada.

¿El cantante que colma su espíritu?
Camilo Sesto

¿Y la canción?
Algo de mí

¿Un cantante que no le gustaba y lo programaba?
Ninguno

¿Alguno que se arrepienta de no haber programado?
Ninguno

¿Uno que se arrepienta de no haber programado suficientemente?
Manolo Galván, Te quiero, te quise y te querré

¿Asiste a conciertos?
Ahora no, antes si

¿La cantante de la cual se habría enamorado?
Rocío Durcal

¿Artistas que más recuerde por su presencia en la emisora?
Leonardo Favio, Miguel Gallardo, Rafael, Paloma San Basilio

¿La música que más escucha, además de la balada?
No, la balada.

¿Un consejo a un director de emisora?
Que escuche mucha música

¿La balada colombiana?
Siempre íbamos un poco atrás

¿Un cantante colombiano?
Claudia de Colombia, la mejor voz

¿Y un hombre?
Fausto

¿Una canción?
Frio de ausencia, de Galy Galeano

¿Una emisora que le guste, hoy?
Muy difusa la sintonía

¿Cuántos años en la radio?
49

¿De niño, que quería ser cuando grande?
Policía. (Risas)

¿Quien ha sabido más de radio en Colombia?
Los hermanos Bernardo, Jairo y Jaime Tobón de la Roche

¿De las nuevas generaciones?
No conozco nuevas generaciones… son los mismos

¿El Mejor locutor de La Voz de Colombia?
Alberto Díaz Giraldo, en los años 70

¿Por qué tan pocas mujeres en La Voz de Colombia?
Porque quienes escuchan música romántica son mujeres, en su mayoría.

¿Un director de emisoras?
Jhon Jairo Megudan

¿Cómo asimiló la jubilación?
Me envejecí 20 años, en cinco…