Archivos mensuales: diciembre 2012

24 DE DICIEMBRE

24 DE DICIEMBRE
Eligio Palacio Roldán

El viajero recorre los caminos de su infancia. Llega al pueblo tratando de descubrir los almacenes del ayer; cuando mirando las vitrinas, sus ilusiones, le hicieron pensar que el niño Dios le traería ese camioncito, de cabina amarilla y carrocería azul, lleno de vaquitas.

Se observa caminando por las calles empedradas y limpias, mirando sin ver, descalzo, mocoso. Con su cara sucia y su peinado al lado derecho, fijado con agua de panela. Deslumbrado por el juguete.

También llega a su memoria la figura triste y borrosa de su madre rogando, a la dueña del almacén, para que le fiara el juguete:

– Yo se lo pago con los huevos que recoja la otra semana, le decía
– Otra vez el mismo cuento, le contestaba

Y no valieron las súplicas. Tampoco una lágrima de impotencia que recorrió la mejilla de la mujer, que le dio la vida. Y la vio salir de cada almacén triste, con la cabeza baja, Y luego tomar el camino de la casa, con el caminar de los seres afligidos, de los que no pueden con el peso de su existencia

También recuerda ese 24 de diciembre, feliz, cuando el niño Dios le trajo una cuchara bastante parecida a las de la cocina de su madre

El viajero vuelve al presente, se limpia las lágrimas del recuerdo que le impiden ver. Luego camina lentamente por la neblina que oculta hasta luces de la navidad.

Anuncios

LUCES DE NAVIDAD

LUCES DE NAVIDAD
Eligio Palacio Roldán

El reloj marca las 7:30 de la noche y el viajero recorre las mismas calles. Ahora millares de luces, cual luciérnagas, iluminan las fachadas de las casas y cientos de risas infantiles forman un bullicio que se escucha desde lejos. Es el día de las velitas.

A su memoria llega la navidad de ayer, con el viaje al monte por el musgo y los cardos. El olor a cola, carbón y cal que impregnaba las casas en diciembre y luego de machacar, cocinar y pintar el papel, simulando rocas, los niños junto al pesebre cantando villancicos y el anhelo del aguinaldo.

También la llegada del niño Dios y un pobre regalo que llenaba todas las ambiciones de un tiempo donde se trataba de subsistir y la honestidad era el pilar de la existencia.

El pueblo se veía más bonito. No había duda. Todo era mejor, más impactante. Pero tanto brillo no permitía descubrir una sombra siniestra que parecía invadirlo todo.

El viajero se estremece, siente un profundo vacío en su estómago y descubre que las luces son tan solo fuegos fatuos, que ocultan una inmensa oscuridad.

MITOS Y LEYENDAS

MITOS Y LEYENDAS
Eligio Palacio Roldán
Cuanto sufrimiento le habría evitado la iglesia católica a la humanidad, si sus mayores esfuerzos no los hubiese dedicado a imponer un Dios como única verdad.

pesebre2012 002
El pesebre – Una leyenda que desaparece

En los tiempos de la Aldea Global, término acuñado por el filósofo canadiense Marshall McLuhan, y entendida como la conjunción de todos los seres humanos, a través de los medios de comunicación, como si permanecieran juntos en un pequeño poblado, los mitos y las leyendas, con los que se ha construido gran parte del imaginario de la humanidad, parecen ser solo una historia en el recuerdo de las personas mayores. Esos mitos y leyendas han sido reemplazados por ídolos creados por la sociedad de consumo, apoyada por los mismos medios de comunicación.

La Real Academia de la Lengua Española define Mito como una “Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad” y Leyenda como “Relación de sucesos que tienen más de tradicionales o maravillosos que de históricos o verdaderos”. Ambos términos cuando se arraigan en el colectivo se confunden en uno solo: Dogma.

El dogma se define a su vez como “Fundamento o puntos capitales de todo sistema, ciencia, doctrina o religión”.

Muchos mitos y leyendas convertidos en dogmas se han derrumbado en la historia de la humanidad, a fuerza de estudio y análisis: La teoría de la redondez derrotó el mito de la tierra plana; el giro del globo terráqueo respecto al sol, que provocó la condena a la hoguera de Galileo Galilei, por parte de la iglesia católica, derrotó el mito de que el universo giraba alrededor de la tierra y del hombre; la teoría de la evolución derrotó el mito de la creación.

Recientemente, el propio Papa Benedicto XVI, acaba de un plumazo, en su nuevo libro sobre la vida de Jesús, con el mito de la mula y el buey. Este hecho, digámoslo, de farándula pesebrina, no pasa de ser anecdótico pero marca el principio del fin de una serie de mitos en la iglesia católica, que más mal que bien han hecho al ser humano: un Dios único y excluyente, en especial con las mujeres; la vida más allá de la muerte; el cielo y el infierno; la pureza y virginidad de María; la castidad de Jesús; la resurrección y las múltiples interpretaciones de una vida, alejada de la sexualidad, de la riqueza, del bienestar; consagrada al sufrimiento (El valle de lágrimas), para que llenos de privaciones de toda índole, alguna vez, lleguemos al cielo.

Cuanto sufrimiento le habría evitado la iglesia católica a la humanidad si hubiese dejado su encierro en palacios suntuosos y entendido al ser humano como tal. Si no se enfrascara en la vida íntima de los hombres, en sus deseos y placeres. Si no se rigiera por una ambición de poder, desaforada, que le ha permitido dominar a los demás por encima de la razón, de cualquier ideología. Si sus mayores esfuerzos no los hubiese dedicado a imponer un Dios como única verdad. Si, a cambio, se concentrara en buscar lar la convivencia entre los seres humanos y entre éstos y el universo; sin importar diferencias de raza, sexo o creencia religiosa; sin tratar de imponer, a la fuerza, una sola forma de ser y de estar en el mundo.

La iglesia católica dejó de ser en Colombia, el centro sobre el que gira la sociedad. Sus edificios, antes altos y presuntuosos, ahora escasamente se distinguen de otros. Su credibilidad dista mucho de la que tuvo en generaciones anteriores. Sin embargo, tiene un gran reto: dar un paso adelante, dejar de vivir en el pasado, abrir la mente, desmontar mitos y generar modelos para pacificar y alegrar la vida del hombre del siglo XXI. Un hombre que dejó atrás la Madre Monte, El Gritón, el niño Dios prodigador de regalos, la mula y el buey y una idea de un Dios castigador, único y excluyente. Un hombre sin tener en quién creer, objeto de la manipulación de la publicidad y de la sociedad de consumo.

YO NO OLVIDO EL AÑO VIEJO

QUEMADO

YO NO OLVIDO EL AÑO VIEJO… QUE VA

Eligio Palacio Roldán

Me dejó el cuerpo quemado…

Un anciano sacerdote, de setenta años de edad, celebra la estrella 14 del Club Millonarios con cientos de estrellitas lanzadas al aire. Con pólvora.

Una mujer es llevada en hombros hacia el hospital del pueblo, una multitud curiosa la sigue. No puede resistir el ardor en el rostro que le causa una quemadura provocada por la pólvora, lanzada al aire por el anciano sacerdote.

Esta historia no pretende ser literaria, tampoco cómica. Puede parecer folklórica. Es una tragedia que pasa a los ojos de todos y que todos o ignoramos o celebramos, todos comentamos, pero muy pocos y muy pocas veces rechazamos.

Y es que la mayoría de los sacerdotes de la iglesia católica en Colombia y en especial el de esta historia no acierta con otra forma de celebración: Las fiestas patronales, la Fiesta de la Virgen, la llegada del año nuevo, la resurrección de Cristo, el Corpus, el Altar de san Isidro. En fin, cualquier acontecimiento es propicio para que el pueblo se entere que la iglesia católica aún existe, que está de fiesta. Y la fiesta es pólvora.

Y esta “enseñanza” se riega como “pólvora” y se repite con la anuencia de las autoridades civiles, policiales y militares que, también en esta materia, parecen temerle a la iglesia católica, a la mafia, a las organizaciones crimínales y hasta a los simples ciudadanos. No parecen hacer nada para controlar esta otra tragedia nacional. Es más, participan de ella.

El estado colombiano parece rendirse ante la pólvora. Los molinos de viento quizás se le convirtieron en gigantes, contra los que no puede luchar. En consecuencia, trata de ayudar de la mejor manera a los lesionados, con paños de agua tibia. El Instituto Nacional de Salud profirió la Circular No. 077, del 16 de noviembre de 2012, en donde se instruye a las autoridades para la “Intensificación de la vigilancia de las lesiones por pólvora en la temporada de fin de año y año nuevo 2012-2013”.

Para muchos colombianos, la pólvora, un producto de origen chino, que llegó a nuestro continente de la mano de los conquistadores, “quema muy bueno”. Desde luego, no para los 105 quemados este año en Antioquia y 337 en Colombia. Una de ellas, Luz Velez, víctima de la celebración del triunfo del equipo capitalino, por parte del párroco de Entrerríos, una pequeña población antioqueña, al norte de Medellín.

GRATITUD

GRATITUD

Eligio Palacio Roldán

Cuando Douglas me pidió que representara a los estudiantes, en este acto de graduación, pensé que más que unas palabras, yo debía expresar un sentimiento. Para expresar ese sentimiento, acudo a un viejo proverbio chino: “Cuando bebas agua, recuerda la  fuente”

DIC..07 708 

                       Graduandos Diplomado TICS para Periodistas  

GRATITUD

A Orlando Cadavid Correa. Luz Amparo Gil. Carlos Andres Pineda. Humberto López López – Club de la Prensa – Douglas Balbín. Juan Fernando Perez. Manuel Molina – Hoteles DANN Medellín. Patrocinadores Diplomados. Guillermo León Bolivar –  Facultad de Ingeniería de Telecomunicaciones, Universidad Santo Tomás, sede Medellín.  Profesores – Compañeros.

En la segunda mitad de la década del 60 del siglo pasado, en las montañas de Antioquia, un niño con limitaciones visuales descubría un cubo rectangular, de frente  plateado,  laterales y respaldo en cuero negro, dos botones  y unos sonidos que marcaron su existencia, para siempre. Era un radio.

Con la percepción de los sonidos y una imaginación desbordada, este niño fue construyendo sus ídolos. Ídolos  de  la niñez, de la juventud,  de la edad adulta, del antes y el después. De siempre.

Luego llegaron imágenes borrosas en la televisión y después, envolviendo alguna verdura,  El colombiano. Se amplía el número de ídolos.

Unos años más tarde, su habilidad por los números lo llevaron a ser ingeniero y lo extraviaron del camino. Un poco tarde quizás, se hizo periodista.

Llegó a su vida el maestro Orlando Cadavid. Gratitud eterna. Se hizo realidad su sueño de estar en Caracol con algunos de sus ídolos. La remuneración,  tan escasa para los periodistas, lo hicieron de nuevo abandonar el camino.

Llegaron Luz Amparo Gil y Carlos Andrés Pineda. Gratitud eterna, por su apoyo.

Y ese hombre siempre sonriente, con este servidor. Cálido, amoroso, persistente, terco, emprendedor. Un Quijote defendiendo a los periodistas y trabajando por ellos: por su bienestar, por su educación, por su remuneración, por su desarrollo como profesionales y como seres humanos: El Maestro Humberto López. Gratitud Eterna. De su mano he podido compartir, durante los últimos 11 años, con mis héroes de ayer, de hoy y de siempre: Mis amados colegas, mis amados periodistas.

Jota Enrique, Jaime Tatis, don Jesús, Jorge Luis, Carmen, Jorge Eusebio, Martha, Yolanda, Azael, Waldir, Douglas, Olga Lucía…  Todos ustedes, queridos compañeros: CIPA; Círculo de Periodistas de Envigado. En fín…

Muchos minutos compartidos. Muchas cosas hermosas aprehendidas. Muchas sonrisas. Varios chistes flojos. Algunos enfados. Una que otra discusión. Muchos conocimientos adquiridos. Infinitos instantes de grata compañía.

Gracias a Humberto, al Club de la Prensa, a su junta Directiva, a Douglas, a Manuel Molina, al  Hotel Dann. A varias empresas patrocinadoras: UNE, BANCOLOMBIA, COTELCO, COMFAMA, entre otras. A Uniremington, Esumer, Universidad de Antioquia, Universidad de Medellín,  Universidad Pontificia Bolivariana,  Fundación Universitaria  Luis Amigó, Universidad Eafit,  y  a la Universidad Autónoma Latinoamericana.

Este servidor ha podido adquirir conocimientos en Periodismo Económico,  Comercio Internacional, Ciencias del Derecho para Periodistas,  Administración de Empresas,  Economía Social,  Periodismo Turístico, Banca y Finanzas y Seguridad Social.

Después de varias insinuaciones de Juan Fernando Pérez, mi sicoanalista, Gratitud Eterna, llegan  Guillermo León Bolivar – Universidad Santo Tomás  y Douglas Balbín – El Club de la Prensa, a abrir un camino: Un camino para el periodismo independiente, para el periodismo libre, para el periodismo sin límites y sin  limitaciones: El Diplomado en TICS para Periodistas: Gratitud Eterna.

Espero recorrer este camino y los invito a todos ustedes, queridos compañeros, a que lo recorramos llenos de entusiasmo,  con la dedicación y el esfuerzo que les he conocido en su trabajo diario en los medios de comunicación, con la fraternidad y la camaradería que los caracteriza, con la fuerza del espíritu, el profesionalismo y la responsabilidad de los hombres que nacieron para relatar la historia del mundo, de un mundo quizás invisible para los humanos sin nuestra presencia.